Crónicas

Publicado el 15 de Diciembre de 2015 a las 00:50 | por César Muela

0

Ankhara en Madrid: 20 años y los que quedan

Dos años después de su reunión y con su recién publicado nuevo DVD en vivo (grabado en febrero de 2014 en la Sala Shoko), Ankhara volvía de nuevo a Madrid para celebrar su XX aniversario. La Sala We Rock registró una buena entrada y la también banda madrileña Roma fue la elegida para calentar la noche.

Roma, heavy rock en español de la vieja escuela

roma-madrid-we-rock

Roma tocando en la We Rock de Madrid

Liderados por el guitarrista Manuel Maestre (Cráneo, Stafas, Azucena…), Roma es una formación que publicará su primer LP, La Vida Es Teatro, este mes de diciembre. Su estilo oscila entre el hard rock ochentero, el rock clásico y el heavy metal del corte de Judas Priest. De hecho, escuché en sus temas influencias de grupos tan variados como Sangre Azul, Van Halen o AC/DC, todo ello con la voz de Nanny Vergel, que creo que podría brillar más con composiciones mejor adaptadas a su registro (muchas de ellas se quedaban algo graves para su voz).

Presentaron temas como “Tu Sangre Joven”, muy AC/DC, “No Mires Atrás”, pegadiza y melódica, o “Sonrisa Vertical”, picante, juguetona y rockera (y una de las canciones en las que se hizo evidente lo que comentábamos del registro de Nanny, sobre todo en el estribillo).

Aunque el grupo suena muy compacto, destaca por encima del resto Manuel Maestre, que se lució con un largo pasaje instrumental (guiño a “En la gruta del rey de la montaña” de Edvard Grieg incluido) y que hace que tocar tan bien parezca fácil.

Se marcaron una correcta versión del “Spotlight Kid” de Rainbow y dieron un buen directo que cumplió con lo que uno espera de un grupo telonero.

Ankhara sigue funcionando

ankhara-we-rock-madrid-2015

Ankhara tocando en la We Rock de Madrid. Pacho Brea nos estaba grabando con su móvil.

Casi a las once de la noche empezó a sonar la intro de Ankhara, que me recordó a la banda sonora de una película que no logré identificar. Salieron a escena Chechu, Cecilio, Alberto y Sergio y arrancaron con “Demasiado tarde”. Como es habitual, precedido del típico grito heavy desde el backstage de Pacho Brea.

El ambiente era genial, con la gente aplaudiendo, animando y cantando desde el primer momento. El sonido, aunque no fue excelente, fue bastante bueno. Si hubiera que poner alguna pega, seguramente sería que los solos tanto de Cecilio como de Alberto no se escuchaban tan en primer plano como deberían, pero, por lo demás, todo estaba en su sitio y se distinguía bien.

El repertorio estuvo muy basado en Dueño del Tiempo, que tocaron casi entero, seguido de Ankhara II. Una pena que se olviden tanto de Sombras del Pasado, que, para mí, fue un discazo y del que tan solo tocaron “Acordes Mágicos”.

El grupo está muy bien engrasado y se les notaba muy felices en el escenario. Pacho hizo gala de lo buen frontman que es, muy cómplice con el público y sin parar de moverse o animar al personal. ¿Qué tal cantó? Aunque tuvo algún despiste, bordó la mayoría de los temas con aplomo y con la experiencia que le han dado los años a sus cuerdas vocales.

Funcionaron especialmente bien “No digas nunca”, con ese estribillo tan de concierto, “3:40”, que la gente cantó de principio a fin, “Jamás”, que sonó a cañón y, por supuesto, “No Mires Atrás” y “Acordes Mágicos”, que sirvieron para cerrar una actuación en la que quedó claro que sigue habiendo mucho cariño por Ankhara.



Cayó una versión del “Powerslave” de Iron Maiden que, en mi opinión, enfrió demasiado el ambiente y que bien podría haberse sustituido por cualquier otro tema de Ankhara II o del denostado Sombras del Pasado, que seguro habrían encajado mejor.

Me gustó la compenetración entre Alberto y Cecilio, tanto en las guitarras dobladas, como en la actitud de complicidad en el escenario. Chechu ya ha cogido el ritmo (recordemos que estuvo 10 años sin tocar nada la batería) y, aunque hay partes en las que quizá se aturulla un poco (pienso aquí en “Un paso más”), sigue siendo un buen baterista. Y, por supuesto, no nos olvidemos del siempre sonriente Sergio, que nunca se limitó a bajos simples en las canciones de Ankhara y que ejecutó perfectamente.

Fue un concierto divertido, dinámico y cañero. Si Ankhara se está tomando estos conciertos de reunión como termómetro para volver a grabar nuevo material, creo que, si por Madrid fuera, entrarían sin duda al estudio mañana mismo. Y ojalá lo hagan pronto, porque se nota que siguen teniendo química entre ellos.

Setlist Ankhara:

  1. Intro
  2. Demasiado tarde
  3. Un paso más
  4. 3:40
  5. Frío infierno
  6. En mis manos
  7. Jamás
  8. Mente atormentada
  9. No digas nunca
  10. Océanos de Lágrimas
  11. Junto a mí
  12. Powerslave (versión de Iron Maiden)
  13. No mires atrás
  14. Hasta el fin
  15. Acordes mágicos

Puedes escuchar el repertorio en esta playlist de Spotify.

César Muela

Melómano, periodista y músico en mis ratos libres. Coordinador editorial en Weblogs SL. Padre de Más Decibelios. También colaboro en RafaBasa.com

Latest posts by César Muela (see all)

Etiquetas: , ,




Deja un comentario

Volver arriba ↑