Críticas

Publicado el 26 de noviembre de 2017 a las 16:26 | por Más Decibelios

0

Björk – Utopia

El nuevo disco de Björk se llama Utopia y es el noveno trabajo de la artista islandesa. Además, una de las novedades es que si lo compras te regalan 100 audiocoins o audiomonedas (cada una valorada en unos 20 centavos de dólar), criptomonedas a través de blockchain. Pero bueno, ¿lo escuchamos?


En el álbum destaca “Tabula Rasa”, el tema que Björk defiende es el de la capacitación y la redención personal; instando a “nosotras, las mujeres, a levantarnos y no quedarnos tumbadas”, y a no repetir los fracasos de otros – en concreto, los suyos propios. Vulnicara y su álbum hermano Utopia son, temáticamente, las dos caras de la misma moneda; ambas presentan al productor Arca de forma prominente y añaden una nueva profundidad a la música de Björk, pero la propia cantante islandesa se encontró en un estado de ánimo diferente en ambas ocasiones, en uno escuchamos a una mujer con gran angustia emocional, y en otro a una mujer redescubriendo el amor y encontrando una gran euforia en esa revelación mágica.

Utopia encuentra a Björk casi desconcertada, casi extasiada por el potencial que el futuro tiene para ella y su amante; “Blissing Me” tiene esta emoción muy potente que perdura, Björk tratando de encontrarla en sí misma para estar enamorada de nuevo, pero tranquilizándose es una relación meramente limitada a un interés mutuo (“Enviándose unos a otros MP3 / enamorándose de una canción”). Este constante estado de descubrimiento, despertar e intimidad definen marcadamente a Utopia, un disco que sigue una trayectoria similar a la de Vespertine de 2001, con varias canciones dedicadas a la amada de Björk y a la euforia palpable que ataron todas y cada una de las canciones.



Utopia, que es el disco más largo de Björk hasta la fecha, arde lentamente con una instrumentación atmosférica que va desde las vocalizaciones más estridentes hasta los cantos de los pájaros, pasando por la percusión escarpada que choca con la voz de Björk, que a veces, al igual que Medúlla de 2004, es otro de los instrumentos de la amplia gama de instrumentos presentes en Utopia, tanto si forma parte de un coro celestial como si no.

Destacados como la épica de diez minutos “Body Memory”, escrita como respuesta al melancólico “Black Lake”, es digna de cada minuto que se le dedica, evocando imágenes de colinas nubladas y paisajes helados entremezclados con los temas de la humanidad y la naturaleza, que Björk usa magníficamente para enfatizar un avivamiento personal dentro de sí misma.

En “Courtship” yuxtapone flautas aireadas contra ritmos agitados y violentos; aún más líricamente, con un concepto que se centra en las relaciones personales a través de una pantalla -por la falta de una palabra mejor, es una canción que sólo prueba que Björk hablaba en serio serio con Utopia cuando se refería a él como su “álbum de Tinder”-. La vulnerabilidad de “Losss” ofrece calidez junto con temas de pérdida, sufrimiento y superación de tales complicaciones, reconociendo que hubo un tiempo en el que había un respeto mutuo entre la pareja y los deseos que venían con ese respeto.

Al estar tan embelesada en su drama, Utopia presenta a Björk en su más intensa expresión; “Sue Me”, una canción sobre la batalla por la custodia de su hija Isodora, es una súplica de madurez y dignidad de su ex marido Matthew Barney, que intentó demandar a su esposa por pasar demasiado tiempo con su hijo.

En su máxima confrontación, la frustración de Björk es muy sustancial, y con razón, exigiendo que su hijo no quede atrapado en el fuego cruzado de un calvario ya desastroso para todas las partes implicadas; al mismo tiempo que proclama que, como madre del niño, no “denunciará su origen”, pase lo que pase. La mencionada “Tabula Rasa” continúa este tema, con una urgencia que no se encuentra en ninguna otra parte de Utopia a pesar de su composición abstracta, mientras que “Saint” es el peán del cantante a la música misma, y el poder ilimitado que tiene para curarse espiritual y emocionalmente.

Conclusión

Poco a poco, pero con seguridad, Utopia es conceptualmente, en cierto modo, un sucesor de Vespertine, un álbum que afinó un sonido distinto que no podía ser replicado; pero a diferencia de su predecesor espiritual, Utopia deja huellas ligeramente amargamente amarga detrás, al tiempo que anima a su creador que puede, contra todo pronóstico, seguir adelante y comenzar de nuevo. Es un álbum que, al igual que la música de Björk, crece en ti – y aunque no lo haga, puedes encontrar mucho respeto en su sofisticación y complejidad-.

Adaptación al español de la crítica de Sabra Net Wore.

Ficha

Discográfica: One Little Indian
Fecha de publicación: 24 de noviembre de 2017
Tres canciones fundamentales: “Tabula Rasa”, “Body Memory”, “Saint”
Escúchalo: en Spotify
Cómpralo: Amazon, iTunes

Portada

Listado de temas

  1. ‘Arisen My Senses’
  2. ‘Blissing Me’
  3. ‘The Gate’
  4. ‘Utopia’
  5. ‘Body Memory’
  6. ‘Features Creatures’
  7. ‘Courtship’
  8. ‘Loss’
  9. ‘Sue Me’
  10. ‘Tabula Rasa’
  11. ‘Claimstaker’
  12. ‘Paradisa’
  13. ‘Saint’
  14. ‘Future Forever’

Gira

Björk tiene varias citas por Reino Unido y Dinamarca en 2018, pero por ahora nada más en el horizonte. Más info en su Facebook oficial.

Más Decibelios

Más Decibelios

Hablamos de música y recomendamos grupos. El volumen lo eliges tú.
Más Decibelios

Latest posts by Más Decibelios (see all)

Björk – Utopia Más Decibelios

Un álbum que crece dentro de ti.

4.5


Etiquetas: ,




Deja un comentario

Volver arriba ↑