Críticas

Publicado el 24 de abril de 2018 a las 00:01 | por César Muela

3

Stay Oz: Hasta que el cuerpo aguante, las versiones que más nos gustan y las que menos

Este 27 de abril sale a la venta Stay Oz: Hasta que el cuerpo aguante, el disco tributo a Mägo de Oz en el que han participado 24 bandas y artistas, entre los que destacan nombres como Avalanch, Saratoga, Leo Jiménez o Sôber, pero también es una genial oportunidad para descubrir nuevos talentos de nuestro rock y metal.

Nosotros ya hemos podido escuchar todas las versiones y aquí van las que más nos gustan y las que menos. Eso sí, hay que aplaudir que la mayoría de grupos han imprimido su propio estilo y buen hacer a las canciones de Mägo.

Dejadnos en los comentarios vuestras favoritas (y las que no también, ¡eh!) 🙂

Las que más nos gustan

Avalanch: “Los renglones torcidos de Dios”. Probablemente sea la canción más Avalanch dentro de la discografía de Mägo. Rionda y los suyos llevan a su terreno un tema que les queda muy bien y en el que destaca Israel con ese timbre afilado tan característico que tiene.

Vhäldemar: The Black Book. Simplemente OMG. ¡Cómo está la banda de Barakaldo! Le dan boost al power metal que definía a esta canción de Hechizos, Pócimas y Brujería y el resultado es simplemente impresionante. Qué gran grupo.

KHY: Astaroth. Si hay alguien que se conoce bien el repertorio de Mägo es Patricia Tapia, que ha hecho con su banda una versión genial de “Astaroth”, muy metalera y moderna, con alguna parte incluso metalcore y cambiando de manera muy inteligente algunas líneas de voz (como las de la parte de reposo intermedia). Maravillosa.



Ópera Magna: Gaia. Otros que tal bailan. Los valencianos se salen literalmente con la interpretación de uno de los canciones más veneradas de la época Jose. Broseta se sale con su interpretación de las voces y, en general, el grupo demuestra por qué sus influencias más claras son bandas como Rhapsody o Blind Guardian.

Taken: La voz dormida. Desconocidos para mí hasta ahora, Taken han bordado una canción complicada de ejecutar y encima la han subido un tono porque a su cantante “le pillaba baja”. Casi nada. Para disfrutar de principio a fin.



Salduie: El atrapasueños. No me imaginaba que una canción tan happy como “El atrapasueños” pudiera tener una salida tan folk metal, con guiños al metal extremo y voces guturales, y que quedara bien. Pues Salduie lo ha hecho además manteniendo el espíritu celta al 100%. Una de las mejores versiones y más afines a Mägo.



Lèpoka: Vodka and Roll. Esta versión les venía que ni pintada a la banda de folk metal de Castelló de la Plana. Son posiblemente uno de los sucesores paganos más naturales de Mägo y lo demuestran con un sonido de taberna y vikingo de un tema que crece mucho en intensidad y caña. ¡Skål!

Las que menos nos gustan

Leo Jiménez: El lago. Quizá sea una de las más esperadas por todos por aquél culebrón que se montó con la posible entrada de Leo en sustitución de Jose hace unos años. Sin embargo, la versión que ha hecho el grupo del músico madrileño me ha dejado algo frío. Creo que las partes más cantadas, más blueseras en la original, han quedado algo faltas de fuerza con los “susurros” de Leo y, por otro lado, creo que el subidón del final no destaca tanto como quizá podría haberlo hecho. La versión está bien, ojo, pero esperaba algo con más garra.

Saratoga: Xanandra. Aún no me cabe en la cabeza cómo Saratoga, que son más heavies que el viento, han elegido un corte hardrockero como “Xanadra”. Lo han atresillado y bajado de tempo y el resultado es algo bizarro. Se pierde el lead de guitarra principal (apenas es reconocible), Tete se nota forzado a la voz y, en general, creo que Saratoga no sale muy bien parado con esta cover.

Fortu de OBÚS: Pensando en ti. Digámoslo claro: Fortu no está para cantar una balada como esta (que fue una versión en su momento del “Dust in the wind” de Kansas). Probablemente la peor de todo el álbum. Quizá habría sido mejor que Fortu contara con el resto de sus compañeros para hacer una versión rockera, porque todavía siguen repartiendo caña en directo.

Ago: Satanael. Admiro mucho a Manuel Escudero como vocalista, pero creo que su grupo Ago ha enrevesado demasiado una canción que ya de por sí era enrevesada y poco accesible. Creo que los giros que hacen, aunque bien ejecutados, no quedan bien en conjunto. Apreciación totalmente subjetiva, todo sea dicho.

Neomenia con Tony Menguiano: Adiós Dulcinea. Los reformados Neomenia han llamado a su ex vocalista, Toni Menguiano, que además estuvo un tiempo de corista de Mägo, para hacer una versión en la que no me parece que el grupo brille. Sacan un lado más metálico y moderno de esta medio tempo, pero noto a Toni demasiado incómodo con las voces. En Finisterra Ópera Rock el propio Toni colaboró en “El que quiera entender que entienda” y le quedó soberanamente mejor. Creo que deberían haber tirado por ese camino más de hard rock americano.

Dragonfly: El Santo Grial. Dragonfly tiene un estilo muy épico grandilocuente y creo que se han pasado de frenada con “El Santo Grial”, especialmente porque su cantante, Pablo Solano, lo pasa especialmente para llegar a unas notas agudas infernales que cantaba un Jose en estado de gracia. Han querido ser ambiciosos pero creo que podrían haber salido más reforzados con otro tema más “sencillo”.

Menciones especiales

Débler lo hacen genial con “El poema de la lluvia triste”, una canción que les pega mucho y en la que demuestran por qué Txus está apostando tanto por ellos. Quizá porque se ve reflejado en sus jóvenes integrantes.



Celtian, el proyecto de Diego Palacio, flautista de sustitución de Mägo cuando Josema no puede tocar en directo por otros compromisos, se marca un medley instrumental muy bueno. Al final las instrumentales son parte de la discografía de Mägo y el repaso que hace Celtian en seis minutos está muy bien.

Zenobia y Dunedaïn se marcan sus respectivas versiones (“Satania” y “Melodian”) con su propio filtro y mucha caña. Salen reforzados aunque no hacen demasiados cambios sobre las originales.

La versión de Xana Lavey no tiene nada que ver con el rock o metal, y de hecho ella es una youtuber que tampoco tiene que ver con la escena. Sin embargo, tiene una voz dulce y la versión del “Somewhere over the rainbow” le queda muy bonita.

Portada y canciones de Stay Oz

Volver arriba ↑