Crónicas Scorpions Madrid 2014

Publicado el 8 de marzo de 2014 a las 20:36 | por César Muela

4

Despedida de Scorpions en Madrid, primer asalto

Scorpions son uno de los principales culpables de que se diga eso de que las mejores baladas son las de las bandas de rock. Es un grupo que supo encontrar la fórmula secreta para convertir baladas en éxitos comerciales y, a la vez, en canciones que traspasan generaciones. Es difícil no acordarse en este punto de “Still Loving You” o de “Wind Of Change”. Pero aparte de unos maestros baladeros, Scorpions es una de las formaciones clave del hard rock de los años 80, década dorada del género. Tras casi 50 años en activo (el grupo nació en 1965 en Hannover), los alemanes han decidido decir adiós con una gira mundial. Y tocaba despedirse de Madrid, donde tuvieron que agendar dos fechas distintas por la alta demanda de entradas. De hecho, en cualquier crónica de Scorpions en Madrid que leas, verás algo siempre en común: el Palacio Vistalegre estaba atestado. En el caso de la primera fecha, que es la que presenciamos, se congregaron 12.000 personas. En la segunda y última se esperan otras tantas.

H.E.A.T, camino a la cima

Heat Madrid 2014

Nunca debe ser fácil calentar el ambiente para un grupo grande (al que todo el mundo quiere ver cuanto antes), pero menos debe serlo para una banda que se despide de los escenarios como Scorpions. Si se trata, además, de una banda joven y todavía no muy conocida como H.E.A.T, el reto es más que evidente. Sin embargo, la formación sueca no se achantó ante un Vistalegre que ya estaba lleno cuando empezaron y, de hecho, salió a por todas con su hard rock melódico poco después de las ocho de la tarde. Como en su visita por Madrid en 2013, arrancaron con “Breaking The Silence”, el potente single que lanzaron para promocionar Address The Nation, el primer álbum que publicaron con el torbellino Erik Grönwall a la voz.

No sólo en cualquier crónica de Scorpions en Madrid que leas encontrarás que el Vistalegre estuvo lleno, sino que debería quedar también muy claro que no es un lugar apropiado para celebrar ningún concierto por lo horriblemente mal que se escucha. El sonido rebota mucho y el recinto no está preparado para eventos musicales, así que hay que partir de la base de que nada ni nadie sonará bien ahí. A pesar de ello, la actuación de H.E.A.T fue sonoramente aceptable porque más o menos se distinguía cada instrumento y se intuía la voz. No fallaron en lo que dependía de ellos: la actitud. Salieron a por todas, con aires de rockstar y con ganas de que la gente saltara, cantara y pasara un buen rato. Erik no para quieto en ningún momento, pero tampoco el ahora único guitarrista, Eric Rivers, ni el bajista Jimmy Jay. Incluso el batería (Crash) y el teclista (Jona Tee) animaban desde sus puestos. Y, lo mejor, todos ellos mostraron ser músicos profesionales de primer nivel. Así da gusto escuchar tanto los detalles (solos de guitarra, fills de batería) como el sonido general de la banda en directo.

Repasaron sobre todo su Address The Nation con temas como el citado “Breaking The Silence”, “Living On The Run”, “Better Off Alone”, “It’s All About Tonight” y la balada “Downtown”. Se acordaron también de canciones de la anterior etapa pre-Grönwall como “Beg, beg, beg” y “Danger Road” de su Freedom Rock y de su single “1000 Miles”. Por supuesto, aprovecharon para presentar “A Shot At Redemption”, el single que da título a su nuevo disco, que saldrá a la venta el próximo 11 de abril y que fue muy bien recibido por el público. Tiene aires de clásico, con una melodía muy cautivadora, pero quizá peque de algo repetitiva con ese gancho “seems like forever singing on this song”.

En cualquier caso, no te pierdas a H.E.A.T en directo si tienes la oportunidad de verlos. Todo el mundo a mi alrededor en el concierto de Scorpions decía lo mismo: se me han hecho muy cortos. Dejaron con ganas de más, y eso es muy bueno. Si siguen por este camino, llegarán lejos.

Scorpions, una despedida a tiempo

Scorpions Madrid 2014

Cincuenta años de trayectoria profesional en el mundo de la música y, más en concreto, en el rock, son una barbaridad. Estamos hablando de músicos con 65 años, como el cantante Klaus Meine, o los 64 del guitarrista Rudolf Schenker (hermano mayor de Michael, uno de los miembros fundadores de Scorpions, pero que decidió marcharse a mediados de los años 70). No os podéis hacer una idea de la vitalidad que tienen, correteando, moviéndose por el escenario y animando al público. Y en lo musical no fallan ni una nota.

Tomando esto en cuenta, cualquier concierto es recomendable sólo por eso: músicos que saben estar en el escenario, que tocan increíblemente bien y que no paran de animar al público. Si a esto sumamos un repertorio lleno de clásicos del rock, es difícil que el concierto sea peor que bueno. Habría que seguir sumando: una escenografía y juego de luces genial, una batería que ascendía tres metros dentro del propio escenario, una pasarela central que acercaba un poco más al público con los músicos… Ah, el sonido, qué decir del sonido. Mejoró con respecto a la actuación de H.E.A.T, pero el festival del rebote sonoro seguía ahí, aunque, eso sí, todo sonaba algo más nítido.

El concierto de Scorpions duró casi dos horas y hubo tiempo para verles haciendo muchas poses, recorrer infinitas veces el escenario, disfrutar de proyecciones en las pantallas posteriores (tanto de la propia actuación como imágenes de la carrera del grupo), centrar las miradas en el loco batería James Kottak y en el no menos loco Rudolph Schenker, pero si tuviera que resumirlo brevemente, diría que el show de Scorpions fue todo esto más momentazos que dejan huella: la dupla “Send Me An Angel” y “Holiday” con toda la banda en la pasarela central fue memorable, “Blackout” y “Big City Nights” fueron todo un boom de energía y adrenalina, pero las tres canciones que cerraron son difícilmente superables. Primero “Still Loving You”, luego “Wind Of Change” y, para rematar, “Rock You Like A Hurricane”. Imaginad 12.000 gargantas cantando al unísono de principio a fin. Aquí va un ejemplo en vídeo:

Aunque no te motive especialmente la banda, son momentos que se quedan grabados en la memoria. Por supuesto, tiene algo más de impacto si consideramos que es la última vez que seguro vas a ver a un grupo en directo. Que sí, que faltaron temas como “No One Like You”, “Rhythm Of Love” o “Always Somewhere”, pero la sensación que a uno le queda es: qué gran concierto vi y que grandes son los Scorpions.

Setlist:

01. “Sting in the Tail”
02. “Make It Real”
03. “Is There Anybody There?”
04. “The Zoo”
05. “Coast to Coast”
06. “Loving You Sunday Morning”
07. “The Best Is Yet to Come”
08. “Send Me an Angel”
09. “Holiday”
10. “Raised on Rock”
11. “Tease Me Please Me”
12. “Hit Between the Eyes”
13. “Kottak Attack” (solo de batería)
14. “Blackout”
15. “Six String Sting”
16. “Big City Nights”
17. “Still Loving You”
18. “Wind of Change”
19. “Rock You Like a Hurricane”

Setlist en Grooveshark

Fotos del concierto

César Muela

César Muela

Melómano, periodista y músico en mis ratos libres. Editor en Xataka. Padre de Más Decibelios. También colaboro en RafaBasa.com
César Muela

Latest posts by César Muela (see all)

Etiquetas: , , , ,




4 Respuestas a Despedida de Scorpions en Madrid, primer asalto

  1. Pingback: Crítica de Tearing Down The Walls, nuevo disco de Heat

  2. Pingback: ¿Los Scorpions se retiran? No, por ahora

  3. Pingback: Scorpions visitará España este verano junto a Sabaton

  4. Pingback: Mikkey Dee será el baterista permanente de Scorpions

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑