Críticas

Publicado el 21 de abril de 2018 a las 20:50 | por Más Decibelios

0

Kamelot – The Shadow Theory

El nuevo disco de Kamelot se llama The Shadow Theory y es el trabajo número 12 en la trayectoria del grupo de power metal americano. Lo escuchamos:



En 2012, el comediante Jim Gaffigan abrió su especial Mr. Universo mencionando cómo se había convertido recientemente en padre. Naturalmente, el público se enfrentó a su anuncio con vítores y aplausos, sólo para que Jim lo especificara, diciendo que se convirtió en padre por cuarta vez. A esto, el público apenas le permitía más que un puñado de risitas, a las que comentaba: “nunca más aplausos de esa parte”.

Es un poco divertido cómo las cosas se vuelven menos encantadoras a medida que pasan una y otra vez, lo que sucede todo el tiempo en el entretenimiento y, por extensión, en la música. Uno de los últimos ejemplos de esto es el nuevo álbum de Kamelot, The Shadow Theory, que sale del dulce rastro de su predecesor, Haven. En este punto, Kamelot ha lanzado tres álbumes con el vocalista de Seventh Wonder (y extraordinario bombero) Tommy Karevik en el transcurso de seis años, por lo que no están precisamente buscando material nuevo. Sin embargo, al escuchar The Shadow Theory, uno no puede evitar sentir que la banda está perpleja por algo, ya sea por diseño o no. En cualquier caso, esta duodécima entrada en la discografía de Kamelot no es ni un paso adelante evolutivo ni un caso fuerte para el sonido más recientemente establecido de la banda.

Una de las cosas que Kamelot siempre ha tenido a su favor es la comprensión del teatro, incluso de sus álbumes menos impresionantes. Si consideramos estrictamente los asuntos recientes de la banda, Silverthorn poseía el beneficio de ser un álbum conceptual que trataba las secuelas de la pena, mientras que Haven bailaba en torno a temas de pérdida, revolución y conflicto personal. Como era de esperar, The Shadow Theory se parece a su predecesor más inmediato, hasta el punto de que casi podría salirse con la suya llamándola una copia al carbón.

Casi todas las facetas que definieron a Haven han sido replicadas aquí, desde la instrumentación no imponente hasta la mezcla cuidadosamente trabajada y la producción brillante. El álbum ofrece poco a modo de escaparate, prefiriendo un enfoque de equilibrio, moderación y predictibilidad: un minuto en cada canción y sabrás exactamente cómo se desarrolla. Existen momentos fugaces, como los riffs de guitarra principal en “Amnesiac” y “Kevlar Skin”, junto con el penúltimo tema “The Proud and the Broken”, que ofrece un pellizco ominoso contra un paisaje sonoro que, en su conjunto, se siente abrumadoramente seguro.



Para ser claros, llamar a algo seguro no significa necesariamente que sea malo, sólo que no es tan bueno como podría (o debería) haber sido. A menudo, en el arte y el entretenimiento, el material se vuelve o se etiqueta como seguro porque utiliza lo que funciona y, en el mejor de los casos, funciona bien. Aquí es donde tiende a surgir el viejo argumento sobre el mérito (o la falta de mérito) de producir material idéntico e iterativo.

Después de todo, si Kamelot encontró una ranura que funcionó en Haven, entonces, ¿podemos culparles por esencialmente hacer un Haven Pt. 2? Uno podría insistir en que un nuevo álbum debería ver a una banda explorar su sonido de maneras nuevas y creativas, mientras que otro podría argumentar que mantener el statu quo está bien mientras la calidad esté a la altura. Parece que Kamelot preferiría que sus fans tomaran este último punto de vista, y aunque han producido un álbum que es lo suficientemente agradable para los oídos, simplemente se siente como una adición indistinta e innecesaria a su discografía, más que impresionante.

Una gran parte de por qué Kamelot ganó tanto respeto en Karma, Epica y The Black Halo fue porque cada álbum mostraba a toda la banda en plena forma, desatando su potencial de una manera que hacía que cada miembro se sintiera realmente vivo. Su pasión era tan intensa como contagiosa, incluso en temas más lentos como “Somewhere in Time”, el nivel de potencia detrás de la música era fuerte y palpable.

Esta es la razón por la cual la Ghost Opera y Poetry for the Poisoned fueron vistas como decepciones mediocres; la banda se desplomó de una manera que dejó a los fans confundidos en el mejor de los casos y vacíos en el peor. Silverthorn y Haven ofrecían destellos de esperanza, como si demostraran que Kamelot estaba lista para reconstruir, lenta pero seguro.

Desafortunadamente, The Shadow Theory nos deja con la impresión de que Kamelot no quiere ir más allá. Es, por todos los cargos y medidas, un álbum de Kamelot con sólo las insinuaciones más vagas de algo más grande. ¿Canciones pegadizas, impulsadas por el estribillo? Hecho. ¿Baladas potentes con al menos una cantante femenina invitada? Hecho. ¿Una o dos pistas más largas y ambiciosas para romper la monotonía? Hecho.

El problema con todas estas rutinas no es que estén adheridas, sino que la banda ha hecho poco o nada para innovar en ellas.


Complementar la frustración que viene con el análisis de The Shadow Theory es saber cuánto talento existe en la banda. Tommy Karevik ha demostrado ser uno de los cantantes de metal más excitantes entre su trabajo en Seventh Wonder y Ayreon; Thomas Youngblood ha sido parte integral de Kamelot como guitarrista y fuente creativa desde sus inicios; e incluso el recién llegado Johan Núñez en la batería debe algo de crédito, habiendo trabajado con Firewind y Nightrage de antemano.

Conclusión

El nivel de potencial que existe dentro de este grupo trae a la mente una expresión popular del filósofo alemán Immanuel Kant: “debería implicar poder”. Básicamente, si uno está moralmente obligado a hacer algo, entonces debe ser capaz de hacerlo. Los miembros de la banda en Kamelot pueden haber producido un álbum decente y escuchable, pero está abundantemente claro que pueden hacerlo mucho mejor, como lo demuestra una combinación de proyectos pasados y en curso entre la mayor parte del grupo. No darse cuenta de que esto no es sólo desafortunado, sino que es una maldita vergüenza, y por debajo de lo que Kamelot todavía son capaces de hacer.

Adaptación al español de la crítica de Xenorazr.

Ficha

Discográfica: Napalm Records
Fecha de publicación: 6 de abril de 2018
Tres canciones fundamentales: “Amnesiac”, “Kevlar Skin” y “The Proud and the Broken”
Escúchalo: en Spotify
Cómpralo: Amazon, iTunes

Portada

Listado de temas

  1. The Mission
  2. Phantom Divine (Shadow Empire)
  3. RavenLight
  4. Amnesiac
  5. Burns To Embrace
  6. In Twilight Hours
  7. Kevlar Skin
  8. Static
  9. MindFall Remedy
  10. Stories Unheard
  11. Vespertine (My Crimson Bride)
  12. The Proud and The Broken
  13. Ministrium (Shadow Key)

CD 2 (digipack)

  1. Phantom Divine (Shadow Empire) (Instrumental version)
  2. RavenLight (Instrumental version)
  3. Amnesiac (Instrumental version)
  4. Burns To Embrace (Instrumental version)
  5. Kevlar Skin (Instrumental version)
  6. The Proud And The Broken (Instrumental version)
  7. The Last Day Of Sunlight (bonus)

Gira

Kamelot tiene unos cuantos conciertos confirmados por Estados Unidos y Europa, incluyendo dos citas por España en octubre:

  • 5 de octubre, Madrid (La Riviera) Opera Magna + Leaves’ Eyes [Entradas]
  • 6 de octubre, Barcelona (Razzmatazz) Opera Magna + Leaves’ Eyes [Entradas]

Más info en la web oficial de Kamelot.

Más Decibelios

Más Decibelios

Hablamos de música y recomendamos grupos. El volumen lo eliges tú.
Más Decibelios

Latest posts by Más Decibelios (see all)

Kamelot – The Shadow Theory Más Decibelios

Lo triste es que podrían haberlo hecho mucho mejor. La buena noticia es que no está mal.

3


Etiquetas: ,




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑