Críticas

Publicado el 26 de enero de 2018 a las 17:02 | por Más Decibelios

0

Machine Head – Catharsis

Ya está aquí el nuevo disco de Machine Head, Catharsis, el noveno trabajo de la banda liderada por Robb Flynn y el sucesor de Bloodstone & Diamonds. ¿Lo escuchamos?


Bueno, ¿por dónde empezar con esto?

Probablemente podría comenzar con el hecho de que Catharsis no es el álbum que esperabas que fuera. Basado en dos de los cinco singles lanzados, mucha gente estaba ciertamente preocupada de que Machine Head estuviera explorando un territorio que no debería tocar. Ya sea esa mezcla de folk y política que inspira “Bastards”, o la introducción del rap en el “Kaleidoscope”, quedó claro que no eran los Machine Head que la gente quería oír.

Es cierto que no hay nada malo en experimentar para intentar escapar de tu sonido habitual. Pero para Machine Head parece como si la mayoría de las personas estuvieran contentas con lo que lanzaban constantemente desde 2004. En pocas palabras, si Supercharger y The Burning Red nos enseñaron algo es que la diversidad no es su fuerte, quizás incluso su mayor debilidad. Pero, aun así, Robb Flynn estaba dispuesto a correr ese riesgo. Tanto es así que envió “advertencias” a sus fans de que Catharsis iba a ser una “bestia” muy diferente.



Lo irónico para mí es que Catharsis debería haber sido el álbum que Machine Head necesitaba. A pesar de los elogios críticos que recibieron en sus últimos cuatro álbumes, la cuestión de ser demasiado repetitivo comenzaba a fluir.

Es cierto que empezaron a ramificarse, al menos en pequeños trozos, en Bloodstone & Diamonds con “Now We Die” y el más taciturno y atmosférico “Sail into the Black”. Pero incluso entonces sus detractores todavía lo llamaban nada más que “otro álbum de Machine Head”. Y si hubieran lanzado “otro álbum de Machine Head”, habría sido su mayor defecto. Se merecían la oportunidad de romper un poco el molde por segunda vez, ya que la última vez que lo hicieron se sintieron más bien como una manera de venderse a la ola nu-metalera que arrasó durante tanto tiempo.

Afortunadamente, como cierto alivio… sólo hay dos canciones de rap en este álbum, “Triple Beam” y “Razorblade Smile”, y sí, las dos apestan. Ambas canciones son más o menos retrocesos a sus días de nu-metal, pero afortunadamente son cortas en el contexto del resto de los 74 minutos de duración del álbum.

Mientras tanto, ya hemos escuchado la mierda a lo Dropkick Murphys de “Bastards” y de la introducción al “Kaleidoscope”. La única otra pista que mata el flujo a lo largo de todo el disco es el la canción acústica-pop “Behind a Mask”. Aunque lejos de ser la peor canción en el disco, la entrega vocal total de Robb es incómoda en todas las partes y la instrumentación es perezosa y sin inspiración.

En cuanto a las letras, todos sabemos que son malas. Demonios, a veces son horribles, desde la política “Bastards” hasta la línea lírica “Razorblade Smile” sobre “comer coños” (Robb, tienes 50 años, madura). Pero sí tengo una pequeña, aunque sin sentido, defensa para esto. Afrontémoslo, estamos asumiendo que las letras de Machine Head eran buenas en primer lugar. Machine Head ha tenido una reputación de letra de mierda desde el principio. No estoy hablando sólo de The Burning Red o Supercharger.

Basta con mirar “Imperium”, “Aesthetics of Hate” o “Clenching the Fists of Dissent” y dime que algunas de esas líneas no te hacen temblar. Si bien no es una excusa para parte del lirismo en Catharsis (“California Bleeding” probablemente sea la más hiriente de todas), esto es algo con lo que la mayoría de la gente debería estar familiarizada. Ciertamente, aquí muchas de las letras son más contundentes de lo que normalmente estamos acostumbrados, y, por lo tanto, es más evidente.



Pero siendo honestos aquí, esos son los únicos negativos para Catharsis. Deshazte de unas cinco o seis canciones aquí, y tienes un álbum muy sólido de Machine Head. “Volatile” comienza el álbum con el peso característico de la banda que nos ha encantado a lo largo de los años cuando Rob grita “Fuck the world” mientras que la canción de título, “Hope Begets Hope” y “Screaming at the Sun” muestra Machine Head en su máxima melodía.

Algo que nunca supimos mucho sobre Machine Head es lo creativamente pegajosas que pueden ser sus melodías. Incluso admitiré que “Kaleidoscope” tiene un buen estribillo aunque sólo sea por lo memorable que es la melodía. Sin embargo, aunque estas canciones sean tan melódicas, nunca se alejan demasiado del sonido habitual. Son canciones de “Machine Head” en esencia y lo más probable es que mantengan a los fans escuchando.

Pero cuando se trata de la mezcla perfecta de melodía y pesadez, la canción que logra clavar es “Heavy Lies the Crown”. Con su inmensa acumulación hacia el primer verso, hasta llegar a parte más heavy y groove del puente final, la canción es una épica implacable que justifica su duración de casi nueve minutos. En cuanto a la instrumentación en sí misma, no es nada realmente diferente a lo que estamos acostumbrados, pero eso está muy bien, ya que Machine Head es una de esas bandas con las que podemos salirnos con la nuestra. El trabajo de Phil Demmel y Flynn en las guitarras es nada menos que excepcional, incluso en los peores temas, y lo mismo ocurre con Dave McClain con su batería.

Mientras tanto, Jared MacEachern se ha ganado el el puesto con su trabajo de bajo, ya que profundiza mucho más en temas como “Beyond the Pale” y “Psychotic”. Incluso se las arregla para conseguir su propio pequeño solo de bajo en “California Bleeding”.

Conclusión

Catharsis va a ser ciertamente un álbum que dividirá a sus fans en los próximos años. Pero no es tanto lo que Machine Head ha aportado a la mesa en este álbum, sino lo que aportará en el futuro. Se van a plantear muchas preguntas sobre si Robb Flynn continuará o no en esta farsa de su fase “experimental” en el próximo álbum de la banda. Una cosa es segura y es que esto está lejos de ser el peor álbum que Machine Head ha conjurado, por más atrevido que sea.

Si bien muestra algunos de los puntos más bajos en sus carreras, también nos da algunos de sus puntos más desafiantes e interesantes al mismo tiempo, para bien o para mal. Sin duda se aleja de su sonido habitual, pero algunos de los riesgos que se asumieron en este álbum son ciertamente algo que podrían mirar más hacia el futuro. A pesar de todo, todavía hay mucho material familiar aquí para mantener al público que viene, incluso si tienen que cribar un montón de mierda en el proceso.

Adaptación al español de la crítica de Christopher Geriak.

Ficha

Discográfica: Nuclear Blast
Fecha de publicación: 26/01/2018
Tres canciones fundamentales: “Volatile”, “Heavy Lies the Crown”, “Catharsis”
Escúchalo: en Spotify
Cómpralo: Amazon, iTunes

Portada

Listado de temas

  1. “Volatile”
  2. “Catharsis”
  3. “Beyond The Pale”
  4. “California Bleeding”
  5. “Triple Beam “
  6. “Kaleidoscope”
  7. “Bastards”
  8. “Hope Begets Hope”
  9. “Screaming At The Sun”
  10. “Behind A Mask”
  11. “Heavy Lies The Crown”
  12. “Psychotic”
  13. “Grind You Down”
  14. “Razorblade Smile”
  15. “Eulogy”

Gira

Machine Head dará seis conciertos por España en el mes de abril (las entradas se pueden comprar en Ticketmaster):

  • 29 de marzo de 2018, Santiago de Compostela (Sala Capitol)
  • 2 de abril de 2018, Madrid (La Riviera)
  • 3 de abril de 2018, Sevilla (Sala Custom)
  • 4 de abril de 2018, Málaga (Sala París 15)
  • 6 de abril de 2018, Valencia (Sala República)
  • 7 de abril de 2018, Barcelona (Sala Razzmatazz)

Por ahora sin noticias de una posible gira por Latinoamérica. Más info en su web oficial.

Más Decibelios

Más Decibelios

Hablamos de música y recomendamos grupos. El volumen lo eliges tú.
Más Decibelios

Latest posts by Más Decibelios (see all)

Machine Head – Catharsis Más Decibelios

Un álbum distinto en el que escuchamos lo mejor y lo peor que puede dar Machine Head.

3.5


Etiquetas: ,




Deja un comentario

Volver arriba ↑