Críticas

Publicado el 5 de mayo de 2015 a las 23:48 | por César Muela

7

Mumford & Sons – Wilder Mind

En el difícil mercado musical actual, que un grupo consiga hacerse un hueco es una cuestión de muchos factores y uno de ellos es la clara diferenciación con lo demás. El nuevo disco de Mumford & Sons, Wilder Mind, tira a la basura esa diferenciación que tenía la formación londinense. El sonido folkie protagonizado por los banjos ha desaparecido y ha sido sustituido por un grupo que decidió enchufarse a las guitarras eléctricas. ¿Acierto o suicidio?

 

Una guitarra ligeramente distorsionada y con un efecto de reverb lejano a lo western irrumpe como introducción en “Tompkins Square Park”, que es la encargada de romper el hielo en el álbum. Una batería sencilla y seca sirve de base rítmica en un tema con una dominante línea de bajo sobre la que Marcus Mumford alardea de voz suave e intimista. Suena a un indie-pop con clara influencia de bandas como The National. ¿Es agradable de escuchar? Sí. ¿Hay muchos grupos con una propuesta musical parecida? También. Y esos 5 minutos pasados se pueden hacer muy cuesta arriba para un tema tan sencillo y poco virtuoso.

“Believe” fue la primera canción que escuchamos en esta nueva faceta ‘en eléctrico’ de Mumford & Sons. Unos sintetizadores sirven de colchón para unas melodías vocales que recuerdan en la estrofa a U2, así como esas guitarras que crecen poco a poco. El estribillo es, tal vez, uno de los más pegadizos de la placa. La subida de octava vocal una vez pasada la mitad refresca unas armonías simples y repetitivas que, no obstante, no se hacen especialmente cansinas.

Una batería in crescendo junto con unas guitarras con algo más de distorsión de lo normal (para una banda de estas características) sirven de pistoletazo en “The Wolf”, que peca de una voz algo tediosa, aunque compensa con una dinámica interesante en la parte instrumental y un pequeño subidón que me ha recordado a formaciones nacionales como Supersubmarina. Curioso.

“Wilder Mind” tiene un feeling especial. Cada instrumento suena interpretado con gusto, desde esa batería que flirtea con las baquetas hasta los cuidados arreglos de guitarra y teclado. La voz, aunque no sorprenderá a nadie, transmite mucha calma y usa una melodía con magia. Se aprecian influencias, una vez más, de The National. aunque los seguidores de Coldplay encontrarán cadencias armónicas familiares. A pesar de ello, es de las mejores del álbum.

Puedo imaginarme perfectamente “Just Smoke” interpretada con banjos en lugar de con guitarras eléctricas en limpio. Tiene una estructura muy Mumford y, de hecho, intenta explotar esa explosión de energía que solía crear el grupo en los estribillos, en contraposición de las estrofas calmadas. Sin embargo, con este nuevo estilo, ese punto se pierde y se convierte en una canción pop-rock sin mucho que destacar.

“Monster” recurre a unas bonitas armonías blueseras de guitarras en limpio que me han recordado a Lucinda Williams (otros podrán pensar también en Fito & Fitipaldis). Es un tema tranquilo, con unos arreglos corales apropiados y unos punteos muy bien medidos. “Snake Eyes” crea una bonita amalgama sonora en los primeros versos, con una melodía muy sosegada a la que le sienta muy bien esa tímida batería que entra pasado el minuto. Lo interesante de esta canción es que sabe crecer de una manera muy inteligente. Va ganando intensidad poco a poco y el final tiene pinta de ser un verdadero clímax para los directos.


“Broad-Shouldered Beasts” sirve como patio de juego para una pequeña experimentación armónica, que opta por cadencias algo lúgubres. De nuevo, estructura típica Mumford: estrofas suaves que van a más, estribillo que explota y estrofa que vuelve a calmarse. Si te sabes el truco, es posible que te aburras a la mitad (aunque hay un pequeño puente antes del final bastante interesante).

Los restos del folk de la etapa anterior se aprecian muy bien en “Cold Arms”, una breve balada muy a lo Sharon Van Etten que gustará a los seguidores de la música intimista. “Ditmas” retoma el ritmo con una canción predecible pero que contentará a los que buscaban esos estribillos repetitivos y fáciles de memorizar. Sin esa producción tan lograda, que equilibra muy bien las partes del tema, habría sido un auténtico tostón.

Un breve hilo de hammond y una voz entrecortada sirven para adentrarnos en “Only Love”, a la que poco a poco se va incorporando el resto de la banda. Esos coros folkies nos recuerdan que esto sigue siendo Mumford & Sons, a pesar de que la instrumentación sea más parecida a The National. Atentos a la explosión final.

Para despedir el trabajo encontramos “Hot Gates”, una balada con algún guiño R&B que, bajo mi punto de vista, no le sienta demasiado bien al grupo. Es agradable de escuchar, pero parece ese tema tranquilo de una estrella country de Estados Unidos.

Conclusión

Wilder Mind es una apuesta arriesgada por parte de Mumford & Sons. Prescindir de la personalidad musical que te dio la fama es peligroso, y así pasa que los puntos álgidos del trabajo tienen claras influencias de bandas que ya tienen su hueco en el mercado. No obstante, hay que aplaudir la valentía porque quizá, gracias a ella, descubramos a un grupo con un sello propio dentro del pop-rock independiente. En este CD ya hay algún despunte, aunque en general es un esfuerzo tibio y que no supondrá ningún trauma para ningún fan. Fácil de escuchar, pero con demasiada canción que te deja indiferente. Veremos ahora qué tal lo recibe el público y qué tal es la banda en vivo.

Ficha

Discográfica: Gentlemen of the Road
Fecha de publicación: 4 de mayo de 2015
Tres canciones fundamentales: “Wilder Mind”, “Snake Eyes”, “Cold Arms”
Escúchalo: en Spotify
Cómpralo: en la tienda oficial del grupo, en Amazon o en iTunes

Portada

mumford-&-sons---wilder-mind

Listado de temas

  1. “Tompkins Square Park” (5:11)
  2. “Believe” (3:41)
  3. “The Wolf” (3:41)
  4. “Wilder Mind” (4:38)
  5. “Just Smoke” (3:10)
  6. “Monster” (3:56)
  7. “Snake Eyes” (4:08)
  8. “Broad-Shouldered Beasts” (4:20)
  9. “Cold Arms” (2:49)
  10. “Ditmas” (3:38)
  11. “Only Love” (4:36)
  12. “Hot Gates” (4:49)

Gira

Mumford & Sons saldrán de gira a partir de junio. La única parada confirmada para España será en el Bilbao BBK Live a principios de julio. Nada en el horizonte para Latinoamérica aún. Más info en su web oficial.

César Muela

César Muela

Periodista y músico. Sr. Lobo en Xataka. Padre de Más Decibelios. También colaboro en RafaBasa.com
César Muela
Mumford & Sons – Wilder Mind César Muela

Mumford & Sons

Fácil de escuchar, aunque tiene una falta de personalidad severa. Hay algunos temas interesantes y otros muy del montón dentro del indie-pop.

3


Etiquetas: ,




7 Respuestas a Mumford & Sons – Wilder Mind

  1. Sonia dice:

    Soy muy fan de este grupo, casi desde sus inicios, cuando lo descubrí por casualidad escuchando a Laura Marling. Este disco, para mí, es un poco decepcionante, y lo digo con todo el dolor del mundo, pero una de las razones de que me gustaran tanto era precisamente el sonido característico que tenían y la voz de Marcus Mumford. Estoy completamente de acuerdo contigo en muchas cosas: Just Smoke es perfecta, si sonara con el banjo de siempre. Monster es muy buena, o por lo menos a mí me ha gustado mucho, pero esa parte electrónica no me termina de convencer. Snake Eyes, junto con Wilder Mind y Cold Arms, me parece de lo mejorcito del album, pero quedan algunas canciones que no me han transmitido nada.

    No sé qué opinará el resto de fans de este grupo, pero yo espero que vuelvan a sus inicios, que recuperen el sonido que les caracterizaba. Para mí ha sido un cambio demasiado brusco, hubiera preferido una transición más que una rebelión en toda regla.

    • César Muela dice:

      Sí, estoy de acuerdo, han dejado de ser un grupo diferente a ‘otro más’, pero creo que lo han hecho para evitar pasarse de moda, es decir, que vieron que lo de los banjos iba a ser un éxito temporal, o eso les han debido decir…

      Gracias por comentar 🙂

  2. la verdad a mi me decepciono completamente este disco, la verdad me gusta mas el sonido Folk con el que los conocí, que en esta nueva faceta, que como bien dicen no aporta nada nuevo ni diferente, la verdad no soporte este disco hasta el final creo que llegue solo hasta Monster y de ahí no pase.

  3. Andrés dice:

    Estaba escéptico al escuchar el álbum y aunque MUY diferente, había algo que me gustaba, no eran los Mumford & Sons que me gustaron tanto, pero había algo en el álbum que me gustaba pero me hacía sentir mal. Y decidí leer críticas especializadas
    Seguir en lo mismo, un Babel 2 ya habría sido demasiado. No esperaba que salieran del banjo de la forma que lo hicieron, pero después de tantas presentaciones, uno entiende el cansancio que deben sentir y las ansias de experimentar con algo nuevo. Y creo que ese aire fresco era más que necesario. Hay que darle la oportunidad al álbum, yo se la dí y tímidamente me gustó, lo escucharía de nuevo y de seguido sus 3 álbumes, creo que suena grandioso, seguramente su 4 albúm volverá el banjo con lo eletrónico de su rock e indie-rock aunque no es tan indie.

    Crítica muy valorable!!

  4. hengerbeth dice:

    Conocí al grupo en un momento de mi vida en el que quería escuchar algo diferente los encontré en YouTube, fue increíble, su manera tan enérgica de tocar, sus letras, sus ritmos y acordes para mi es la mejor banda que he escuchando, mas que cualquier otra, pero este disco es muuuuuuy diferente a el que escuché al principio cambiaron demasiado su estilo la canción que mas me gusta es Ditmas junto con Belive por su letra y ritmo las demás no ne parecen tan buenas pero igual me gusta. No me los imagino tocando este estilo en concierto me parecería extraño.

  5. Marian dice:

    He escuchado muy atentamente los otros discos, su sonido diferente creo que nos convenció y nos atrapó a todos. Imagino que para ellos tocar siempre lo mismo los agota, muchas bandas tuvieron cambios radicales en su estetica sonora (Ni hablar The Beatles).
    El aire fresco es para ellos, nosotros, los que los escuchamos podemos aplaudir o decir quiero el banjo y el bombo de pie. Quiza la respuesta de ellos será: “para banjo estan los anteriores”.
    Creo que ningun disco debe ser comparado con los anteriores, considero que cada disco es unico.
    Wilder Mind es agradable de escuchar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑