Críticas

Publicado el 12 de noviembre de 2017 a las 13:44 | por Más Decibelios

1

Taylor Swift – Reputation

Reputation es el nuevo disco de Taylor Swift y el sexto en su carrera. Además, en él encontramos colaboraciones de Ed Sheeran y Future. Allá vamos.

“Adelante, enciéndeme” canta Taylor Swift en el estribillo de “I Did Something Bad”, y su voz suena como el dedo de mandar a la mierda distorsionado mientras surge una capa EDM creada por Max Martin & Shellback. Así es el sonido de cien mil dólares en producción ardiendo como si fuera fuego. Y así se hizo.

Si el lanzamiento de Reputation se diseñó para evocar la reacción más fuerte posible del mundo en general – y no los cuatro millones de fans garantizados que obstruyeron el servidor iTunes a la medianoche del viernes – tuvo éxito más allá de sus sueños más salvajes. “Look What You Made Me Do” fue el quinto single número 1 de la carrera de Swift, a pesar de todo, desde el video musical en forma de película de Zapruder, hasta el estribillo de Right Said Fred, siendo casi universalmente escarnecido.


También fue un fracaso notable, al haber sido expulsado del primer puesto en tres semanas para dar cabida a la nueva ola de música pop, artistas como Post Malone y Logic.

Los siguientes adelantos, “…Ready For It?”, “Gorgeous” y “Call It What You Want” han sufrido en gran medida el mismo destino, irrumpiendo en la conciencia del mainstream en gran parte para acabar ahogándose en la mitad trasera de los Hot 100 de Billboard. Parte de esto es su manera de cantar, que rara vez ha parecido estar más distante. “… Ready For It” hunde un gancho potencialmente enorme con un golpe desagradable y duro y el cuestionable rap de Swift, y los diversos problemas de “Look What You Made Me Do” han sido muy evidentes. Tanto “Gorgeous” como “Call It What You Want” son sin duda mejoras, en particular la respetable sensación de que la producción espacial de “Gorgeous” es muy extraña, pero ninguna de las dos cosas ha dejado huella.

El escritor Jon Caramanica del New York Times dijo una vez, escribiendo sobre 1989, que el atractivo de Swift se basa en escribir música que reivindica un período “cuando el pop era menos híbrido”: leer, no tanto de ese maldito hip-hop. Esa perspectiva, una consecuencia natural de sus raíces de Nashville y la reticencia a escribir canciones sobre cualquier cosa que no fuera caer en manos de alguien o desmoronarse, sólo se vio reforzada por los eventos de la semana pasada, donde cubos de tinta virtual se derramaron sobre la atracción de la derecha estadounidense por Swift y su música como símbolos de pureza blanca.

La respuesta de Swift -o mejor dicho, la respuesta de su abogado- fue vergonzosamente sordomuda y exacerbó lo que en gran medida era un asunto manufacturado, pero puso de relieve algo que no ha pasado desapercibido sobre Swift. La única controversia que ella prefiere es la que gira en torno a ella, y sólo a ella. Ella es una industria para sí misma. Este es el foco de algunas de sus mejores canciones, y un punto ciego en su música que las nuevas caras del Hot 100 han aprovechado. El pop en 2017 es hip-hop, y está marcado por una conciencia social de una época particularmente difícil en el país natal de Swift, donde se espera que los artistas adopten una posición sobre algo, ya sea políticamente o de otro tipo. Esa nunca ha sido la bolsa de Swift – sus mayores posiciones han sido contra Katy Perry, John Mayer (RIP), y Kanye West, que todavía merece un par de velados gritos aquí.

Reputation aborda uno de estos problemas, y finalmente se rinde al hip-hop como una influencia notable en su propia composición, aunque con un primer sencillo como “Look What You Made Me Do”, casi deseabas que ella no lo hubiera hecho.

Gran parte del álbum está orientado hacia el club, la mayoría de las veces con éxito gracias a la pared magullada del sonido Martin y Shellback en “I Did Something Bad” y el evangélico y tambaleante “Don’ t Blame Me”, que ruega por una voz más ágil de lo que Swift puede dar. Donde una vez Swift lanzó álbumes históricos que establecieron cómo sonaría la radio pop para el próximo año o así, Reputation es una mezcla de estilos que se han estado impregnando en torno al mainstream durante años, reempaquetado en un brillante y costoso vehículo de sonido para las letras de Swift y considerable culto a la personalidad.



Mira “Delicate”, una bestia diferente de los pandilleros que lo rodean. La sabia y sensual producción ayuda a lo largo de una hermosa melodía y el primer conjunto de letras donde la vieja Swift se asoma, algo seguro de sí mismo, pero más o menos asustada de la mierda de que la rompan el corazón. Sin embargo, por toda su belleza, suena como si fuera una aventura de pop bastante libre, una canción que Max Martin podría haberle dado a cualquiera con pulso y que hubiera sido un éxito.

En la medida en que la visión lírica del mundo de Swift es un problema – y habrá millones de razones por las que no lo es para cuando salga a la venta – Reputation hará poco para calmar a sus críticos. Swift canta en “End Game”, una extraña asociación con Future y Ed Sheeran, donde Sheeran se convierte en la persona más “blanca” del club. Si “Look What You Made Me Do” y “… Ready For It” no lo hicieron cegadoramente obvio, el tema favorito de Swift sigue siendo Taylor Swift.

Sin embargo, un año después de su última relación, Reputation es notablemente madura cuando no se deleita en la trivialidad de los embroces (el objetivo de la bombástica “This Is Why We Can’t Have Nice Things” es el último en una larga lista de ex-amigos), en lugar de guardar sus púas más afiladas para Swift y tomar sus primeros pasos líricos para reclamar control sexual.

La mujer que canta sobre “arañazos en su espalda” en “So It Goes…” está a años luz más allá de la chica que cantó sobre cuentos de hadas en canciones como “Enchanted” y “Wildest Dreams”. Lo mejor es “Dress”, uno de los temas de Jack Antonoff con un estribillo más bien delantero y una vibración retro que sonaría en casa en el nuevo disco de Jessie Ware. Las canciones de Antonoff generalmente dominan una segunda mitad más emocionalmente expuesta, con la excepción de la burbujeante y encantadora cámara de ecos de “Dancing With Our Hands Tied”, y afortunadamente es menos una fiesta de piedad que una exploración honesta de navegar a mediados de los veinte años. En temas como la introspectiva “Call It What You Want” y la historia de amor borrosa e imperfecta de “Getaway Car”, hay un indicio de un Reputation más suave, una menos preocupada por probarse a sí misma y más contenta para mostrar el crecimiento de una mujer.

Por eso es un poco menos sorprendente cuando Reputation, ese álbum de posturas y con portada típica termina con “New Year’s Day”, el tipo de canción acústica espartana que fue el pan y la mantequilla de Swift en sus álbumes anteriores, pero que se ha ido retirando gradualmente a favor del pop maximalista.

Subvertir el tropo de la balada de piano simple, irremediablemente cursi, la canción es ese raro retrato de Swift de un amor bien usado, tanto musical como líricamente sutil y mucho más bello por ello. Pocas relaciones arden tan intensamente o explotan tan violentamente como las canciones más famosas de Swift; mucho más común es la lenta efervescencia de “New Year’s Day”, donde Swift despierta terriblemente de resaca en el peor día de los días -con otro año entero por venir- y todavía puede encontrar consuelo en la persona a su lado, limpiando toda la cerveza derramada y el vómito.

Conclusión

La tranquila confianza de “New Year’s Day” desmiente lo que a menudo puede ser un álbum esquizofrénico, Swift atascada en una historia tenaz y, sí, su propia reputación, y luchando por encontrar algo fresco que pueda llamar suyo. Los defectos de Swift nunca han sido catalogados con mayor precisión, rastrillados en detalles tortuosos. En muchos sentidos, Reputation es un fracaso. Pero, joder, hasta que encuentras algo que funciona es de lo que se trata tener 27 años. En ese sentido, Reputation es el único álbum que su creador podría haber hecho.

Adaptación al español de la crítica de Rudy K.

Ficha

Discográfica: Big Machine Records
Fecha de publicación: 10 de noviembre de 2017
Tres canciones fundamentales: “Delicate”, “Dress”, “New Year’s Day”
Escúchalo: aún no disponible en streaming
Cómpralo: Amazon, iTunes

Portada

Listado de temas

  1. “…Ready for It?”
  2. “End Game” (featuring Ed Sheeran and Future)
  3. “I Did Something Bad”
  4. “Don’t Blame Me”
  5. “Delicate”
  6. “Look What You Made Me Do”
  7. “So It Goes…”
  8. “Gorgeous”
  9. “Getaway Car”
  10. “King of My Heart”
  11. “Dancing With Our Hands Tied”
  12. “Dress”
  13. “This Is Why We Can’t Have Nice Things”
  14. “Call It What You Want”
  15. “New Years Day”

Gira

Taylor Swift no tiene conciertos confirmados por el momento.

Más Decibelios

Más Decibelios

Hablamos de música y recomendamos grupos. El volumen lo eliges tú.
Más Decibelios

Latest posts by Más Decibelios (see all)

Taylor Swift – Reputation Más Decibelios

Un fracaso en muchos sentidos, pero, ¿acaso no hay que fracasar cuando tienes solo 27 años?

3


Etiquetas: ,




En respuesta a Taylor Swift – Reputation

  1. Taylor Pollas dice:

    El disco es una bazofia y un insulto a la inteligencia.

Deja un comentario

Volver arriba ↑