Opinión

Publicado el 27 de abril de 2020 a las 12:17 | por César Muela

0

Si los conciertos en streaming son el futuro a corto plazo, que sean como el espectacular show que dio Travis Scott en Fortnite

Nadie sabe qué va a pasar con la industria de la música en directo de aquí a unos meses. Todos hemos escuchado eso de «la nueva normalidad» o ese experto que predice que hasta 2021 nada de conciertos y, mientras tanto, los artistas se preguntan cómo sobrevivir ante este panorama. ¿Son los conciertos en streaming la solución?

Pero, claro, luego llega Travis Scott y su espectacular concierto en Fortnite de este fin de semana, que reunió a 12,3 millones de jugadores al mismo tiempo y que sigue siendo tendencia en YouTube con más de tres millones de reproducciones:

Un concierto en streaming no es sinónimo de cutre

Está bien que los artistas estén queriendo ofrecer conciertos gratis desde sus casas. Es un detalle para los fans, pero no se puede alargar mucho en el tiempo por varios motivos. El primero: de algo hay que comer, y si los conciertos en streaming pueden ser un parche de ingresos, en algún momento quizá deberían empezar a cobrar.

El segundo motivo, y que deriva del anterior, es que, si los artistas pretenden cobrar por actuaciones en streaming, los seguidores deberían estar dispuestos a pagar. Y un streaming hecho desde el móvil, con problemas de conexión y un sonido regulero no son precisamente el mejor aliciente.

Incluso aunque lleven una producción potente y televisiva detrás, como el Global Citizen 2020, con ese gran telón benéfico, no se pueden considerar ni de lejos una alternativa a lo que es vivir un concierto en directo.

Un concierto en streaming no puede sustituir a uno en directo, por eso debería ofrecer algo muy distinto

Ya hemos visto algunos artistas que ofrecen conciertos con medios profesionales, tocando desde un estudio y cobrando una entrada, por ejemplo, pero lo más probable es que no todos los grupos puedan acceder a una opción así. O al menos no todos los artistas que necesiten una fuente de ingresos ya, porque está claro que unos Metallica o una Lady Gaga tendrán home studio en casa, y muy bueno, pero ellos, como quien dice, ya tienen la «vida resuelta». Los que necesitan ingresos ahora son los que se van de gira por pequeñas/medianas salas.

Entonces, ¿cuál es la opción para ellos? Quizá el camino lo ha marcado Travis Scott. Creo que no se trata de ofrecer un sucedáneo de concierto con los medios que se pueda, sino de presentar algo diferente, que llame la atención y que case con la filosofía de cada artista.

Para mí, ahí está la clave de lo que ha hecho Travis. Ves el concierto y es espectacular, vibrante y, sobre todo, diferente. Es momento de ser creativos y creo que los artistas ahí justo tienen mucho que decir. Proyectos junto a artistas de otras áreas (diseño, animación, efectos visuales, por citar algunos) o hacer partícipe al público son algunas ideas, pero, en definitiva, creo que deberíamos aspirar a conciertos con otro concepto que no sustituyan a los «de verdad», sino que aporten algo distinto.

César Muela

Etiquetas: ,




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑