Crónicas

Publicado el 20 de enero de 2019 a las 17:19 | por César Muela

0

La misa negra de Behemoth conquistó Madrid

Estuvimos viendo a Behemoth en Madrid a su paso por La Riviera en su gira Ecclesia Diabolica Europa 2019. Vinieron acompañados de At The Gates y Wolves In The Throne Room, así que fue una noche llena de oscuridad, screams y guturales.

Wolves In The Throne Room

Los encargados de abrir fuego fueron los estadounidenses Wolves In The Throne Room, unos históricos del black metal que sacaron su último disco en 2017.

Si no les conoces, tienen influencias del folk y de bandas extremas como Dimmu Borgir, aunque su fuerte es la creación de atmósferas y el desarrollo de largos temas.

Tocaron tan solo tres canciones y todas fueron de su disco más reciente, Thrice Woven (2017). Tuvieron tiempo para repartir caña, animar al público e incluso se fumaron algo en escena como parte de un ritual que hicieron durante una de sus instrumentales de paso.

Si te gustan las voces venidas directamente del averno, el black metal cañero y las atmósferas místicas, deberías darles una escucha. Eso sí, no esperes a gente maja porque dieron las gracias una sola vez y se despidieron con las guitarras en alto sin mediar más palabras.

Setlist Wolves In The Throne Room:

  1. Angrboda
  2. The Old Ones Are With Us
  3. Born From the Serpent’s Eye

At The Gates

Llego el turno de uno de los precursores del death metal melódico, los suecos At The Gates, que vinieron con su último CD, To Drink From The Night Itself, bajo el brazo.

Menudo salto en actitud y sonido se notó con respecto a Wolves In The Throne Room. Es cierto que son grupos diferentes, pero los liderados por Tomas Lindberg salieron a darlo todo y tuvieron un sonido contundente y muy definido, algo bastante complicado de conseguir en estilos extremos como este.

Cuando digo que salieron a arrasar me refiero a que su segundo tema (si no contamos la intro) fue “Slaughter of the Soul”, uno de sus hits y una de las favoritas de los fans.

Me gustaron especialmente “At War With Reality”, que dio título a su anterior trabajo y que fue muy bien recibida, “A Stare Bound in Stone”, que fue una auténtica burrada, “Cold”, que con esos guitarrazos cortantes dejaron todo como un solar, y “Suicide Nation”, cañera a más no poder.

Se nota mucho las décadas que llevan juntos (con permiso de las separaciones, reuniones, etc.) por cómo de compenetrados están y por lo compactos que suenan.

Que la gente acabara gritando “At The Gates, At The Gates” es un signo de que todo fue genial.

Setlist At The Gates:

  1. Der Widerstand (intro)
  2. To Drink From the Night Itself
  3. Slaughter of the Soul
  4. At War With Reality
  5. A Stare Bound in Stone
  6. Cold
  7. Daggers of Black Haze
  8. El Altar del Dios Desconocido (intro)
  9. Death and the Labyrinth
  10. Heroes and Tombs
  11. Suicide Nation
  12. The Book of Sand (The Abomination)
  13. Blinded by Fear
  14. The Night Eternal

Behemoth

La banda ya avisaba a sus legiones a través de Facebook: en Madrid se había vendido todo así que decían que la ciudad “iba a ser un infierno”. Y vaya que sí lo fue.

En esta gira llevan una producción impresionante y medida al detalle. Pusieron un telón negro mientras los técnicos cambiaban el set y dejaban listo todo. Había algo que me estaba rayando un poco y es que, en vez de poner música como suele ser habitual, estaba todo en silencio y de vez en cuando sonaban unas voces infantiles.

Cuando llegó la hora de empezar, todavía con el telón levantado, caí en que eran las voces de “Solve”, la intro de I Loved You at Your Darkest, el disco que nos habían venido a presentar. Esos coros blancos que dicen “Elohim!
I shall not forgive!”, entre otras cosas, eran los que sonaron durante la espera a que empezara el show.

En la propia intro aprovecharon para proyectar una cruz invertida blanca y el mapa de España sobre el telón, lo que generó un efecto muy chulo y que nos daba la bienvenida a la misa negra de estos satánicos.

Arrancaron con “Wolves ov Siberia” y no tardó en formarse un círculo central de pogo en las primeras filas. Nergal y los suyos imponen mucho en el escenario. Salieron con unas máscaras negras y unas túnicas que impactan. Sumado a los chorros de CO2 y las chispas frías, perfectamente sincronizadas con las canciones, hicieron que el inicio del concierto fuera espectacular.

Las luces estuvieron también muy cuidadas, y detrás del baterista, Inferno, presidía una pirámide en la que se proyectaban imágenes acordes a cada tema. Las pasarelas elevadas laterales dan una “segunda planta” al escenario y las plataformas al principio dan mucho juego para que los polacos se puedan mover e interactuar con el público. De verdad, una producción de primerísimo nivel que es una gozada.

No creas que bajaron el pistón en los siguientes temas. “Daimonos” fue la siguiente en caer, y aquí ya se quitaron las máscaras y mostraron su tradicional pintura facial blanca y negra. “Ora Pro Nobis Lucifer” fue un absoluto cañozazo. Nergal salió con una llama para hacer el “ritual” y, en general, creo que fue de lo mejor del concierto. Qué intensidad, caña y cómo lo vivió el público (sí, había vida más allá del círculo central de pogos).

Justo después optaron por una de mis favoritas de su nuevo disco (y de las mejores canciones de 2018), “Bartzabel”, más cercana al doom que el black metal, pero igualmente de oscura. Ese canto gregoriano que tiene como estribillo fue muy cantado y, en general, demostró que el nuevo álbum es muy sólido en directo.

“God = Dog” fue otra prueba de lo que acabo de decir. Es más, la gente ya empezó a gritar el nombre de “Behemoth, Behemoth”, ¡y todavía quedaba la mitad del concierto!

En sonido estuvieron también muy bien. Quizá eché en falta un poco más de volumen, pero se escuchó todo en su sitio. Me alegro también escuchar que Nergal ha recuperado sus grunts y screams y actúa con una fuerza y una mala leche que desde la gira de Evangelion no veía (después de aquello vino lo de su leucemia, que afortunadamente superó, pero que le dejó bajo en forma).

Otro de los pelotazos de la noche fue su hit “Ov Fire and the Void”, una de las mejores canciones de su carrera y más aplaudió el respetable. Qué gran riff y cómo toca Inferno. Está ahí haciendo dobles pedales de locura sin inmutarse. Impresiona verle en acción sin despeinarse.

En general hicieron un repaso amplio a su discografía, aunque se dejaron fuera temas de The Apostasy y de los álbums anteriores a Satanica, del que cayó la grandiosa “Chant for Eschaton 2000”, imprescindible en sus conciertos.

Como es lógico, hicieron hincapié en I Loved You at Your Darkest, pero no se olvidaron de Demigod, The Satanist o Evangelion. De ellas me encantó “Blow Your Trumpets Gabriel”, muy oscura y cantada por el público, y “Slaves Shall Serve”, que fue como una bomba nuclear encima de nosotros. ¡Qué caña!

Además de su genial ejecución, Behemoth siempre aporta detalles en su puesta en escena. Ahí es Nergal quien lleva el timón (y si has visto sus videoclips sabes por dónde van los tiros), pero el bajista, Orion, también tuvo su momento en “Lucifer”. Salió con un gran tocado emplumado que fue un puntazo.

Como dijo Nergal, “your joy is our joy” y, sí, qué gusto da verles y escucharles tan bien y con una producción tan adecuada y espectacular. Behemoth es, sin duda, uno de los mejores grupos extremos de la actualidad y que los fieles llenaran su misa negra en Madrid es una prueba fehaciente de ello.

Setlist de Behemoth:

  1. Solve (intro)
  2. Wolves ov Siberia
  3. Daimonos
  4. Ora Pro Nobis Lucifer
  5. Bartzabel
  6. Ov Fire and the Void
  7. God = Dog
  8. Conquer All
  9. Ecclesia Diabolica Catholica
  10. Decade of Therion
  11. Blow Your Trumpets Gabriel
  12. Slaves Shall Serve
  13. Chant for Eschaton 2000
  14. Lucifer
  15. We Are the Next 1000 Years
  16. Coagvla (outro)

Puedes escucharlo en nuestra playlist de Spotify.

César Muela

Periodista y músico. Sr. Lobo en Xataka. Padre de Más Decibelios. También colaboro en RafaBasa.com
César Muela

Etiquetas: , , , ,




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑