Crónicas

Publicado el 3 de febrero de 2015 a las 10:40 | por César Muela

0

HammerFall y la nostalgia metalera en Madrid

Hacía tres años que no veíamos a HammerFall en Madrid y se notó en el sold out que registró la Sala Shoko. Es cierto que en otros tiempos la banda sueca llenaba recintos más grandes, pero Joacim y los suyos se mostraron muy contentos de conseguir el que sería su décimo lleno consecutivo en su gira europea (el de Barcelona incluido). Para la ocasión vinieron acompañados de Serious Black y Orden Ogan.

Serious black, ¿demasiado perfectos?

serious-black-madrid

Eran los desconocidos de la noche para la gran mayoría, pero teniendo en cuenta que en sus filas encontramos a los guitarristas Roland Grapow (Masterplan, ex-Helloween) y Dominik Sebastian (Edenbridge), a Thomen Stauch (ex-batería de Blind Guardian), al teclista Jan Vacik (Dreamscape) y al bajista Mario Lochert (ex-Visions of Atlantis), seguro que todos habíamos escuchado algo de sus respectivas carreras anteriormente. En la voz está Urban Breed (ex-Tad Morose). Tocaron apenas seis canciones y su actuación se hizo demasiado corta.

El público estuvo muy animado en todo momento gracias a un power metal que tira mucho de líneas hard rock y partes muy heavys. En canciones como «High and Low» me recordaron musicalmente a nuestros WarCry, aunque la voz no tenga nada que ver. Me quedé bastante sorprendido por el papel de Urban Breed detrás del micro, sin fallar una nota y con una capacidad pulmonar admirable. De hecho, me llegué a plantear que la voz estuviera pregrabada y, sí, disparaban coros, pero dudo mucho que se arriesguen a hacer playback de todas las voces.

Habrá que seguirle la pista a Serious Black y, sobre todo, a Breed como cantante (a los demás ya los conocemos en mayor o menor medida). Teloneros de excepción.

Setlist:

  1. Intro (Temple Of The Sun)
  2. Akhenaton
  3. Setting Fire to the Earth
  4. High and Low
  5. Older and Wiser
  6. Sealing My Fate
  7. I Seek No Other Life

Orden Ogan y su ‘fist of fate’

orden-ogan-madrid-2015

Ataviados con unas pintas vikingas, los cuatro miembros de la Orden del Miedo, que así se traduce Orden Ogan, salieron al escenario con ganas de hacernos mover la cabeza y pasar un buen rato con su power metal tintado de folk y algo de progresivo. Si te gustan bandas como Elvenking, Stormwarrior o Freedom Call, entonces no deberías perderte la propuesta musical de esta formación. Estribillos pegadizos, melodías grandilocuentes y épicas, ritmos machacones, guitarras dobladas y partes instrumentales con garra son algunas de sus cualidades, aunque en lo que más me gustaron fue en su forma de interactuar con el público.

En general, cuando un grupo no tiene un cantante que no toque ningún instrumento, los conciertos tienden a ser algo más monótonos (porque no tienes a un frontman constantemente animando al público). Sin embargo, Seeb, vocalista y guitarrista, nos estuvo explicando, por ejemplo, que su brazo se llamaba «fist of fate» (el puño del destino) y que siempre que lo levantara debíamos gritar «fate», que formaba parte de la letra del estribillo de «To The End». O en su último tema, «The Things We Believe In», hizo que el público memorizara tres palabras seguidas en inglés, «cold, dead and gone», que era uno de los versos del estribillo.

A pesar de que quizá habría sido conveniente quitar algún tema de su repertorio para no eternizar a los grupos teloneros, la banda dio una gran actuación y consiguió hacer que la gente participase, aunque, todo sea dicho, el ambiente estuvo algo más animado con Serious Black.

Setlist:

  1. Intro (Orden Ogan)
  2. F.E.V.E.R.
  3. To New Shores of Sadness
  4. The Lords of the Flies
  5. To The End
  6. Ravenhead
  7. We Are Pirates
  8. Deaf Among the Blind
  9. The Things We Believe In

Let the Hammer Fall

hammerfall-madrid-2015

Y, por fin, ya con la sala abarrotada y con un calor infernal, llegaba el turno de ver en qué estado nos visitaba HammerFall en su gira de presentación de (r)Evolution, su último CD. A decir verdad, fue el gran olvidado y es que tocaron sólo 4 temas del total de 16 que interpretaron, algo que seguro agradecieron los seguidores más veteranos.

Arrancaron con «Hector’s Hymn» y un sonido horrible, enturbiado por unas guitarras muy sucias, pero eso no impidió que, a pesar de ser una de las nuevas, el respetable coreara el estribillo y vibrara a ritmo de doble pedal. Es de agradecer que la banda trajera el enorme telón de fondo y los paneles laterales, que escondieron la fría y sosa pared de la Shoko, que desluce muchos de los conciertos que pasan por allí. Además, el juego de luces que el grupo lleva está muy trabajado y, sin duda, suma puntos al espectáculo, que complementan con tubos de vapor denso en momentos puntuales. Ni que decir tiene que los 18 años que llevan en activo son la causa de que veamos encima del escenario a unos músicos con tablas, con una coreografía de posturas conjuntas muy ensayadas y midiendo muy bien los tiempos en cada canción. Saben cuáles son sus puntos fuertes y los saben explotar.

Dicho lo anterior, es preciso recordar que el vocalista Joacim Cans no es el alma de la fiesta sobre el escenario y, aunque anima y se mueve de un lado a otro, no dijo ni un solo «muchas gracias» hasta que quedaban tres o cuatro temas para acabar. Es algo frío y tampoco canta como antes (de hecho, usa mucho el recurso de poner el micro para que el público cante, algo que le viene perfecto para partes vocales exigentes), así que su papel sólo se puede catalogar como correcto, ni muy bien, ni muy mal. Por el contrario, el regreso del ex-guitarrista de la banda, Stefan Elmgren, pero como bajista (para sustituir temporalmente a Fredrik Larsson, que ha sido papá recientemente), se agradeció muchísimo. No paró de sonreír, hacer guiños al público e interactuar con sus compañeros.

Si no fuera por ese punto frío y mejorable, el repertorio de HammerFall fue a lo seguro, muy ganador y basándose en sus hits. Para que os hagáis una idea, el tercer tema en caer fue «Renegade», todo un clásico que muchas bandas reservarían para los bises. Fueron muy celebrados los recuerdos al Legacy Of Kings, «Heeding The Call» y «Let The Hammer Fall» (aquí Joacim sí interactuó con el público y preguntó que quiénes habían venido a ver por primera vez al grupo para aclararles lo que había que gritar cuando ellos decían «Let the hammer»).

El citado Elmgren protagonizó uno de los momentazos de la noche, y es que para darle descanso a Joacim, el grupo interpreta un medley instrumental repasando temas propios como «Keep The Flame Burning», «Hero’s Return», «Riders Of The Storm» o «Trailblazers» (estos tres últimos del álbum Crimson Thunder). Y, claro, Elmgren se cuelga la guitarra y ejerce de guitarra líder, haciendo que el bueno de Pontus Norgren se ocupe del bajo. Fue un momento muy entretenido y en el que el público coreó muchos de los estribillos que estaban tocando.

medley-hammerfall-madrid-2015

Por supuesto, la balada «Glory To The Brave» (curioso que alguno cantara la versión en español que hizo en su momento José Andrea, ex-cantante de Mägo de Oz) y «Hearts On Fire» fueron de las más cantadas y celebradas.

Buen concierto de HammerFall, que tiró de nostalgia para contentar a sus seguidores y hacer que el martillo siga cayendo durante muchos años más.

Setlist:

  1. Hector’s Hymn
  2. Any Means Necessary
  3. Renegade
  4. B.Y.H.
  5. Blood Bound
  6. Heeding the Call
  7. Let the Hammer Fall
  8. Live Life Loud
  9. Medley instrumental (400 Meter Medley)
  10. Threshold
  11. Last Man Standing
  12. Glory to the Brave
  13. We Won’t Back Down
  14. HammerFall

Bises

  1. Templars of Steel
  2. Bushido
  3. Hearts on Fire
  4. Outro: Dreams Come True

Escúchalo como playlist en Spotify:



Foto principal: web de HammerFall

César Muela

Periodista y músico. Sr. Lobo en Xataka. Padre de Más Decibelios. También colaboro en RafaBasa.com
César Muela

Etiquetas: , , ,




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑