Críticas

Publicado el 6 de febrero de 2021 a las 11:42 | por Más Decibelios

0

Foo Fighters – Medicine at Midnight

Ya está aquí el nuevo disco de Foo Fighters, Medicine at Midnight, el décimo trabajo de estudio de la banda de Dave Grohl. ¿Lo escuchamos?

Contexto

Allá por 2011, justo antes del giro de Wasting Light, pensé que Foo Fighters estaban total y absolutamente quemados. En ese momento, Foo Fighters era su único gran álbum, con la continuación de Foo, The Colour and the Shape, montada en la cola del debut homónimo como una alternativa decente.

Sin embargo, a pesar de mis alabanzas a ambos discos, no están del todo cohesionados en el sentido de «experiencia de álbum». Uno de los mayores problemas que tengo con Foo Fighters es que sus álbumes siempre parecen trabajos de acolchado de retazos: una pista autónoma que se cose con otra, sólo para llegar al final. Aunque el LP de debut y el siguiente están en gran medida exentos de tales críticas, el problema vuelve a surgir desde entonces.

Como tal, con un historial de fabricación de álbumes miope, durante mucho tiempo tuve al grupo como una banda de singles – el tipo de banda que puede elaborar un hit de radio mordaz, pero siempre falla en tejer un álbum atractivo y bien pensado cuando se trata de juntar proyectos enteros. Y, hombre, no me malinterpretes, los singles de la banda de finales de los años noventa y de la década de los noventa son definitorios de su carrera, pero en los álbumes en sí, entre esas pistas clásicas se encuentra una serie de canciones que van de olvidables y promedio a decentes. Puede que me enamore de este sentimiento, pero creo que es una observación justa que Foo Fighters son más conocidos por escribir singles realmente grandes que álbumes.

Por supuesto, esta opinión fue rápidamente borrada en 2011 cuando Wasting Light entró en la ecuación. Es el año en el que, tras diecisiete años de vida, la banda decidió elaborar el álbum más puntilloso de su carrera. Es un disco rebosante de gloriosas melodías de rock de primer nivel de principio a fin; un álbum de rock tan impecablemente diseñado que, a día de hoy, todavía me deja boquiabierto por la calidad y la sucinta ejecución de todo ello, simplemente porque va en contra de todo lo que estoy acostumbrado a ver y escuchar de la banda.

Dura casi cincuenta minutos, pero parece un álbum veraniego de treinta minutos, repleto de todos los rasgos positivos de la banda: es pesado, groovy, ingenioso y deliciosamente pegadizo. Así que, sí, después del despliegue de calidad que supuso Wasting Light, volví a estar muy atento a esta versión revitalizada de la banda, esperando ansiosamente el proyecto increíblemente único que fue Sonic Highways en 2014: un disco que, sobre el papel, sonaba increíble en su concepto, pero que fue terriblemente mal calculado y superficial en su ejecución.

El disco fue acompañado de un documental de la HBO (la mitad mejor ejecutada del proyecto) que se adentraba en la historia musical de Estados Unidos; los Foo explorarían ocho ciudades, aprovecharían su herencia musical y grabarían una canción en un estudio de grabación famoso de esa ciudad, en reverencia a sus contribuciones. El problema de este concepto idiosincrático era que el álbum no reflejaba los estilos y las escenas investigadas, y no era más que una canción estándar de Foo con alguna figura musical invitada del estilo/escena en el que se basaba.

La verdad es que la banda nunca se ha recuperado de ese proyecto amargamente decepcionante. Y lo que es peor, mientras que antes se podía acreditar a Foo Fighters por escribir singles intensamente agradables por encima de álbumes completos, después de Sonic Highways se demostró que incluso ese atributo se había desvanecido en la oscuridad; el lado medio de la banda ahora engulle completamente sus trabajos. Todos los EP de la banda y el excepcionalmente soso Concrete and Gold mostraban ahora una banda completamente desprovista de creatividad.

Aunque suene duro, no hay ni un solo momento memorable en esos proyectos, y es música reservada en última instancia para el ambiente de los supermercados y los estantes de ofertas.

El disco

De hecho, me pregunto por qué continúo siguiendo a una banda que parece haber tocado techo hace diez años, pero en lo que respecta a Foo Fighters en 2021, la razón por la que estoy aquí sentada reseñando Medicine at Midnight es porque sus singles formaron una niebla impenetrable y enigmática sobre lo que sería la verdadera calidad del álbum: encaramado en el filo de la navaja, deseando partirse en dos.

Por un lado, el comportamiento benigno de «Shame Shame» me pareció extremadamente catártico y algo refrescante, a pesar del título terriblemente distraído de la canción y del «shame, shame» de Grohl, que me hizo recordar a Cersei Lannister caminando por Desembarco del Rey, en pelotas, recibiendo orina e insultos en su camino.

Hay algo en la pedestre estrofa de la canción, llena de funk dominado por el groove, que se adentra en un estrecho agujero que finalmente desemboca en un estribillo de grandiosidad sintética. Los dos segmentos fluyen muy bien juntos y es una malla de rock sintético y folk con la que puedo estar de acuerdo. Sin embargo, en el otro lado de la moneda, «No Son of Mine» trajo la semilla de la duda sobre lo que íbamos a tener aquí. Es una ofrenda que se describe mejor como una canción de rock de papá francamente mala. Esta incertidumbre se redobló con «Waiting on a War», un tema que camina perfectamente entre la calidad contrastada que reflejan sus dos anteriores singles. Tiene una medida igual de elementos buenos e insípidos, pero su intento de capturar la acumulación épica de «Free Bird» de Lynyrd Skynyrd puso sobre la mesa un compromiso encomiable, ya que tiene medio éxito en su empeño.

Así que supongo que la única pregunta que queda es, ¿en qué lado quiere residir Medicine at Midnight? ¿Supera el álbum el estancamiento que Foo Fighters ha intentado evadir durante la última década -con la amalgama de pop y rock cargado de sintetizadores de «Shame Shame», salpicado de matices folclóricos- o quiere seguir supurando en el terreno de las melodías rockeras inmediatamente olvidables con temas como «No Son of Mine»?

En un extraño giro de los acontecimientos, Medicine at Midnight no supera ese obstáculo, sino que el álbum se queda a medio camino y se aferra a él para no volver a caer al fondo. Hay algunas grandes ideas en el corazón de esta cosa, y yo diría que es el mejor álbum que los Foo han hecho desde Wasting Light, aunque eso no dice mucho.

Hay un montón de grandes riffs a los que hincarle el diente, y el LP tiene un ferviente enfoque en los ritmos discotequeros que el bajista que hay en mí no puede negar – «Making a Fire», «Shame Shame» y «Medicine at Midnight» son obvios defensores de este aspecto. El tema que da título al disco es una recomendación muy digna porque tiene un ritmo innegable y una estética de club nocturno sórdido. Además de la gran instrumentación que hay detrás de la pieza, el enfoque vocal de Grohl es excitantemente diferente y se suma al disfrute de la pista.

En su mayor parte, Medicine at Midnight es un LP agradable. «Holding Poison» tiene un aire a los Them Crooked Vultures de Josh Homme, en su chirriante riff de guitarra, y, en general, todas las pistas aquí traen grandes riffs y grooves aún mayores.

Conclusión

La concisa duración del álbum (36 minutos) también juega mucho a su favor. Es como si Foo Fighters quisieran meter todo lo posible en el álbum y contarlo de la manera más breve posible. «Chasing Birds» y «Love Dies Young» son muy olvidables, seguro; «Cloudspotter» (con la excepción del efecto de guitarra en la estrofa, que me recuerda a «Admission» de Torche) y «Waiting on a War» son un poco planas y poco inspiradas, pero en general, este es un retorno decente para la banda y debería saciar la sed de cualquier fan de Foo Fighters.

Adaptación al español de la crítica de Simon K.

Ficha

Discográfica: RCA Records
Fecha de publicación: 05/02/2021
Canciones fundamentales: «Shame Shame», «Medicine at Midnight», «Making a Fire»
Escúchalo: en SpotifyApple MusicYouTube
Cómpralo: en Amazon

Portada

Más Decibelios
Foo Fighters – Medicine at Midnight Más Decibelios

Los Foo ha vuelto (más o menos).

3.2


Etiquetas: ,




Suscribir
Notificarme de
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comentarios
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Volver arriba ↑

0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor, deja tu comentariox
()
x