God Is An Astronaut – Helios | Erebus

Fácil de escuchar y lleno de contrastes.

El post-rock y post-metal están viviendo un momento bastante dulce con una hornada de nuevas bandas practicando los estilos y teniendo aceptación en medios especializados que normalmente no trataban esos géneros. Pienso aquí en grupos como Russian Circles, Mogwai o Toundra, en el caso de España. El nuevo disco de God Is An Astronaut, Helios | Erebus, es uno de los más esperados de este 2015. Escuchemos qué tal.


Lo primero que debemos tener en cuenta es el concepto sobre el que gira el álbum, que ya es el séptimo en la discografía de la banda irlandesa. Se basa en la dualidad Sol (Helios) y Oscuridad (Erebus) y, por tanto, lo conciben como un trabajo lleno de contrastes. Y, efectivamente, así lo es.

“Agneya”, que significa ‘hija del dios del fuego’, es la primera en darnos la bienvenida a este mundo dual de GIAA. Unos sintetizadores y unos arpegios de guitarra en limpio nos van introduciendo en una ambientación misteriosa, sobre la que poco a poco se construye un ritmo con constantes destiempos y unas guitarras que no paran de añadir capas de sonidos. Tiene un planteamiento minimalista, por lo que va de menos a más. La parte más dura, situada en torno al segundo tercio, hará las delicias de los amantes del progresivo, por la caña y por la manera que tiene de pivotar sobre su propio sonido, todo ello sin perder la base armónica. Prepárate para los segundos finales, en los que el grupo despliega una intensidad genial que pondrá a prueba tus parlantes.

El contraste de ese final que comentamos con el principio de “Pig Powder” produce una sensación extraña, como cuando entras en agua fría y de repente cambias a agua caliente. Los primeros compases de este tema son todo sosiego y calma, aunque a partir de la mitad más o menos aparecerá un poderoso palm-mute y unas guitarras efectizadas que cabalgan con un ritmo machacón. Los arreglos de sintetizador le aportan más fuerza a una canción autoconclusiva que puede servir de resumen del buen estado en el que regresa God Is An Astronaut.

En “Vetus Memoria” escuchamos unas armonías muy típicas en el post-rock, con unas melodías de guitarra que acarician y una batería que fluye muy bien entre el bajo y ese piano a lo Mike Oldfield, que le queda muy bien a este tema. La parte con más gancho podría haber sido compuesta por cualquier grupo de rock independiente de la actualidad, solo que aquí en ningún momento se echa en falta letra. Me encanta el cambio en el último tercio, en el que entra la guitarra distorsionada y con phaser y, a partir de ahí, se convierte en una pieza de post-metal muy cañera.




“Finem Solis” es un corte experimental que se balancea entre el ambiente y el noise, con mucho sintetizador al principio, una parte bizarra de ruido puro y unos arpegios de guitarra en limpio al final bastante bonitos. Los ocho minutos y medio de “Helios | Erebus” son para disfrutarlos de principio a fin. Desde la suavidad con la que arrancan las guitarras, que son arropadas con una batería ejecutada con mucha clase, pasando por la parte intermedia más rockera, con unos coros femeninos muy apropiados, hasta llegar al piano final y la conclusión, en la que la voz humana, sin una letra reconocible, canta algunos fraseos que le dan un punto interesante al tema. Los metaleros vuelven a estar de enhorabuena porque tiene un cierre bastante potente.

“Obscura Somnia” podría entrar dentro de cualquier recopilatorio de música para estudiar o para relajarse. Es muy chill out/minimal, pero es complicado apreciar el sello de God Is An Astronaut en un tema que aglutina capas de sonidos sin mucha personalidad. No es mala, pero creo que no aporta demasiado en el álbum.

“Centralia” es una de las más diferentes y, bajo mi punto de vista, con la que más han acertado los irlandeses. Siguiendo un patrón minimalista y una base de guitarra melódica, van armando un tema que tiene mucho feeling. A pesar de ser bastante simple, tiene algo que te engancha. Y ese cambio de tercio con un riff totalmente metalero le da mucho aire a uno de los mejores cortes del álbum.

Unas melodías bastante accesibles sirven de esqueleto para “Sea of Trees”, que tiene un sonido ligeramente distinto al resto, como si hubiera sido grabada en una sesión aparte. Rompe un poco con la coherencia que el trabajo tenía hasta ahora, pero enseguida pasas a apreciarla como pista individual y se disfruta bastante. Vuelve a utilizar algunos coros humanos para darle un toque brillante muy apropiado y, aunque por la evolución va pidiendo una parte cañera al final, te dejará con las ganas y termina de una manera bastante calmada.

Conclusión

Es un disco muy fácil de escuchar, con estructuras bastante directas y unas composiciones que, sin ser excepcionales, demuestran gran efectividad. Puede ser un buen álbum para iniciarse en el post-rock o, simplemente, una manera de escuchar canciones llenas de contrastes muy bien hilados entre sí. Altamente recomendado.

Ficha

Discográfica: Revive Records
Fecha de publicación: 21 de junio de 2015
Dos canciones fundamentales: “Helios | Erebus”, “Centralia”
Escúchalo: en Spotify
Cómpralo: en Amazon o en Bandcamp

Portada

god-is-an-astronaut-helios-erebos

Listado de temas

  1. Agneya (4:58)
  2. Pig Powder (5:40)
  3. Vetus Memoria (5:21)
  4. Finem Solis (5:03)
  5. Helios | Erebus (8:31)
  6. Obscura Somnia (4:04)
  7. Centralia (6:47)
  8. Sea of Trees (4:49)

Gira

El grupo, que pasó en mayo por España, tiene una serie de fechas en los próximos meses por Europa. Es poco probable que vuelvan por España este año. No se sabe si tienen planes para visitar Latinoamérica. Más info en su Facebook oficial.

Total
0
Shares
Suscribir
Notificarme de
guest
0 Comentarios
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Artículo anterior

Lindemann – Skills In Pills

Artículo siguiente

Así fue el regreso de Atlas a los escenarios

Artículos relacionados
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor, deja tu comentariox