Lenny Kravitz – Strut

Rock, funk y soul de calidad. ¿Hace falta algo más?

A menudo, cuando hablamos de genios contemporáneos, nos solemos quedar en Freddie Mercury, Michael Jackson o Luciano Pavarotti, por mencionar a los más comunes. Ni que decir tiene que suele haber una preferencia por alabar las virtudes de artistas fallecidos. Es algo comprensible, pero también me gustaría romper una lanza en favor de otros posibles candidatos, que están vivos y podemos disfrutar en la actualidad. Es el caso de Dave Grohl, Paul McCartney o… Lenny Kravitz. ¿Perdón? ¿Lenny Kravitz? Sí, considerado como una vieja gloria de los 90, creo que es un genio, menospreciado tal vez por sus singles conocidos y porque quizá nunca nos hayamos parado a escuchar bien su música. Como todo el mundo, habrá tenido sus aciertos y sus errores en su carrera, pero, desde luego, nadie puede negar el talento de componer, producir e interpretar casi todo lo que suena en sus trabajos. No se trata de hacer comparaciones con otros genios, sino de entenderlo y apreciarlo en su contexto. Que haga música más o menos comercial no debería servir para medir lo bueno o malo que es.

Tras el párrafo introductorio, que bien podría servir para acusarme de fanático del músico (ya os digo que no es así), vayamos al grano: el nuevo disco de Lenny Kravitz se llama Strut, es el décimo en su trayectoria y no queríamos pasar la oportunidad de escuchar en qué estado vuelve el neoyorquino.



“Sex” supone un inicio de disco muy funk, con un sonido retro bien conseguido y con un groove interesante que, para mí, se rompe cuando comienza a cantar Lenny. Da la sensación de que está en una tesitura demasiado aguda y acaba resultando algo chillón. Afortunadamente, enseguida llega el estribillo, muy pegadizo y sensual, aunque lo realmente catchy viene después, en el desenlace, con unos fraseos que desembocan en “sex, sex, sex”, para que a nadie se le olvide de lo que estamos hablando.

Si “Sex” nos ponía el funk en la frente, “The Chamber” aporta el toque disco, con una línea de bajo que parece sacada de los 70 y que es el conductor principal del tema. La melodía de la estrofa es relajada y se queda a la primera. Casa muy bien con el estribillo, que se apoya mucho en el bajo para crear un conjunto armónico rico y atractivo. “Dirty White Boots” sirve para darle un poco de ganancia a la guitarra y regresar al sonido más rockero del artista. Por el ritmo que marca la batería, parece que es un tema en constante crecimiento, pero no es así. Sólo hay un breve descanso (o release) en la parte instrumental, en la que escuchamos el primer solo de guitarra del disco, pero luego regresa al mismo ritmo machacón y al estribillo, sustentado en un efectista “Come on!”. Hasta ahora, todos los temas se hacen cortos, y eso es bueno.



Después de tantos años en el negocio, Lenny no podía permitirse no tener una canción dedicada a su ciudad. Por eso, “New York City” es un homenaje en el que cuenta lo que representa para él su Manhattan querido (“She is my heart, I love New York City. She’s lived and died so many times, yeah!”, reza el estribillo). Es otro corte muy funk, con un bajo bien presente y con un groove que conquista rápido. Los arreglos de saxo, los coros y los detalles de guitarra terminan de poner el broche a una de las mejores canciones del disco. Y sí, a mí también me ha recordado la voz de Lenny en ciertos pasajes a Paul Stanley de Kiss.

“The Pleasure and the Pain” es un elegante tema bluesero, con una guitarra exquisita y unas líneas vocales con mucho feeling. No se queda corto el sencillo solo de guitarra pasada la mitad del tema, que demuestra que no hacen falta muchas notas para lograr transmitir. Muy buena la producción en general del tema, que incluye arreglos de viento y unos coros soul muy bien empastados. “Strut” es un corte muy macarra, rockero y pegadizo. La estrofa sigue un patrón de rock clásico que te dará la sensación haber escuchado ya alguna vez y el estribillo es la respuesta perfecta a ese patrón. Nada nuevo bajo el sol, pero da gusto escuchar a Lenny explotando la fórmula que siempre le ha ido bien.

“Frankestein” es uno de los cortes más diferentes del CD. Tiene un fraseo incompleto que se repite durante toda la canción y que, de un modo u otro, se te acaba metiendo en la cabeza. Pero luego llega el estribillo, a un tempo muy calmado y con un rollo muy especial. Una vez más, destaca la producción, con unas armónicas del propio Lenny que quedan genial y un solo de saxo de Harold Todd de locura. Una guitarra acústica es la encargada de introducirnos “She’s A Beast”, una balada casi country tocada con mucho gusto. La guitarra eléctrica es una delicia y el cello, viola y violín le acaban dando ese toque único.

“I’m A Believer” no es una versión del famoso tema de The Monkees (que volvió a hacerse famosa por el cover de Smash Mouth para la banda sonora de Shrek), aunque tiene un aire happy similar, palmadas incluidas. La guitarra eléctrica con ganancia media es la que lleva el peso rítmico, lo que le da ese punto rockero. Quizá de las más ‘normalitas’ del disco.

¿Por qué siempre acabamos cantando el mismo “Happy Birthday” de toda la vida? Es probable que fuera lo que pensara Lenny, que se ha marcado un tema blues justo para felicitarte el cumpleaños. Lo peor es que el estribillo es tan pegadizo que acabarás cantándolo como un tonto, sin ser consciente de lo que estás diciendo. No sé si acabará convirtiéndose en un clásico de fiestas pero, desde luego, lo preferiría al ya manido ‘cumpleaños feliz’ de siempre. ¡Vaya lección de groove que da el tema!

“I Never Want To Let You Down” es otra de las lentas, pero quizá con un gusto por encima de las demás. La guitarra es tan cálida que parece que te acaricia y el estribillo, con los arreglos de viento, es todo un himno. Destacable también la fuerza y el sentimiento soul que tiene Lenny cantando. De mis favoritas.

“Ooo Baby Baby” cierra el disco en clave de soul. No parece que sea una canción de 2014, y quizá sea su mayor virtud, que te traslada a otra época. Supongo que la disfrutarán los más nostálgicos, aunque, en realidad, está tan bien interpretada que es difícil no disfrutarla.

Como bonus tracks encontramos “Sweet Gitchey Rose”, contundente, rockera y sensual. Puede recordarte al sonido crudo de El Camino de Black Keys. “Can’t Stop Thinkin’ ‘Bout You” es un tema tranquilo y con una onda de soul clásico que, de nuevo, da gusto escuchar.

Conclusión

Si estás cansado de la típica música pop del momento, no deberías perderte este Strut, un álbum con clase, con mucha riqueza musical y con una clara intención: pasar de las modas y hacerte disfrutar con una buena dosis de rock, funk y soul. Si añadimos a la mezcla la manera Lenny Kravitz de hacer las cosas (experiencia + talento), ya deberías estar dándole al play.

Ficha

Discográfica: Roxie Records
Fecha de publicación: 23 de septiembre de 2014
Tres canciones fundamentales: “New York City”, “Strut”, “I Never Want To Let You Down”
Escúchalo: en Grooveshark o en Spotify
Cómpralo: en Amazon o en iTunes

Portada

Lenny Kravitz - Strut

Listado de temas

  1. Sex
  2. The Chamber
  3. Dirty White Boots
  4. New York City
  5. The Pleasure and the Pain
  6. Strut
  7. Frankenstein
  8. She’s a Beast
  9. I’m a Believer
  10. Happy Birthday
  11. I Never Want to Let You Down
  12. Ooh Baby Baby

Bonus tracks:

  1. Sweet Gitchey Rose
  2. Can’t Stop Thinkin’ ‘Bout You

Gira

Hay gira confirmada por Europa, pero nada todavía por España o Latinoamérica. Más información en su web oficial.

Total
0
Shares
Suscribir
Notificarme de
guest
2 Comentarios
El más antiguo
El más nuevo El más votado
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
coco
coco
7 años

el mejor review que vi hasta ahora tu si escuchaste detenidamente, la verdad que suena excelente los instrumentos se escuchan a la perfección no como hoy en día donde le ponen a todo volumen que suene fuerte pero pierde calidad de sonido.
la verdad te felicito por la critica.

Artículo anterior

Danger Danger llenó de hard rock la Sala Arena de Madrid

Artículo siguiente

Portada y tracklist del nuevo disco de Pink Floyd, The Endless River

Artículos relacionados
2
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor, deja tu comentariox