Críticas

Publicado el 18 de marzo de 2018 a las 14:08 | por Más Decibelios

10

Stone Temple Pilots – Stone Temple Pilots (2018)

Ya está aquí el nuevo disco de Stone Temple Pilots con su nuevo cantante, Jeff Gutt. Es homónimo, aunque la banda le ha puesto 2018 al final para dejar claro que es el de este año y no el último que sacaron con el fallecido Scott Weiland en 2010, que también fue homónimo. Lo escuchamos:



Imagínate por un segundo abriendo una lata de salchichas y frijoles y encontrando sólo frijoles dentro; escuchando Nirvana sin Kurt Cobain; o viendo Toy Story sin Woody y Buzz en ella. Son ejemplos quizá exagerados, pero todos tienen el mismo resultado: falta el ingrediente principal.

Sin embargo, las diferencias para estas áreas son cruciales: en una película se puede escribir un cuento inteligente para Toy Story que podría funcionar sin sus dos carismáticos protagonistas; si no tienes salchichas en la lata, puedes conseguir un reemplazo; pero para una banda, si algo trágico o desafortunado le sucede a su punto de venta más atractivo, hay poco que puedas hacer al respecto.

Definitivamente es un área moralmente gris para mí, especialmente cuando el cantante de la banda muere. Quiero decir, ya fue bastante malo cuando Weiland dejó STP de nuevo en 2013 y Chester Bennington tomó el relevo como su cantante oficial – una combinación que siento que no funcionó – pero cuando ese cantante muere, hay un legado allí que siento que debe permanecer intacto y dejado solo.

STP son un caso aún más raro, sin embargo, y tienen una nube algo siniestra que se cierne sobre su nombre ahora que ambos de sus cantantes están a dos metros bajo tierra, pero estoy divagando. Incluso con este factor espeluznante fuera del escenario, cuando estás ahí fuera sin tu ingrediente principal hay una tendencia que se repite que parece ocurrir y es a la vez completamente desconcertante y que no tiene sentido para mí: contratar a un nuevo cantante que suena exactamente igual que el anterior.



Al igual que Alice in Chains, no puedo entender por qué una banda escogería una imitación de su ex cantante; uno fallecido nada menos. Es espeluznante y cínicamente perezoso. El pensamiento dominante es que están sentados sobre un nombre reconocible, así que un cambio es imposible, pero para ese nombre los fans quieren la misma familiaridad que ofrecía originalmente. Sin embargo, seguir por este camino me deja un mal sabor de boca, escuchar a Jeff Gutt de Factor X intentar transmitir la sordidez inalcanzable que poseía Weiland me hace pensar que Stone Temple Pilots es una toma de dinero calculada y artificial.

Lo peor es que el sonido de STP aquí probablemente no se habría salvado aunque Scott estuviera vivo para cantar en él. Esta oferta retro es una colección aburrida de melodías de grunge y rock alternativo que se mueve con un slump letárgico, «Just a Little Lie» tiene un groove funcionalmente efectivo, junto con efectos de guitarra brillantes que tienen un firme agarre en la canción, pero dios, ¿se ha hecho un millón de veces antes – y mucho mejor?

Todo aquí funciona adecuadamente, no hay nada ofensivo que reportar, pero el problema es que todo se siente sin alma y sin números, sólo que ahora con la dificultad añadida de un tipo tratando de sonar como alguien más; y eso para mí hace que todo se sienta falso y sucio.

No tengo nada en contra de que Jeff cante, es un frontman muy capaz, y ocasionalmente oirás una toma decente – a saber, el teñido Floydiano de «The Art of Letting Go» que oye algunos falsetes realmente relajantes y melodías suaves – pero sus canturreos ásperos en una canción como «Roll Me Over» o su actuación en «Finest Hour» me confundieron cuando escuchaba un álbum de Velvet Revolver. A veces me distrae mucho y al final me dejó juzgando canciones por cómo Jeff trató de sonar como Weiland que escuchando las piezas por sus propios méritos.

Conclusión

Si eres un ávido fan de la banda, como con Alice in Chains, probablemente encontrarás algo redimible aquí. Ciertamente trata de sonar como un álbum de Stone Temple Pilots, pero no puedo evitar mirar más allá del velo y ver un intento desesperado de llevar el nombre, cuando lo mejor que se puede hacer es pasar a otras empresas creativas. No es terrible, sólo deliberado, y con este enfoque viene la pérdida de su filo y energía. Con Weiland o no, este álbum nunca se podría salvar, pero cuando no está aquí para contarlo sólo hace que todo se sienta mucho peor.

Adaptación al español de la crítica de Simon K.
Ficha

Discográfica: Atlantic Records
Fecha de publicación: 16 de marzo de 2018
Dos canciones fundamentales: «Just a Little Lie», «The Art of Letting Go»
Escúchalo: en Spotify
Cómpralo: Amazon, iTunes

Portada

Listado de temas

  1. Middle of Nowhere
  2. Guilty
  3. Meadow
  4. Just a Little Lie
  5. Six Eight
  6. Thought She’d Be Mine
  7. Roll Me Under
  8. Never Enough
  9. The Art of Letting Go
  10. Finest Hour
  11. Good Shoes
  12. Reds & Blues

Gira

Stone Temple Pilots tiene unos cuantos conciertos confirmados por Estados Unidos en los próximos meses, aunque nada en el horizonte por España o Latinoamérica. Más info en su web oficial.

Más Decibelios
Stone Temple Pilots – Stone Temple Pilots (2018) Más Decibelios

Sin chispa, aburrido, artificial.

2


Etiquetas:




10 Respuestas a Stone Temple Pilots – Stone Temple Pilots (2018)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑