Crítica: Metallica – 72 Seasons

Así suena el nuevo disco de Metallica, 72 Seasons.

Ya está aquí el nuevo disco de Metallica, 72 Seasons. Sin más preámbulos, ahí va la crítica del álbum.

Metallica es ahora más que una banda. Es una empresa polifacética con participaciones en whisky, cerveza, cine, obras benéficas, giras multitudinarias, colaboraciones con fabricantes de relojes, monopatines y zapatos, y acaba de comprar una planta de prensado de vinilos. Su situación financiera apenas guarda relación con el hecho de que publiquen o no nueva música, ya que de todos modos realizan giras anuales por Estados Unidos y Europa. Esto significa que 72 Seasons nace del puro deseo de hacer música nueva y lanzarla al mundo.

La otra parte del contexto de este disco son las batallas de James Hetfield con la dependencia. Parece que James es feliz y está sano de nuevo, lo cual es increíble, y gran parte de su terapia se refleja en las letras. Hemos visto a James utilizar la experiencia personal para las letras desde el Black Album y, aunque St Anger adoptó un enfoque colaborativo para las letras, había mucho de James en canciones como “Shoot Me Again” y “The Unnamed Feeling”. Aunque sónicamente no se parece en nada a ese álbum (gracias a Dios), las letras posteriores a la terapia me recuerdan más a St Anger.

Si quieres recibir contenido gratis como este en tu móvil, únete a nuestro canal de Telegram:

telegram logo

Es como si Hardwired… to Self Destruct hubiera tenido un hijo y no supieran si el padre es Load o St Anger.

La canción que da título al disco arranca con un riff a un ritmo endiablado que no llega a ser thrash, pero que va sonando… y sonando, y sonando. Tiene energía, pero la letra es una forma limitada de poesía entrecortada y, con casi 8 minutos, es sorprendente que no pase nada. Kirk consigue sus pistas, Rob y Lars golpean a lo largo y James aúlla sobre la “ira del hombre” con el grado adecuado de angustia de mediana edad.

“Shadows Follow” parece que debería estallar después de una larga intro alimentada por la caja, pero se asienta en un agradable medio tempo. La batería de Lars está muy presente en la mezcla (lo que no es ninguna novedad), y se trata de un riff en el que Hammett da rienda suelta a su wah-wah en el solo. Todo en ella es claramente Metallica, sólo que es Metallica con calma.

“Screaming Suicide” me dejó bastante indiferente como single, pero como tercera canción ruge con fuerza. Kirk se adelanta y el estribillo es lo suficientemente grande como para que quieras gritarlo con James. Es al menos un poco más animada y Papa Hetty tiene algo de esa saliva en su voz que falta en otras canciones.

Parte del problema es que, en general, está muy bien, sin mucha innovación ni atrevimiento. El único momento de “¿qué demonios es eso?” llega al comienzo de “Sleepwalk My Life Away” con Rob ofreciendo una sabrosa acción a las cuatro cuerdas sobre el bombo de Lars y las guitarras acompañándole. Es una vibración stoner muy chula que, por desgracia, desemboca en un riff basado en un blues bastante convencional. Después de un comienzo tan bueno, podría ser cualquier canción del segundo disco de Hardwired… Lo mismo ocurre con “You Must Burn!”, que imita el golpeteo de cabeza de “Sad But True” sin tener el dramatismo lírico de esa canción.

Es dentro de este listado de temas donde “Lux Æterna” tiene sentido como single principal porque es la canción más enérgica y desenfrenada del disco. La banda está que arde en todo momento con Lars pateando a saco su bombo y algunos dedos rápidos de Kirk, James y Rob. Es un temazo que canaliza su amor por los viejos Motörhead y demuestra que aún les queda algo de thrash dentro. También es la única canción que dura menos de cuatro minutos y te deja con ganas de más.

Por supuesto, Metallica no ha tenido problemas para dar a los fans más en cada álbum desde Load, con 12 pistas de riffs en su mayoría de buenos a geniales, pero poca variación en las estructuras de las canciones o incluso en los enfoques. “Crown of Barbed Wire” podría ser una canción de casi cualquier álbum posterior a Load y parece poco probable que llegue a sonar en directo. Peor aún, tener “Chasing Light” y “If Darkness Had a Son” una detrás de otra sólo resalta la monotonía lírica que se establece. Ninguna de las dos canciones es mala, pero hay un número limitado de referencias a la oscuridad y la luz como metáfora de la que se puede extraer significado.

“Chasing Light” tiene una breve introducción acapella antes de pasar a la tercera velocidad. “If Darkness Had a Son” es un tema malo con un redoble militar que te hará fruncir el ceño, ya sabes. También tiene el mejor solo de Kirk en el álbum, pero también es simbólico del hecho de que la mayoría de las canciones se alargan porque la banda toca el riff durante un rato. No hay pasajes melódicos como en “Battery”, ni interludios de oración como en “Enter Sandman”, ni “Die, Die, Die” como en “Creeping Death”. Tampoco hay baladas, así que no hay una lenta construcción hacia un épico clímax, ni un tranquilo momento acústico.

Hay señales de vida en el último cuarto, con el punk “Too Far Gone?” que se siente como un retroceso al Garage, Inc y bastante fresco. “Room of Mirrors” tiene un aire similar, con una letra bastante cruda sobre la salud mental y la honestidad frente a las críticas. Es un gran mensaje cuando James afirma: “puede que me juzgues, puede que me entierres… o puede que me liberes”. Los incondicionales también descubrirán la referencia lírica a un tema de Death Magnetic.

El álbum concluye con la épica “Inamorata”, de once minutos de duración. Es una improvisación inspirada en el blues y Black Sabbath sobre una nueva amante. Es lujuriosa y atrevida, rebosante de masculinidad metálica. Hammett se siente como en casa aquí, creando solos alrededor del riff y utilizando su barra de whammy para expresarse. Este tema se sale y da a Rob la oportunidad de llevar la sección central con su bajo y añadir coros. Podría decirse que es la sensación más hogareña de la banda en el álbum, hay un propósito en la interpretación con Hetfield/Hammett teniendo tiempo para armonías de guitarra también, y Lars complementa en lugar de dominar. La sección final acelera el ritmo y lleva el riff de vuelta al garaje.

La curva para calificar los nuevos álbumes de Metallica no es como la de otras bandas. Creo que es seguro decir que su periodo experimental (del Black Album a St Anger) ha quedado atrás, pero tampoco están repitiendo la fórmula de Master of Puppets (ya lo hicieron con Death Magnetic).

Al igual que en Hardwired… to Self Destruct, hay canciones que gustan, y si te gustó aquel álbum, disfrutarás con la mayor parte de éste. Está muy lejos de su sonido clásico y no está a la altura de los ganchos asesinos del Black Album. Es poco probable que algo de 72 Seasons tenga poder de permanencia en sus setlists. Como en todos sus álbumes largos, un poco de edición haría que las mejores canciones tuvieran más impacto y que el conjunto fuera mucho más digerible. Pero eso no sería muy Metallica, ¿verdad?

72 Seasons es inconfundiblemente un álbum de Metallica para su mediana edad y sin ninguna pretensión de intentar ser guay, estar a la última o formar parte de una escena. Yo no lo haría de otra manera.

Adaptación al español de la crítica de kjdraven.

Ficha

Anuncios

Fecha lanzamiento: 14 de abril de 2023
Discográfica: Blackened Recordings vía Universal
Mejores canciones: “Lux Aeterna”, “Room of Mirrors”, “Inamorata”
Escuchar: en SpotifyApple MusicYouTube
Comprar: en Amazon

Portada

72 seasons metallica

Lista de canciones de 72 Seasons

  1. 72 Seasons
  2. Shadows Follow
  3. Screaming Suicide
  4. Sleepwalk My Life Away
  5. You Must Burn!
  6. Lux Æterna
  7. Crown of Barbed Wire
  8. Chasing Light
  9. If Darkness Had a Son
  10. Too Far Gone?
  11. Room of Mirrors
  12. Inamorata

Gira

Metallica está de gira por Europa y Estados Unidos y aterrizará en España en 2024 con dos conciertos en Madrid:

Para ver el resto de fechas y más info, puedes visitar su web oficial.

Newsletter de Más Decibelios

El artículo sigue más abajo, pero queremos avisarte de que tenemos una newsletter gratuita que enviamos cada domingo, así que si quieres estar al tanto de lo que pasa en el mundo de la música, cine y series, déjanos tu correo en el cuadro siguiente y nosotros nos encargamos del resto:

Metallica - 72 Seasons

Metallica - 72 Seasons
3.5 5 0 1
Metallica siendo Metallica, sin atrevimientos y sin experimentos. Van a tiro hecho y aunque el álbum ganaría más reduciendo la duración de algunos cortes, los seguidores encontrarán unos cuantos riffs y melodías disfrutables.
Metallica siendo Metallica, sin atrevimientos y sin experimentos. Van a tiro hecho y aunque el álbum ganaría más reduciendo la duración de algunos cortes, los seguidores encontrarán unos cuantos riffs y melodías disfrutables.
3,5 rating
3.5/5
Puntuación iGenial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio