Críticas

Publicado el 2 de junio de 2018 a las 16:32 | por Más Decibelios

0

Kanye West – ye

Ya está aquí el nuevo disco de Kanye West, que se titula simplemente ye, y en el que colaboran Nicki Minaj, Kid Cudi o Ty Dolla Sign. Es el primer trabajo del rapero tras The Life Of Pablo (2016). Lo escuchamos:

Analizar un álbum de Kanye West es siempre, en algún nivel, analizar a Kanye West. La habilidad del rapero para implosionar la separación entre el arte y el artista ha sido el hilo conductor de sus 15 años de carrera en solitario, desde su álbum debut de 2004, The College Dropout, hasta el desordenado pero fascinante The Life of Pablo de 2016. Con Ye, ha borrado por completo esa separación, nombrando el álbum en su honor y garabateando una referencia a su salud mental (“Odio ser bipolar, es impresionante”) en la portada.

Es un movimiento audaz, aunque sólo sea porque las acciones de Kanye como personalidad nunca han sido más bajas. Su colapso público a finales de 2016 -que tuvo como resultado tanto su hospitalización por atención psiquiátrica como la cancelación del Tour San Pablo- lo mantuvo fuera del ojo público por el tiempo más largo desde el año entre su notorio arrebato en las VMAs de 2009 y My Beautiful Dark Twisted Fantasy de 2010.

Pero su resurgimiento en el centro de atención no fue menos angustiante. Una reunión en diciembre de 2016 con el entonces presidente electo Donald Trump provocó la ira de las redes sociales, que se multiplicó exponencialmente este mes de abril después de tuitear (entre otras cosas) su renovado apoyo a Trump y a la personalidad derechista de YouTube Candace Owens. Cuando interrumpió una de sus interminables tuitstorms para dejar caer una fecha de lanzamiento para su nuevo álbum -así como las de Daytona de Pusha T, una colaboración con Kid Cudi, un protegido que iba y venía, y proyectos aún sin título de Nas y Teyana Taylor, todos producidos por Kanye- la publicidad fuera de su base de fans más devota se silenció en el mejor de los casos.

Sin embargo, ni siquiera esto habría sido mucho si hubierais entregado los bienes. Kanye, después de todo, ha pasado la mayor parte de la última década arrebatando la victoria a las fauces de la derrota autocreada. En cambio, lo más sorprendente de su octavo álbum -más bien un EP, con siete temas y 24 minutos de duración- es que tropieza por razones totalmente ajenas a su descorazonador abrazo al eslogan de MAGA en nombre del “pensamiento libre”.

No hay rasgos de Jordan Peterson, referencias a #Pizzagate, o dobles descalificaciones sobre “la esclavitud fue una elección” -aunque sí aprendemos con la emocional “Wouldn’t Leave” que casi termina con su matrimonio con Kim Kardashian. Aparte de algunas referencias forzadas y oportunas a Stormy Daniels (en “All Mine”) y al movimiento “Me Too” (en el acertadamente llamado “Yikes”), apenas hay reconocimiento de un mundo fuera de la cabeza de Kanye, lo que sería una especie de alivio si el último mes y medio no hubiera demostrado ampliamente que la cabeza de Kanye es un lugar triste y agotador en el que estar.

La claustrofobia emocional es a veces efectiva: como una crónica de vivir con una enfermedad mental, este es el trabajo más incansable de Kanye hasta la fecha. “A veces pienso cosas realmente malas”, confiesa en el desgarrador y tema de apertura “I Thought About Killing You” (Pensaba en matarte), su voz sumergiéndose en un barítono artificial picado y atornillado. “Cosas muy, muy, muy malas.” Pero cuando pasa de los monólogos casi sin filtrar a los versos estructurados, los resultados no se inspiran. “Si me acerco a un Kerry Washington, será un enorme escándalo”, de “All Mine”, es una frase muy sucia, incluso viniendo del tipo que encontró oro en Internet al rimar “croissant” con “French-ass restaurant”.

Las letras más sentidas de Kanye -para Kim en “Wouldn’t Leave” y para sus hijas North y Chicago en “Violent Crimes”– son banalidades sobre las tribulaciones de estar casado con Kanye West y los temores justificados de criar a niñas que podrían ser tratadas como él trata a las mujeres. Es decir, nada que no hayamos escuchado en, respectivamente, “Bound 2” (de Yeezus, 2013) y “Wolves” (de The Life of Pablo).

“Ghost Town”, la canción más pulida del álbum, con la guitarra psico-rock de Mike Dean y la interpolación cantada de Kid Cudi de “Take Me for a Little While” de Evie Sands, ni siquiera se digna a darnos un verso de apertura real; en cambio, Kanye tararea a mitad de sus líneas como si fuera un rasguño vocal que no se molestara en reemplazar.

Desde Yeezus, Kanye ha coqueteado con el minimalismo, repitiendo sus arreglos de una vez grandiosos hasta que las costuras sean visibles y vendiendo los resultados como una cruda honestidad sin filtrar. Pero ustedes se sienten inacabados, como si quisieran evitar otra debacle como la puesta en marcha del también inacabado The Life of Pablo y entregaron un borrador para hacer la fecha límite.

A diferencia de Daytona de Pusha, que es todo músculo y tendón, Ye se siente como una mezcla de los momentos más débiles de The Life Of Pablo. Por primera vez en su carrera, Kanye no ha guardado los mejores tiempos para sí mismo. Ni siquiera ha guardado los mejores versos para sí mismo. En muchos casos, es discutible si lo que él salvó califica como “versículos”.

Conclusión

La construcción de Ye se siente menos como una elección artística y más como un grito de ayuda. La referencia al trastorno bipolar en la portada, por muy novedosa que sea la camiseta, no es una broma; este no es un disco de una buena persona, y si lo fuera, su manía convincentemente emulada sería explotadora.

En los últimos segundos de “Yikes”, Kanye se refiere explícitamente a su “mierda bipolar” y a sus cuervos, “Ain’t no disability…I’m a superhero” (No hay ninguna discapacidad…Soy un superhéroe!) antes de soltarse con un grito aún más desquiciado que el de “I am a God” (Soy un Dios). Se siente menos como el trabajo de un superhéroe y más como el trabajo de alguien a quien le vendría bien otro año libre, lejos de Twitter, los paparazzi y el estudio de grabación.

Kanye deja claro en “No Mistakes” que él no “recibe consejos de personas menos exitosas que yo”, así que no ofreceré ninguno. Pero al verlo desenredarse en público, es fácil desearle menos tiempo en el centro de atención y un poco más de paz.

Adaptación al español de la crítica de Zachary Hoskins.

Ficha

Discográfica: GOOD – Def Jam
Fecha de publicación: 1 de junio de 2018
Canción fundamental: “Ghost Town”
Escúchalo: en Spotify
Cómpralo: Amazon, iTunes

Portada

Listado de temas

  1. I Thought About Killing You
  2. Yikes
  3. All Mine (con Ty Dolla $ign & Valee)
  4. Wouldn’t Leave (con Jeremih, PARTYNEXTDOOR y Ty Dolla $ign)
  5. No Mistakes (con Charlie Wilson y Kid Cudi)
  6. Ghost Town (con 070 Shake, Kid Cudi y PARTYNEXTDOOR)
  7. Violent Crimes (con 070 Shake, Nicki Minaj y Ty Dolla $ign)

Gira

Kanye West no tiene conciertos confirmados por el momento. Más info en su web oficial.

Más Decibelios

Más Decibelios

Hablamos de música y recomendamos grupos. El volumen lo eliges tú.
Más Decibelios

Latest posts by Más Decibelios (see all)

Kanye West – ye Más Decibelios

La construcción de Ye se siente menos como una elección artística y más como un grito de ayuda.

2


Etiquetas: ,




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑