Crítica: Ed Sheeran – (Subtract)

Ya está aquí el nuevo disco de Ed Sheeran, - (Subtract). Lo escuchamos.

Anuncios

El nuevo disco de Ed Sheeran, – (Subtract), llega con la premisa de ser uno de los más personales e intimistas del artista. ¿Qué tal suena? Vamos allá.

No ha dejado de batir récords indiscutibles, con cifras cada vez más altas en cada lanzamiento. A lo largo de los años ha acumulado decenas de conciertos en estadios con entradas agotadas, un puesto de cabeza de cartel en Glastonbury e incalculables streams (la totalidad de ÷ (Divide), de 2017, logró establecer nuevas reglas para los álbumes en streaming), pero por fin tenemos el final de la serie de álbumes que inició con su álbum debut de 2011 + (Plus). Su quinto y último gambito matemático, – (Subtract), resulta apropiado dada su afición a reducir los géneros a éxitos genéricos y aburguesados.

Pocos nombres han impregnado la cultura musical de los años 10 y 20 como Ed Sheeran. Sus huellas están presentes en varios éxitos y álbumes a lo largo de las décadas, demasiados para mencionarlos. Esta vez las cosas van a ser diferentes. Para lo que se ha descrito como su “álbum más personal hasta la fecha”, ha contado con la ayuda del extraordinario productor Aaron Dessner, guitarrista de The National que últimamente está en racha.

Dessner ya ayudó a Taylor Swift en sus álbumes Folklore y Evermore, que fueron aclamados tanto por la crítica como por los fans, por lo que ha quedado demostrada su capacidad para congraciarse con una superestrella y captar la crudeza emocional a través de composiciones delicadas y una intriga meditada. El giro de Sheeran parece un intento de la megaestrella de afinar en algo más delicado, pero lamentablemente no da en el blanco. Cuando has apostado toda tu carrera a ser accesible y singular -un hombre y su guitarra-, la idea de que ahora estás cavando más profundo presenta sus propios escollos.

El toque de Dessner es apagado pero evidente. Las florituras orquestales y las composiciones dispersas aportan una dimensión sin la cual Subtract habría corrido una suerte aún peor: ser directamente olvidable. Dejando a un lado las listas de éxitos (“Eyes Open”), los intentos de Sheeran de ser personal -hasta una portada para Rolling Stone U.K. que se embarca en enturbiar las aguas claras de su retirada de la prensa en la que denunciaba la necesidad de la opinión crítica- no dejan lugar a dudas.

Entre los arreglos acústicos y los ritmos típicos se muestra feliz de dejar que las olas revolcándose le arrastren, lo cual, dado el 2022 que tuvo, incluyendo la pérdida de su partidario de siempre y amigo íntimo Jamal Edwards, se siente absolutamente necesario.

Apoyándose en gran medida en la imaginería costera (el álbum se grabó en la costa de Kent, con vídeos musicales también filmados en su condado natal de Suffolk), es suficiente para que se note y se cuestione por qué no lo abrazó en su totalidad y apostó por un álbum conceptual de algún grado – al menos tales ideas habrían aportado algún tipo de mérito artístico. En lugar de eso, nos quedamos con 14 canciones que, como prometía, ofrecen un lado más personal de Sheeran, que escribe declaraciones rumiativas como “¿Es este el final de nuestra juventud cuando el dolor empieza a apoderarse de nosotros?”. (“End of Youth”), aunque sigue eludiéndonos a través de una composición pop convencida de que las emociones necesitan vestirse de repetitivos motivos pedestres y servirse en bandeja de plata.

El lanzamiento también va acompañado de una serie documental en Disney+ que refuerza esta conexión personal al eliminar la pretensión. Pero mientras La Suma de Todo deja a Sheeran al desnudo, Subtract no consigue causar la misma impresión. No sigue su rutina habitual, pero desde luego no cae muy lejos del árbol.

Dada su envergadura como artista -podría decirse que demasiado grande para fracasar en esta coyuntura-, cabe preguntarse por qué no intenta al menos progresar. Su buena amiga Swift ha demostrado que se pueden encabezar las listas de éxitos y llenar estadios y, al mismo tiempo, servir a un propósito artístico mayor. Sin embargo, Sheeran parece feliz de jugar con las masas con su propia fórmula de manual que, incluso cuando emplea al nuevo productor indie de moda, sigue sintiéndose perdida.

“Life Goes On” parece la respuesta desamparada a “Thinking Out Loud” (la canción con la que tuvo la disputa legal con Marvin Gaye, que finalmente ganó Sheeran). “Colourblind” actúa como una pintura por números de las emociones, con un xilófono enfermizamente dulce incorporado para martillear sus ideas de corazón. “Dusty” demuestra que Sheeran es un “oyente de música de verdad” al referirse a la escucha de discos después de dejar flotar suavemente la idea de “mover un dedo” y elegir uno. El momento más conmovedor llega en “Sycamore”, donde aborda el diagnóstico de cáncer de su mujer durante su segundo embarazo mientras reflexiona: “Cariño, ¿qué será de ti y de mí?”.

Aunque Sheeran es experto en amoldarse a los géneros -ya sea reggaetón (“Sigue”, con J Balvin), rap (“Take Me Back To London”), rock (“Bad Habits ft Bring Me The Horizon”), baladas acústicas (“Perfect”) o su adorado pop de magnolia (“Shape Of You”)-, con estas excursiones superficiales es como si un niño eligiera el disfraz de Halloween imprescindible de este año, aunque pueda ser divertido, el verdadero miedo está en el control que ejerce sobre la cultura.

Lo único que aún no ha intentado de verdad es ser él mismo, a menudo da la sensación de que la conexión está presente pero que el éxito llama a cada movimiento en lugar de un propósito más grandioso que lleva a momentos que no consiguen despegar.

En el cálculo final de su serie matemática, el mayor problema a resolver es para qué ha servido todo. Si añadimos una pieza más a los cuatro álbumes que ya han arrasado en las listas de éxitos, el imparable Ed Sheeran continúa como siempre: elevando las cifras a nuevos máximos, pero dejando inevitablemente grandes preguntas sin respuesta.

Adaptación al español de la crítica de Steven Loftin.

Ficha

Anuncios

Fecha lanzamiento: 5 de mayo de 2023
Discográfica: Atlantic Records / Warner
Mejores canciones: “Eyes Closed”, “Sycamore”
Escuchar: en SpotifyApple MusicYouTube
Comprar: en Amazon

Portada

ed sheeran substract portada

Lista de canciones de – (Subtract)

  1. Boat
  2. Salt water
  3. Eyes closed
  4. Life goes on
  5. Dusty
  6. End of youth
  7. Colourblind
  8. Curtains
  9. Borderline
  10. Spark
  11. Vega
  12. Sycamore
  13. No strings
  14. The hills of Aberfeldy

Bonus tracks:

  1. Wildflowers
  2. Stoned
  3. Toughest
  4. Moving

Gira

Ed Sheeran por ahora solo tiene conciertos confirmados por Estados Unidos. Más info en su web oficial.

Ed Sheeran - (Subtract)

Ed Sheeran - (Subtract)
2 5 0 1
Cuando has apostado toda tu carrera a ser accesible y singular -un hombre y su guitarra-, la idea de que ahora estás cavando más profundo presenta sus propios escollos
Cuando has apostado toda tu carrera a ser accesible y singular -un hombre y su guitarra-, la idea de que ahora estás cavando más profundo presenta sus propios escollos
2,0 rating
2/5
Puntuación iPobre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio