Crítica: Barbie, la película – Un truco de magia que lanza un mensaje alto y claro

La crisis existencial de una muñeca da lugar a una de las películas más alentadoras del año.

La nueva película de Barbie llega como uno de los eventos del año y, sin duda, apunta a taquillazo del verano. ¿Qué tal está? Vamos a verlo.

Sinopsis: Todos los días son un gran día para Barbie (Margot Robbie). Se despierta en su Casa de los Sueños, se ducha, se pone un conjunto fabuloso y luego sale a pasar el rato con sus amigas, que se llaman todas Barbie y siempre se alegran de verla. Así es la vida en Barbieland, siempre igual y siempre perfecta… Hasta que llega el día en que Barbie se despierta y su día no es del todo perfecto. Las pequeñas cosas van mal y se ve acosada por interminables pensamientos sobre la muerte, algo que no es normal para una Barbie.

Afortunadamente, Barbie la Rara (Kate McKinnon, que suele hacer el ridículo) es capaz de diagnosticar el problema: cada Barbie de Barbieland tiene una niña correspondiente en el Mundo Real que juega con ella, y está claro que algo va mal con la compañera de juegos de nuestra Barbie. Así que Barbie abandona Barbieland para viajar al mundo real, y en el viaje está Ken (Ryan Gosling), que quiere a Barbie pero se siente frustrado por el hecho de que cada noche es noche de chicas, y ella nunca saca tiempo para él. Así que, mientras Barbie consigue encontrar a su compañera de juegos, Ken ha pasado demasiado tiempo en el Mundo Real aprendiendo cómo funcionan las cosas aquí… y puede que Barbieland nunca vuelva a ser la misma.

C’mon Barbie Let’s Go Party: Barbie es un truco de magia, un ejemplo estelar de un cineasta que toma un trozo bien establecido de una marca tan conocida como Barbie y lo utiliza para transmitir un mensaje alto y claro. Que la tercera película en solitario de Greta Gerwig como directora también consiga ser un momento vertiginoso, tonto e hilarante es esencial para su poder, y el reto de esta crítica es, por tanto, tratar de explorar cómo funciona el truco de magia, preservando al mismo tiempo el asombro absoluto que me produce lo que consigue.

Después de todo, Barbie no es sólo un juguete. Es una marca sinónimo de feminidad, cargada de un poder rosa palpitante; un poder que ha sido convertido en arma por los antifeministas a lo largo de los años, a la vez que atacado sin piedad por las propias feministas. Si fuiste una niña con Barbies, creciste con la idea de ella como “la mujer perfecta”, capaz de todas las profesiones posibles del planeta, pero todavía definida en gran medida por su estética, desde sus trajes hasta sus accesorios, pasando por su pelo trenzable y sus tacones altos, para los que sus pies han sido moldeados permanentemente.

Si quieres recibir contenido gratis como este en tu móvil, únete a nuestro canal de Telegram:

telegram logo

El guión de Gerwig y Noah Baumbach reconoce todas las críticas que las feministas han tenido durante años (algunas más superficiales que otras -el casting de una amplia gama de tipos de cuerpo para interpretar a las Barbies de Barbieland no compensa necesariamente décadas literales de expectativas corporales poco realistas-). Sin embargo, luego va un paso más allá y explora la promesa de Barbie y cómo las buenas intenciones no siempre se traducen en cambios positivos.

Algunos de los conceptos explorados por Barbie sonarán familiares, en lo que se refiere a las complejidades que conlleva ser una mujer moderna, porque las feministas, desde Gloria Steinem a Liz Lemon, llevan años articulando estos temas. La cuestión es que sí, la complicada paradoja de ser mujer dentro de la prisión de las exigencias de la sociedad es un terreno bien cubierto. La razón por la que seguimos hablando de estos problemas es que no han desaparecido.

Imaginación, la vida es tu creación: Aunque hay trucos digitales para representar todo el alcance de Barbieland, el mundo de fantasía cobra vida gracias a sus interpretaciones. Cada Barbie y cada Ken que aparecen en pantalla se entregan por completo a los toques de comportamiento de muñeca que venden el concepto de que son juguetes en las manos invisibles de los niños; ver a Robbie tirarse al suelo rígidamente en un estado depresivo es sólo una de las muchas delicias de la película.

Esta cinta no podría existir al nivel que lo hace sin Margot Robbie, que se ha convertido en una de las estrellas más fiables de la actualidad cuando se trata de encontrar humanidad en las figuras más extravagantes, desde Tonya Harding a Harley Quinn y ahora un literal trozo de plástico. Barbie saca algo nuevo de ella, en el mejor de los sentidos.

Además, que empiece ya la campaña al mejor actor de reparto por el trabajo de Gosling como Ken: pocos actores han parecido tener este nivel de comunión con un papel, y Gosling saca todo el sabor que aporta el enfoque de Gerwig al personaje y su importancia para la historia. Hay momentos en los que Gosling hace el ridículo, de una forma mucho más valiente que conduciendo una motocicleta por una montaña, y que resultan mucho más impactantes (e hilarantes).

Puede que te interese saber sobre “Barbie World”, la canción de Nicki Minaj que homenajea al “Barbie Girl” de Aqua.

Siente el glamour en rosa: Mientras que el mundo creado por el director de fotografía Rodrigo Prieto y la diseñadora de producción Sarah Greenwood es tan brillante, ruidoso y divertido como la banda sonora de Barbie (con cucharadas pop por doquier), un sentido del humor subversivo se esconde bajo la superficie, deslizando sigilosamente algunas bromas salvajes, especialmente teniendo en cuenta la empresa matriz de esta película. (No esperaba que La Liga de la Justicia de Zach Snyder tuviera una mención destacada).

La (¡muy divertida!) Helen Mirren hace las veces de narradora de la película, no sólo haciendo avanzar la acción y aportando algunas exposiciones clave, sino también añadiendo algunos meta-comentarios encantadores de los que también se hace eco la banda sonora de la película – siempre hay que estar atento a la letra de la canción, si la canción en cuestión no es “Push” de Matchbox Twenty.

Además, el propio legado de Barbie como juguete resulta ser un juego justo para la comedia, ya que se abordan abominaciones como Growing Up Skipper (cuyas tetas aumentan de tamaño). Dicho esto, sorprende que no haya habido ningún intento de disculparse por una de las iteraciones más ofensivas y dañinas de la línea Barbie: Teen Talk Barbie, lanzada en 1992, cuya caja de voz alternaba declaraciones sobre ir de compras y “la clase de matemáticas es difícil”, reforzando un estereotipo de género que las iniciativas de mujeres en las ciencias, la tecnología y la ingeniería siguen tratando de combatir.

barbie pelicula

Imperfecciones de plástico: A diferencia de la muñeca, Barbie tiene defectos, el mayor de los cuales es la presencia de Will Ferrell como consejero delegado de Mattel (Mattel como empresa desempeña un papel mucho más importante en la trama de la película de lo previsto). Un problema es la asociación de Ferrell con otra película basada en juguetes – protagoniza La Lego Película como el villano Lord Business, y aunque hay muchas maneras en que las dos películas son diferentes, son lo suficientemente similares en tono y enfoque para que la presencia de Ferrell aquí haga que Barbie parezca un poco menos fresca.

Además, la película no sabe muy bien qué hacer con él; el personaje cumple algunas funciones clave en la historia, pero no lo suficiente como para que no parezca un poco extraño. Pero… Vale, quizá sea eso. Ese es el único gran defecto de la película.

En la actualidad, Mattel tiene un director ejecutivo masculino, Ynon Kriez, aunque la película exagera ligeramente la composición del resto de la dirección, ya que tres de las diez personas que aparecen en la página de liderazgo corporativo de Mattel son mujeres, incluida Robbie Brenner, productora ejecutiva de Mattel Films. Sin embargo, Gerwig opta por describir a los directivos de Mattel exclusivamente como hombres con trajes oscuros, lo cual es justo: después de todo, durante generaciones, en muchas empresas jugueteras, esas han sido las personas que se jactaban de cómo sus productos empoderaban a las niñas. Y eso podría ser parte del problema que Barbie pretende resolver.

Veredicto

En un momento dado, Barbie abandona por completo las limitaciones de la realidad, adquiriendo una cualidad surrealista que crea sus propias reglas para el universo de formas inesperadas; podrías pasar algún tiempo tratando de criticar la construcción del mundo, pero eso está tan lejos de la cuestión que es casi insultante sacarlo a colación. (Incluso hay un ballet onírico con propósito, lo que lo convierte en uno de los mejores ballets oníricos que jamás haya aparecido en una película de un gran estudio).

Se trata de una película segura para las familias, pero que tiene tanto que decir a los adultos como a los niños, que de todos modos necesitaban aprender sobre los males del patriarcado.

Barbie lleva a todo el público en un viaje que va más allá del feminismo de la tercera ola para plantear sus puntos de vista sobre el género y la cultura y las presiones que se ejercen no sólo sobre las chicas jóvenes, sino sobre todos los que respiran. Y acaba convirtiéndose en un homenaje tan encantador al ser humano y a hacerlo lo mejor posible, que te hace sentir agradecido por el aire de tus pulmones y por estas vidas imperfectas que todos vivimos.

Adaptación al español de la crítica de Liz Shannon Miller.

Ficha

Estreno: 20 de julio de 2023 en cines (España)
Duración: 1h 55min
Género: Aventura, Comedia, Familia
Dirigida por: Greta Gerwig
Guion: Greta Gerwig, Noah Baumbach
Reparto: Margot Robbie, Ryan Gosling

barbie poster 1

Newsletter de Más Decibelios

El artículo sigue más abajo, pero queremos avisarte de que tenemos una newsletter gratuita que enviamos cada domingo, así que si quieres estar al tanto de lo que pasa en el mundo de la música, cine y series, déjanos tu correo en el cuadro siguiente y nosotros nos encargamos del resto:

Barbie, la película (2023)

Barbie, la película (2023)
4 5 0 1
La directora Greta Gerwig hace magia con un icono de 64 años y lo convierte en una película entretenida, apta para familias y muy bien llevada.
La directora Greta Gerwig hace magia con un icono de 64 años y lo convierte en una película entretenida, apta para familias y muy bien llevada.
4,0 rating
4/5
Puntuación iExcelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio