Crítica: Oppenheimer – Christopher Nolan hace explotar lo que entendemos por biopic

Cillian Murphy interpreta al famoso físico en una épica historia de ciencia y audiencias en el Congreso.

Anuncios

Ya está aquí la nueva película de Christopher Nolan, Oppenheimer, que llega a los cines justo al mismo tiempo que Barbie. ¿Qué tal lo nuevo de Nolan? Vamos a verlo.

Sinopsis: Uno de los acontecimientos más significativos del siglo XX -y posiblemente uno de de la historia de la humanidad- fue el lanzamiento por parte de Estados Unidos de dos bombas nucleares sobre dos ciudades de Japón, lo que puso fin de forma decisiva a la Segunda Guerra Mundial. Aunque muchos hombres y mujeres ayudaron a crear dichas bombas, es Robert Oppenheimer (Cillian Murphy) a quien la historia declaró “el padre de la bomba atómica”. Y, por lo tanto, es su historia la que el guionista y director Christopher Nolan ha decidido contar, con el apoyo de un presupuesto de 100 millones de dólares y lo que parecen ser todos los actores masculinos blancos que trabajan en la actualidad.

No es realmente un biopic: Como experiencia visual, Oppenheimer es un peliculón, la vida de un hombre tratada de forma épica, porque hizo cosas realmente épicas, cosas que elevan la historia de su vida más allá de las limitaciones del género. Y así, la película demuestra ser excepcional a la hora de atraer al público a la experiencia, cuando deja que el poder de sus imágenes hable por sí solo. Sus mejores momentos destacan como algunos de los más originales y emocionantes del año, que contrarrestan en gran medida las secuencias que vuelven a sumergirse en la burocracia y en rivalidades comparativamente insignificantes.

Aunque el nombre del tipo principal es también el título de la película, y el tipo en cuestión es una persona real, Oppenheimer se esfuerza por escapar de las trampas del drama biográfico, en gran medida con éxito. Los minutos iniciales sí incluyen un punto que puede describirse mejor como “J. Robert Oppenheimer tiene que pensar en toda su vida antes de testificar”. Sin embargo, cuando la película se adentra en los pormenores de la creación no sólo de la bomba atómica, sino de toda la infraestructura necesaria para crear dicha bomba, está repleta de detalles apasionantes.

Si quieres recibir contenido gratis como este en tu móvil, únete a nuestro canal de Telegram:

telegram logo

Y cuando comienza la cuenta atrás para la verdadera explosión que vemos en pantalla, es una obra cinematográfica sencillamente magistral, que lleva al espectador a apreciar en tiempo real lo que significó exactamente para aquellos hombres y mujeres ser testigos de este nivel de la historia. Gracias al director de fotografía Hoyte van Hoytema, es como ver el nacimiento de un sol en el planeta Tierra, un espectáculo sobrecogedor, y en el momento en que parece que ha terminado, le sigue lo que suena como el rugido de la creación, el comienzo del universo… excepto, claro está, que es lo contrario de la creación.

Cientos de cineastas han representado explosiones antes. Antes de que el cine descubriera cómo funcionaba el sonido, la gente ya hacía explotar cosas ante la cámara. Lo que Nolan consigue aquí está a otro nivel, brillantez técnica en el momento, pero aún más poderoso porque la construcción hasta ese momento es tan deliberada, el impulso crece y crece con un ritmo que se convierte en inquietante… es la razón por la que las epopeyas de esta longitud necesitan ser tan largas, para que la recompensa sea mucho más dulce.

Y después, ¡otra hora de salas de conferencias!

oppenheimer 2
Uno de los momentos de Oppenheimer

El verdadero enemigo: Para ser una película sobre una guerra mundial literal (seguida de una guerra fría), el verdadero villano de Oppenheimer tarda en aparecer. Junto al desarrollo del arma más poderosa conocida por la humanidad, Nolan intercala secuencias en las que aparece Oppenheimer varios años después del final de la guerra, mientras apela la revocación de su autorización de seguridad. No olvidemos que 1954 fue una mala época para relacionarse con miembros del Partido Comunista en cualquier momento de la vida, y la vida de Oppenheimer está llena de asociaciones de este tipo.

Esta no es la única secuencia de la película en la que los hombres se sientan a la mesa y hablan entre ellos. La apelación de Oppenheimer sirve como uno de los dos dispositivos de encuadre, con su audiencia en una pequeña y estrecha sala de conferencias en contraste con los procedimientos de confirmación del Senado para Lewis Strauss (Robert Downey Jr.). Strauss (en la película y en la vida real) fue el jefe de la Comisión de Energía Atómica de los Estados Unidos después de la guerra, y es a través de su testimonio que se desarrolla gran parte de la historia.

Sin embargo, la película no se ciñe a ningún tipo de estructura rígida. En lugar de ello, Nolan baila alrededor de su línea temporal como si fuera Tom Hanks tocando un piano gigante en FAO Schwartz (y nos deja con la duda de cómo sería una versión cronológicamente cortada de la película, sólo por curiosidad). Y aquí se produce un alocado flujo de enfoques a la vez: secuencias en blanco y negro para diferenciar la perspectiva de Strauss sobre los acontecimientos de la perspectiva a todo color de Oppenheimer, planos intercalados a lo Terrence Malick para invocar el estado de ánimo y el tema, e incluso la incursión ocasional en secuencias fantásticas.

Puede que te interese la banda sonora de Oppenheimer, donde desgranamos la música de la película.

Esto incluye una secuencia de fantasía, desde la perspectiva de Emily Blunt como la esposa alcohólica y temperamental de Oppenheimer, que no tiene mucho sentido. La actuación de Blunt es un poco monótona a lo largo de la película, en gran parte porque el guión sólo le da una o dos notas para tocar – sin embargo, no es la actuación el problema con este breve vistazo a su punto de vista. El problema es que sale de la nada, porque nunca ha sido su película. Porque…

Hombres Hombres Hombres Hombres Hombres Hombres: Mira, aquí hay una lista de actores que están en Oppenheimer…

Matt Damon, Robert Downey Jr., Josh Hartnett, Casey Affleck, Rami Malek, Kenneth Branagh, Benny Safdie, Dylan Arnold, Gustaf Skarsgård (¡sí, el hermano de los otros! ), David Krumholtz, Matthew Modine, David Dastmalchian, Jack Quaid, Josh Peck, Dane DeHaan, Alden Ehrenreich, Jason Clarke, James D’Arcy, Tony Goldwyn, Alex Wolff, Scott Grimes, Matthias Schweighöfer, Christopher Denham, Gary Oldman, Harry Groener, James Remar, Tim DeKay y James Urbaniak.

Es una lista larguísima, y ni siquiera es la lista completa, ¡se hicieron algunos recortes! Hay tantos hombres en esta película, pocos de los cuales tienen mucho protagonismo más allá de unas pocas líneas de diálogo, tal vez un discurso ante el Congreso si tienen suerte. En un momento dado, deja de ser un juego, intentando relacionar rápidamente una cara conocida con un nombre antes de que desaparezca, y se convierte más en una experiencia, en la que uno se deja llevar por el vasto océano de estrellas de cine famosas y de personajes que fueron habituales.

Sin embargo, hay algunos que destacan. David Krumholtz ha sido un actor de carácter desde su infancia, y confirma aquí que será uno de nuestros grandes actores de carácter hasta el día de su muerte, si él quiere. Benny Safdie interpreta al físico húngaro Edward Teller con un impresionante trabajo de acento, así como una impresionante humanidad. Robert Downey Jr., liberado de las ocurrencias de Tony Stark, sale de su zona de confort para ofrecer su interpretación más matizada en años, y Alden Ehrenreich, el compañero de escena más frecuente de Downey, demuestra estar a la altura del actor más experimentado.

robert downey jr oppenheimer
Robert Downey Jr es Lewis Strauss en Oppenheimer.

Cillian Murphy, por su parte, ha sido uno de los favoritos de Nolan desde Batman Begins (2005), con una rica carrera tanto en papeles protagonistas como en otros más extraños. El papel de Oppenheimer resulta ser un escaparate perfecto para su talento; el guión de Nolan pone en primer plano las cualidades poco santas de este hombre, dando a Murphy mucha ambigüedad para interpretar, sin perder nunca de vista las cualidades que hicieron de Oppenheimer una leyenda en su época.

Veredicto

Anuncios

Hay tantas cosas que Oppenheimer capta con elegante precisión y meticuloso detalle – sobre el Proyecto Manhattan, sobre la vida en Los Álamos durante aquellos intensos y embriagadores años de investigación y desarrollo. Aunque la serie de televisión Manhattan sigue siendo una visita obligada para cualquiera que desee sumergirse en aquella época, Nolan sigue describiendo gran parte de lo que era tan fascinante de aquella pequeña ciudad desértica llena de secretos.

Mientras tanto, Nolan toma la decisión fundamental de no describir los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki en la película, lo que limita la percepción del público de las consecuencias a los rumores, con sólo breves vislumbres del horror canalizados enteramente a través de la imaginación de Robert Oppenheimer. Y desde esa perspectiva, la elección tiene sentido, teniendo en cuenta que el Oppenheimer de la vida real habría tenido un conocimiento tan limitado de la magnitud de la destrucción que causó.

Oppenheimer es una película de tres horas que realmente parecen tres horas, pero cuando logra escapar de las salas de conferencias y las audiencias del Congreso, realmente se cocina. Y no sólo durante los asombrosos logros técnicos de sus momentos más importantes. Esta película da lo mejor de sí cuando se enfrenta directamente al gran y terrible dilema moral al que se enfrentó el propio Oppenheimer, y del que habló abiertamente en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial: los sentimientos salvajemente contradictorios que conlleva poner fin a una guerra terrible con un coste terrible.

Nunca sabremos qué habría pasado si no se hubiera inventado la bomba atómica, si Oppenheimer y su equipo hubieran fracasado. Gracias a Nolan, sin embargo, ahora tenemos una película que capta por qué fue tan importante que no lo hicieran, sin perder de vista el coste humano, ni convertir a su protagonista en más héroe de lo que se merece.

Adaptación al español de la crítica de Liz Shannon Miller.

Ficha

Estreno: 20 de julio de 2023 en cines (España)
Duración: 3h 01min
Género: Biopic, Histórico, Suspense
Dirigida por: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan
Reparto: Cillian Murphy, Emily Blunt, Matt Damon

Poster Oppenheimer

Puede que te interese la banda sonora de Interstellar, una de las obras maestras de Nolan y Hans Zimmer.

Newsletter de Más Decibelios

El artículo sigue más abajo, pero queremos avisarte de que tenemos una newsletter gratuita que enviamos cada domingo, así que si quieres estar al tanto de lo que pasa en el mundo de la música, cine y series, déjanos tu correo en el cuadro siguiente y nosotros nos encargamos del resto:

Oppenheimer

Oppenheimer
3.5 5 0 1
Un espectáculo cinematográfico tremendo y una narración sobre el horror y los dilemas de la bomba atómica que pondrá a prueba la paciencia de los espectadores y sus 3 horas de duración.
Un espectáculo cinematográfico tremendo y una narración sobre el horror y los dilemas de la bomba atómica que pondrá a prueba la paciencia de los espectadores y sus 3 horas de duración.
3,5 rating
3.5/5
Puntuación iGenial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio