Mastodon – Hushed and Grim

Entra de lleno en la discusión sobre si es uno de los mejores discos de Mastodon.

El nuevo disco de Mastodon se llama Hushed and Grim y es el más largo de toda su carrera hasta la fecha. Además, es el primero en el que no participa Scott Kelly de Neurosis a las voces. Lo escuchamos.

El mayor punto fuerte de Mastodon a lo largo de su carrera ha sido su capacidad para crear variaciones de sus propios paisajes sonoros con una facilidad absoluta. No sólo cada álbum suena como una extensión de las mentes maestras detrás de ellos, sino que cada lanzamiento tiene su propio sentido de individualidad. Tanto si se trata de los primeros días del grupo; álbumes que manipulan tanto el mito como los majestuosos marcos contextuales como Remission, las historias de bestias y Ahab del segundo Leviathan o cortes más modernos que se identificarían con una banda que avanza continuamente en su campo, Mastodon siempre han mantenido una sensación comparativamente más fresca mientras elaboran sus composiciones más recientes.

Últimamente, discos como The Hunter, Once More ‘Round The Sun y Emperor Of Sand se alejaron de la psicodelia progresiva de Crack The Skye. Este movimiento se adentra y se aleja de la senda del sludge moderno unido al rock progresivo, racionalizando el familiar “sonido” de Mastodon en algo menos decisivo que el disco que le precede, pero manteniéndose fiel a las tendencias naturales del grupo de evitar el rock de los setenta, el heavy metal y su propia y distintiva visión del sludge sureño.

Tres vocalistas entran en las contribuciones, las piedras angulares masculinas tocan las melodías impulsadas por el gancho mientras que el rugido ocasional corta a través de las reverberaciones sónicas más gruesas de la banda mientras que un huracán de musicalidad liberadora empuja al oyente a través de los capítulos históricos de Mastodon.

Entonces, ¿cómo se compara la última producción de los de Georgia con un catálogo que ha recibido un éxito constante, si no crítico, a lo largo de las dos últimas décadas? ¿Justifica Hushed and Grim su longitud, siendo a la vez el disco más largo de la banda hasta la fecha y un álbum doble? ¿Es esta obra de noventa minutos el megalodón o el elefante en la habitación? ¿La respuesta corta? Sí. ¿La respuesta más larga? También sí. ¡Uf! Me alegro de haber sacado eso del camino. Ahora podemos ir a por esa cerveza, pedir un parmi… oh ***, ¿todavía estás aquí? Sí.

En términos simples, Hushed and Grim es el mejor disco de Mastodon en una década. Eso no quiere decir que el trío de discos que siguió a Crack The Skye haya evitado la calidad, sino que donde The Hunter hizo un yin, Once More ‘Round The Sun hizo un yang, antes de culminar en un disco que impresionó, con los matices que los llevaron a donde están hoy.

No pretendo menospreciar la mayor parte de la discografía del grupo, ya que Once More ‘Round The Sun suena ocasionalmente como un pulgar dolorido más de lo que merece, una ligera mancha en el barniz que de otro modo cubriría la mejor de las caobas. De este modo, el marco musical de Mastodon se ha convertido en algo menos relacionado con la intensidad y más con el estado de ánimo y el contexto.

La [reciente] exención de responsabilidad habitual del covid se aplica aquí, después de todo Mastodon pasó por los mismos escollos de gira y promoción que tantos otros grupos en todo el mundo, pero Hushed and Grim es en gran medida una representación de las experiencias del cuarteto en los últimos años, con el manager y amigo de mucho tiempo Nick John sucumbiendo al cáncer de páncreas en 2018 como ejemplo más representativo. Se podría perdonar a Mastodon por permitir que la pena, la melancolía y la frustración se filtren en su escritura. Afortunadamente, la más reciente losa de metal de Mastodon está lejos de la brillantez divertida que los oyentes han llegado a esperar en el transcurso de la última década. En cambio, Hushed and Grim merece su lugar en la discusión de “el mejor disco de Mastodon” hasta la fecha. De hecho, sí.

Incluso con esa carga, vale la pena abordar un punto más amplio aquí, porque Hushed and Grim es un nuevo terreno para estos maestros del riff de Georgia. Su nuevo álbum no sólo es treinta minutos más largo de lo que podríamos esperar de un lanzamiento de Mastodon, sino que también es el primer álbum doble de la banda. Con casi noventa minutos, Hushed and Grim es largo, pero el material de relleno es prácticamente inexistente.

Los sentimientos contextuales son inmediatos, pavimentados por el corte que inaugura el trabajo, “Pain with an Anchor”, con su justa cuota de riffs que se mueven hacia adelante y las letras escarmentadas de Brann Dailor (baterista). Estilísticamente, este tema (y algunos de los siguientes) podría haber encajado en la lista de canciones de Emperor Of Sand o …’Round The Sun y, sin embargo, hay un distanciamiento definible de esos álbumes en particular en la música más reciente de Mastodon.

Hay conmovedoras llamadas a Crack The Skye, Blood Mountain y Leviathan y su estilo se convierte en un asidero hipnótico tanto para el nuevo como para el viejo fan. Los cortes más punzantes como “The Crux” y “Pushing The Tides” se sienten como tomas modernas de la época dorada de Blood Mountain de Mastodon, al tiempo que se mantienen firmes en los manierismos que aseguran la profundidad de tinte progresivo insinuada a lo largo de Emperor Of Sand.

Por otro lado, Hushed and Grim está lleno de moderación, momentos que permiten al oyente respirar en el estribillo de “Sickle and Peace”. El gancho está bien colocado, pero no es intrusivo: una mano sensual extendida desde el entrañable cuerpo de Mastodon; una mano que te atrae hacia su suave, pero firme abrazo. “The Beast” es una bola curva bien colocada que sacude el impulso del disco hasta ahora. Los twangs impulsados por el blues empujan a través de las voces melancólicas, que se entrelazan y se elevan sin luchar entre sí por el protagonismo.

Una vez más, los matices de Crack The Skye dan volumen a las secciones de puente y las transiciones se sienten exuberantes y aireadas. Y lo que es más importante, proporcionan una sensación de viaje; ya sea la atmósfera premonitoria o la expectativa de lo que está por venir, la música proporciona una razón convincente para quedarse, para continuar, para ayudar a Mastodon a seguir adelante. “The Beast” es un baile de frases vocales de época, riffs de blues fáciles y la inclinación de Mastodon por el metal psicodélico con tintes progresivos. Es una combinación bienvenida entre el furor cargado de “The Crux”, “Dagger” o “Pushing The Tides”, ya que Brent Hinds brilla a través de su trabajo de guitarra, en lugar de centrarse en los pasajes vocales del hombre.

“Skeleton of Splendor” sigue entrando a través de la musicalidad tenue. Mientras que los discos anteriores tenían canciones que se abrían paso a lo largo de su duración, temas como “Skeleton of Splendor” proporcionan un enfoque de menos es más a la instrumentación de la canción, permitiendo que el peso contextual del disco haga el trabajo. Los motivos vocales repetidos atraen el oído sin esfuerzo mientras el solo de guitarra de la canción florece; una flor primaveral impregnada de psicodelia que estalla de color y vigor.

Incluso a medida que nos acercamos al ecuador del álbum, las composiciones más disonantes, ásperas y angulares (“Pushing The Tides” es un ejemplo natural) suponen un interesante contraste; una dicotomía que evita que se difumine a medida que Hushed and Grim avanza hacia su culminación. Como tal, no hay realmente ningún relleno aquí, excepto por los pocos momentos de verso melancólico de “Peace and Tranquility”, que se salva una vez más por un solo de guitarra magistral. Aunque Hinds puede ser culpable de trabajar en exceso la escala pentatónica sobre la que se construyen sus secciones de blues, es difícil encontrar un fallo en el tono de guitarra orgánico y casi crudo que impregna este disco.

Por otro lado, se puede sentir el peso contextual de “Dagger”, si había alguna razón para cuestionar dónde ponen Mastodon sus sentimientos por un amigo caído, esta pista esboza líricamente lo mucho que la muerte y la separación pueden afectarnos. Algunos momentos más profundos, conmovedores y relevantes salen de los altavoces hacia nuestros oídos y nuestros corazones.

A pesar de los casi noventa minutos de momentos estelares, algunos temas consiguen destacar ligeramente. Aunque ya he mencionado temas como “The Crux”, “Pushing The Tides”, “Sickle and Peace”… la mayor parte del álbum hasta ahora, en realidad… “Gobblers of Dregs” da paso a la mejor sección de cierre de un disco que Mastodon haya hecho jamás. Los riffs aplastantes surgen como un gigante pisando fuerte en una ladera, antes de dar un paso lateral hacia la estética clásica del stoner rock. Típicamente, suena clásicamente “Mastodon”, inclinándose fuertemente hacia las chuletas de composición más melódicas del grupo (léase: todavía progresivo, todavía fangoso) y comparaciones más ligeras a lo Tool (piensa en Lateralus). Otro de los solos de guitarra de Hinds se encuentra en pleno vuelo, mientras que Brann pone en una auténtica clase de batería absoluta (aquí, y en todas partes).

Hay algo que decir sobre la producción y la mezcla de Hushed and Grim. Si bien admito que no es perfecta según los estándares habituales a los que nos atenemos en los climas más pesados, es casi perfecta en lo que respecta a las extremidades relajadas de blues y metal progresivo a las que se dirige el esfuerzo del grupo en 2021.

En lugar de comprimir el sonido más amplio del álbum, identificando con una claridad cristalina la suma de todas sus partes, la mezcla ofrece una libertad orgánica. Sí, es más agudo en todos los aspectos, eliminando algunas de las voces menos intensas de los temas, pero respira más gracias a ello. Los solos de guitarra brillan de verdad, al igual que los licks de bajo de Troy Sanders, y aunque normalmente eso daría lugar a algunos sonidos de platillos y hi-hats que se convertirían en A.W.O.L., los golpes de Dailor complementan el abrazo de Hinds a la escala pentatónica. Con todo, los fallos de producción de Hushed and Grim son una mancha menor en un lanzamiento por lo demás espectacular.

Con tantas referencias a otros álbumes a lo largo de los años, no es de extrañar que la última oferta de Mastodon sea una joya tan valiosa. Tanto los nuevos como los antiguos fans deberían encontrar más de un momento para disfrutar. Por muy ambicioso que sea un álbum doble como éste, hay que reconocerlo. Mastodon no sólo ha publicado el disco más largo de su carrera, sino que lo ha hecho con clase. Hasta ahora no he podido determinar en qué lugar de la discografía de Mastodon se encuentra Hushed and Grim. Me gustaría tener unos cuantos años más de rotaciones de escuchas intensas antes de determinar en qué lugar se encuentra este disco en comparación con las piedras angulares de la discografía, Blood Mountain y Crack The Skye. Sin embargo, sé que este es el mejor Mastodon que hemos tenido en una década.

Adaptación al español de la crítica de Robert Garland.

Ficha

Fecha lanzamiento: 29 de octubre de 2021
Discográfica: Reprise Records
Mejores canciones: “The Crux”, “Pushing The Tides”, “Sickle and Peace”, “Gobblers of Dregs”
Escuchar: en SpotifyApple MusicYouTube
Comprar: en Amazon

Portada

Listado de canciones

DISCO 1:

  1. Pain With An Anchor
  2. The Crux
  3. Sickle And Peace
  4. More Than I Could Chew
  5. The Beast
  6. Skeleton Of Splendor
  7. Teardrinker
  8. Pushing The Tides

DISCO 2:

  1. Peace And Tranquility
  2. Dagger
  3. Had It All
  4. Savage Lands
  5. Gobblers Of Dregs
  6. Eyes Of Serpents
  7. Gigantium

Mastodon - Hushed and Grim

Mastodon - Hushed and Grim
4.5 5 0 1
El mejor disco de Mastodon en una década.
El mejor disco de Mastodon en una década.
4,5 rating
4.5/5
Total Score iExcelente
Total
7
Shares
Suscribir
Notificarme de
guest
3 Comentarios
El más antiguo
El más nuevo El más votado
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
Joshua
Joshua
1 mes

Muy buena crítica. Yo me estoy adentrando de manera primeriza en este Hushed and Grim y debo reconocer que me está costando pillarle el tranquillo, de todas formas se puede apreciar que se lo han currado de lo lindo; la primera impresión es que probablemente esta sea su composición más compleja desde Crack the Skye.

Más Decibelios
Contestar a  Joshua

¡Hola! Muchas gracias. Sí, no es un disco accesible, pero es lo que dices, se nota que han currado mucho en él. ¡Un saludo! \m/

Francisco José Duro Guio.
Francisco José Duro Guio.
12 días

Es o son pasajes,sensaciones e inquietudes tan trascendentes como la atmósfera que despliega;maravillas tan sensorialmente indescriptibles no se disfrutan como con este trabajo…

Artículo anterior

Ed Sheeran – Equals

Artículo siguiente

The War on Drugs – I Don’t Live Here Anymore

Artículos relacionados
3
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor, deja tu comentariox
()
x