Crítica: Roger Waters — The Dark Side of the Moon Redux — El riesgo de tocar lo intocable

Roger Waters lanza la regrabación del clásico de Pink Floyd. ¿Qué tal está? Vamos a verlo.

Roger Waters dobla la apuesta volviendo a grabar una de las obras magnas de Pink Floyd: lo analizamos.

El lanzamiento de The Dark Side of the Moon Redux (Cooking Vinyl, 2023) no ha dejado indiferente a la parroquia de Pink Floyd. Fiel a su estilo, Roger Waters continúa haciendo lo que le apetece con el legado de su antigua banda. La polémica está servida: ¿era necesario reimaginar una de las obras maestras de la historia del rock?, ¿Las nuevas versiones superan las originales?, ¿Todo se limita una jugada comercial para engrosar las arcas de un músico que a estas alturas podría encontrarse jubilado? 

Aparte de las acusaciones de antisemitismo que ha sufrido Waters durante los últimos tiempos, existe una brecha insondable entre él y David Gilmour, antiguo guitarrista de Pink Floyd, que no ha aprobado en el trabajo que nos suscribe. Hablamos de un elepé intocable, prácticamente perfecto, rupturista e innovador, que trataba temas universales como el miedo, la locura, la ambición o la muerte. Una genialidad —cincuenta millones de copias despachadas— que ha marcado la vida de infinidad personas. La apuesta era arriesgada… Demasiado, quizá. 

The Dark Side of The Moon Redux dividirá al fandom hasta extremos inimaginables. Sin embargo, a Waters poco parece importarle que sus seguidores consideren una herejía revisar una de las obras cumbres de la trayectoria de Pink Floyd y, por extensión, de la música popular. 

Trailer de The Dark Side of The Moon Redux

Resulta comprensible que Waters desee actualizar el disco con la experiencia acumulada, todo desde el punto de vista de un individuo de ochenta años. Sin embargo, ninguna de las nuevas versiones engancha como las de antaño. La edad, la veteranía, las vivencias de Waters… El tono reflexivo, casi letárgico de la obra, sin contar con numerosas partes recitadas, convierten la escucha en una experiencia tediosa.

Por otra parte, la música ha sido reducida a su mínima expresión: los solos de Gilmour y los teclados de Richard Wright —desde mi punto de vista, los puntos fuertes del álbum primigenio— han desaparecido. Lógico: no ha participado ninguno de sus viejos compañeros de batalla.  

Si quieres recibir contenido gratis como este en tu móvil, únete a nuestro canal de Telegram:

telegram logo

Respecto a las canciones —una lista de clásicos que funcionan tanto en conjunto como por separado— hubiera sido de agradecer mayor ambición musical. Ya puestos a reinventar el disco, hacerlo hasta las últimas consecuencias. Sin embargo, el cantante permanece fiel a las coordenadas que Pink Floyd creó hace medio siglo. A Waters no le queda nada por demostrar. Por consiguiente, es dudoso que se lance al vacío.

Este mismo concepto, aunando política, crítica social, filosofía, mortalidad, antibelicismo y religión, como un trabajo de Roger Waters, puede que aportara un elepé digno a su carrera solista. A un músico de tal categoría —ni siquiera los detractores pueden negarle un talento descomunal— se le exige innovación. Peter Gabriel, por poner un ejemplo, ha lanzado material estupendo para el inminente i/o, en el que actualiza su sonido de los ochenta de cara al futuro. 

Track by Track – The Dark Side Of The Moon Redux, por Roger Waters

Las versiones reimaginadas de “Breathe”“Time”, la jazzística “Money”“Us and Them” con cuerdas o la dupla “Brain Damage/Eclipse” cumplen —imposible fallar con cortes de tamaña envergadura— en la medida de lo posible. Sin embargo, “Speak to Me”“On the Run”“The Great Gig in the Sky” y “Any Colour You Like”, reducidas a meros spoken words, pecan de intrascendentes. El mensaje, aunque sea reflexivo y profundo, no termina de convencer. Las experiencias actuales de Waters, las obsesiones que mantienen encendida la llama, no son tan interesantes como las que expuso en 1973, cuando todos ellos eran jóvenes y rebeldes. Pink Floyd fue la suma de sus partes, ahí radicaba la magia del grupo. La realidad es obvia: imposible mejorar lo insuperable.

Lyric video de “Us and Them”

En cualquier caso, lo sensato hubiera sido regrabar The Final Cut (1983) —disco personal como pocos— en el que Waters exorcizaba sus demonios sobre el fallecimiento de su padre durante la Segunda Guerra Mundial. Pero, The Dark Side of The Moonque cumplió su cincuenta aniversario el pasado marzo, posee mayor atractivo comercial para las masas. Más que un acto creativo, el cantante ha convertido su propia marca en un negocio. Aun así, llenará estadios con un espectáculo de primera categoría. Por cierto, la portada del elepé es una maravilla. 

Ficha

Anuncios

Fecha lanzamiento: 6 de octubre de 2023
Discográfica: Cooking Vinyl 
Mejores canciones: “Breathe”, “Money”, “Us and Them”, “Eclipse”
Escuchar: Spotify, Apple Music, YouTube 
Comprar: Amazon

Portada 

81250C4LNfL. SL1500 jpg

Lista de canciones de The Dark Side of the Moon Redux 

  1. “Speak to Me”     
  2. “Breathe”  
  3. “On the Run”      
  4. “Time”      
  5. “The Great Gig in the Sky”
  6. “Money”
  7. “Us and Them”  
  8. “Any Colour You Like” 
  9. “Brain Damage” 
  10. “Eclipse”

Roger Waters – The Dark Side of the Moon Redux 

Roger Waters – The Dark Side of the Moon Redux 
2.5 5 0 1
A la reinvención del clásico de Pink Floyd le falta la fuerza del original. Una curiosidad en la discografía de Roger Waters que, por mucho que lo intente, no consigue superarse a sí mismo. El camino hacia el infierno está empedrado de buenas intenciones.  
A la reinvención del clásico de Pink Floyd le falta la fuerza del original. Una curiosidad en la discografía de Roger Waters que, por mucho que lo intente, no consigue superarse a sí mismo. El camino hacia el infierno está empedrado de buenas intenciones.  
2,5 rating
2.5/5
Puntuación iNormalito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio