Coldplay – Music of the Spheres

Esto es lo que ofrece el noveno disco de Coldplay.

El nuevo disco de Coldplay se llama Music of the Spheres y es el sucesor de Everyday Life (2019). Lo escuchamos.

¿Qué esperas de Coldplay en 2021? Chris Martin y compañía se han ido despojando de todas las capas que hacían interesante su música y sus letras, convirtiéndose así en algo tan genérico y soso que cualquiera podría disfrutar de ellos.

El cuarteto ha hecho un gran trabajo convirtiéndose en el grupo pop más inofensivo. Como gran fan de su producción de los años 2000, me decepcionó mucho ser testigo de este proceso. Quiero creer que estaban atrapados en el círculo vicioso en el que el éxito alimentaba esta transición sónica. Martin dio señales desde el principio de que estaba destinado a convertirse en un “Bono 2”, sin embargo, todos se lanzaron de cabeza al juego del mainstream. Es difícil resistirse a crear himnos después de empezar a agotar las entradas de varias noches en estadios de todo el mundo. Así es la maldición: no se puede volver atrás una vez alcanzado ese nivel y se acepta el estancamiento.

En algunas ocasiones, Everyday Life nos mostró que hay formas de infundir calidad al material. Desgraciadamente, Music of the Spheres pisa sin miedo los pocos cimientos que aquel álbum reconstruyó. Las melodías vuelven a ser todo lo transparentes que pueden ser, mientras que el contenido lírico oscila entre nauseabundas charlas hippies y suspiros de conexiones cósmicas con el amor o desvaríos excesivamente optimistas. A menudo, Chris parece tener el cerebro tan lavado en este universo alegre de MDMA que su mensaje acaba siendo superficial.

Musicalmente, el álbum se basa en el característico pop electrónico de la banda con juguetones sintetizadores de los 80. Lo encuentro como un Mylo Xyloto aún más accesible con letras simplificadas y menos significado general.

El primer single, “Higher Power”, es más que nada “Hurts Like Heaven”, pero sin los lavados de guitarra empapados de reverberación. Le sigue “Humankind” con un estribillo melódico ligeramente pegadizo, pero todo lo demás es dolorosamente aburrido. Además, dado que las superestrellas del K-pop, BTS, se han ido convirtiendo poco a poco en Coldplay, era natural que unieran sus fuerzas en un tema de pop suave y cursi, “My Universe”. Es como si se desafiaran a sí mismos a ver quién puede ser más soso que el otro con la entrega. Martin ha demostrado en repetidas ocasiones su habilidad para las bellas pistas vocales, pero ni siquiera éstas pueden salvar un contenido tan tibio.

La parte central de Music of the Spheres intenta llegar a diferentes direcciones con resultados infructuosos. “People of the Pride” arranca con ambiciones de glam rock, pero no llega a ninguna parte. También suena un poco fuera de lugar en el disco. Lo mismo ocurre con “Heart Sign”, una cancioncilla góspel a a capella en la que participan Jacob Collier y We Are King. Es agradable a pesar de ser un eco de “When I Need a Friend” de Everyday Life, pero se siente como si hubiera sido lanzada allí sólo por la diversidad.

Rebotando de una esquina a otra, la mayormente instrumental “Infinity Sign” comienza como una pista pseudo-tecno con un sintetizador melódico que se desvanece suavemente. Sin embargo, su presencia no perturba ni mejora la escucha. El cierre del álbum, “Coloratura”, es la única canción que merece la pena. Desde las pistas de piano clásicas hasta el solo de guitarra slide y las voces dobladas, esta epopeya de 10 minutos canaliza la atmósfera de Pink Floyd de la época de Gilmour.

De nuevo, nos muestra que el grupo puede añadir calidad a su fórmula de formas inesperadas. Mi única queja al respecto es que Chris hace un trabajo maravilloso aquí, mientras que la aportación de sus compañeros de banda es ligeramente decepcionante. Se ciñen a los acordes principales la mayor parte del tiempo y la batería es básica. Lamentablemente, “Coloratura” no es suficiente para salvar el LP de ser un desastre.

Al final, ya no puedes decir que estás decepcionado. Esto es lo que son Coldplay ahora, produciendo la música más casual para los oyentes más casuales posibles. Es triste sobre todo cuando revisas los primeros trabajos como A Rush of Blood to the Head o incluso Viva La Vida.

Adaptación al español de la crítica de Raul Stanciu.

Ficha

Fecha lanzamiento: 15 de octubre de 2021
Discográfica: Parlophone Records
Mejor canción: “Coloratura”
Escuchar: en SpotifyApple MusicYouTube
Comprar: en Amazon

Portada

Listado de temas

(Sí, el tracklist oficial incluye emojis)

  1. 🪐 (Music of the Spheres I)
  2. Higher Power
  3. Humankind
  4. ✨ (Alien Choir)
  5. Let Somebody Go (con Selena Gomez)
  6. ❤️ (Human Heart) (con We Are King & Jacob Collier)
  7. People of the Pride
  8. Biutyful
  9. 🌎 (Music of the Spheres II)
  10. My Universe (con BTS)
  11. ♾️ (Infinity Sign)
  12. Coloratura

Coldplay - Music of the Spheres

Coldplay - Music of the Spheres
2 5 0 1
La música más casual para los oyentes más casual.
La música más casual para los oyentes más casual.
2,0 rating
2/5
Total Score
Total
0
Shares
Suscribir
Notificarme de
guest
9 Comentarios
El más antiguo
El más nuevo El más votado
Opiniones Inline
Ver todos los comentarios
carlos
carlos
1 mes

Usar la reseñea de otra persona y encima atreverse a decirlo es lo más triste que he visto en mi vida. Debería daros vergüenza. Copiar y encima decir que has copiado.

Más Decibelios
Contestar a  carlos

Hola, Carlos. Es una adaptación al español de la crítica que citamos, que es distinto de copiar. Mucha gente no sabe inglés y nuestra labor aquí es facilitar que todo el que quiera pueda leerla. No mentimos a nadie. Es más, somos transparentes y lo indicamos claramente. Quizá el problema es que no te gusta la conclusión de la reseña.

Un saludo

Última edición 1 mes por Más Decibelios
carlos
carlos
1 mes
Contestar a  Más Decibelios

No, en absoluto. Si estoy de acuerdo con la crítica. Excepto Coloratura, todo lo demás es bastante malo. Lo único que yo esperaba que un medio como vosotros hiciera su propia crítica. Tu respuesta queda bien de cara a la galería. La realidad es que el disco nuevo de coldplay da visitas y las visitas, con la publi, se traduce en dinero. Eso es transparencia. Disculpa la tocadura de pelotas, llevo mala semana. Un saludo.

Más Decibelios
Contestar a  carlos

No sabemos a qué te refieres con eso de “un medio como vosotros”, pero no vivimos de esto y ojalá tuviéramos los recursos de redacciones grandes. Queremos fomentar la música y que haya conversaciones sobre ella. ¿Ponemos publicidad? Claro. Estuvimos seis años sin nada de publi, pero hay una serie de gastos (servidor, alojamiento, seguridad) que acabábamos pagando nosotros. Ahora con la publi por lo menos no perdemos dinero.

Ojalá te animes a participar más hablando sobre música. A nosotros desde luego nos ayuda a superar malas semanas 😉

Última edición 1 mes por Más Decibelios
Fernando
Fernando
1 mes

A nivel musical mas que llamarlo evolución yo lo llamaría involución.
Desde la perspectiva de un fan inicial (yo por ejemplo) pero no desde la perspectiva de un chavalico de 20 años (un fan actual).
Y eso que por amor a lo que hizo esta banda en el pasado yo me puedo tragar cualquier desvarío de estos músicos, pero hasta aquí yo llego (musicàlmente hablando).
Está claro que quieren dirigirse al público mas juvenil y mas común, que no exige mas que sentirse eufórico alzando el volumen con los “Higher Powers” de turno, preconcebidos para vocifear en los estadios y en las discotecas…pero yo les sigo perdonando por temas como Coloratura que son breves incursiones o dedicatorias para los fans mas nostálgicos o algunos vestigios intimistas del álbum Everyday life.
Se comprende que deséen perputuarse como músicos positivistas que encarnan la facilidad de musiquear hoy en dia, como se comprende que no quieran bajarse del mainstream aún sacrificando su reputación vieja como banda de culto.
Porque no nos engañemos, pues el trabajo de afianzarse a los mas jóvenes lo están haciendo muy bien pues hoy en dia no se requiere de complejidades ni sofisticaciones como en las composiciones de años pasados.
Basta con reflejar en el producto de marketing que hacen (ya no es una obra musical) los gustos a los que se adieren los chavales, es decir; videojuegos, emojis, letras adolescentes, euforias corales para saltar en las discotecas, etc…
Lo malo de esto es no aceptar los mas viejunos que hacen y venden de esta forma porque su público juvenil (que ahora es su público) los quiere así, vestiditos de gamers con gorritas y a la moda (aún siendo carrozas) y repletos de colores.
En mi opinión renuncian al estilo de culto e introspección para encarnar el estilo de buenismo y arcoiris de la sociedad presente erigiéndose como los adalides de lo presente, solo que ya no son tan jóvenes y corren el riesgo de bordear el límite en el que pueden parecer unos carrozas con pasta intentando no envejecer a costa de querer aparentar una juventud que ya no poséen, no nos engañemos…
Hay que empezar a aceptar que esto no es una decepción porque ese cambio de estilo fué con Viva la vida en 2007.
Yo solo digo que todas las bandas legendarias, aprovechando que se menciona a Pink Floyd, han intentado entremezclarse con las modas actuales han incurrido en la misma operación de ganarse a los públicos mas actuales.
Todos hemos visto a los Rolling, Supertramp, Eagles, Pink Floyd, Paul MacArtney,Bowie, Queen, etc… sumergirse en la voragine hortera de los 80 para tirar de programaciones, sintetizadores y baterías electrónicas para perpetuarse en el mainstream.
Me imagino a los fans de Pink Floyd de la época comparando sintiéndose decepcionados cuando escucharon el tema “Radio Waves” de Roger Waters, o los fans de Supertramp queriéndose morir cuando estos sacaron el bailable “I’m begging you” en el 1987.
En realidad no hay nada nuevo bajo el sol. Esto es un mal de las bandas de élite.
Saludos…

Más Decibelios
Contestar a  Fernando

Muchísimas gracias por tu extenso comentario. Da gusto leer opiniones tan fundamentadas como la tuya. ¡Un saludo!

Cristhian Soto
Cristhian Soto
1 mes

Completamente en desacuerdo. Con A Head Full of Dream sufrí la mayor decepción como fanático de la banda de culto de los 2000′, pero después de EverydayLife y MOTS por fin he entendido, que es una de las pocas bandas (capaz la única) actualmente que sigue vigente y te puede componer desde la canción más tonta hasta la más profunda. Te canta tristeza, te canta alegría. Le canta a los jóvenes, y a veces a los más viejos fans. Ha paseado ya por muchos géneros musicales y todos los has cubierto con suficientes méritos. Su producción audiovisual es innovadora y asombrosa. A veces un pastiche insolente, pero cuando tienen que ser introspectivos lo son y no temen en tocar en un calle sin mayor pompa. Además, gracias a álbumes como MOTS, que seguro reventará en ventas, pueden financiarse productos modestos como Everyday Life y ganarse a los fans más antiguos. Definitivamente pueden hacer lo que quieran y seguirá teniendo oyentes pq tienen la astucia de adaptarse a lo que sea.

Más Decibelios
Contestar a  Cristhian Soto

Gracias por tu comentario. Sobre gustos, los colores. Eso es lo que nos gusta de la música. Un saludo!

Cristhian Soto
Cristhian Soto
1 mes

Y adaptarse, es un habilidad que no cualquier artista te la tiene…

Artículo anterior

Adele – “Easy On Me”

Artículo siguiente

Mad Cool Festival 2022: cartel y detalles de la mayor edición del festival madrileño hasta ahora

Artículos relacionados
9
0
Nos encantaría saber lo que piensas, por favor, deja tu comentariox
()
x