Críticas

Publicado el 2 de octubre de 2020 a las 11:22 | por Más Decibelios

0

Corey Taylor – CMFT

El nuevo disco de Corey Taylor, CMFT, cuyo significado ya explicamos, es el primero en solitario del vocalista de Slipknot y Stone Sour. ¿Lo escuchamos?

Estas canciones son un maldito buen momento. Si no te interesa divertirte un poco mientras te revientas los tímpanos, entonces será mejor que mires a otro lado y busques otra cosa. Este álbum no va a desaparecer pronto. Como un sabio llamado Corey Taylor dijo una vez, «CMFT no puede ser detenido!». Cada momento ruidoso y tentador de CMFT es abrumadoramente infeccioso. Corey Taylor está viviendo su mejor vida, y ahora, indirectamente, ¡tú también puedes!

La banda golpea el asfalto como un ejército de fanáticos de la velocidad desnudos en «HWY 666», un clásico instantáneo de country metal centrado en un encuentro con Belcebú. Este golpeteo en el sur no prevalece en el álbum, pero la vibración y la actitud permanecen, junto con una saludable dosis de rock alternativo de los 90.

En canciones como «Everybody Dies on my Birthday» y «Samantha’s Gone», Christian Martucci de Stone Sour desata un arsenal de pistas que lo elevan a material de campeonato. Sin embargo, no esperaría que Corey Taylor dejara caer el cinturón pronto. Martucci y Zach Throne se unen para entregar varios riffs a lo Dimebag que consiguen arrancar el corazón. Después de anhelar tonos de guitarra más gruesos y castigadores, pronto aprendí a aceptar (y apreciar) CMFT por lo que es.

Nadie debería entrar a esta fiesta esperando escuchar a Slipknot o Stone Sour. En todo caso, esto se parece más al villancico anti-navideño de Corey, «X-M@$», pero sin las campanas tintineantes. Hay, sin embargo, algunos momentos deliciosamente malvados en los que los estilos vocales de sus bandas anteriores se cuelan. «Culture Head», una canción que ataca desafiantemente todos los aspectos de nuestra sociedad en ruinas, tiene el metal incrustado en su ADN. El bajista Jason Christopher (Prong) canaliza con fuerza el espíritu de Mike Starr de Alice In Chains, mientras que Dustin Robert golpea los toms y las cajas como un bufón poseído. Incluso en estas secciones más oscuras, el propósito sigue siendo el de alejar el blues a toda costa.

Este movimiento está encabezado por el muy gritón «Meine Lux» y el golpeador de muslos «Kansas». Ambos son dignos compañeros de un viaje por carretera motivados por pruebas aparentemente imposibles que sólo la música puede remediar.

Corey parece confundido y agobiado por el estado del mundo, pero se niega a permanecer en silencio y quieto. En «The Maria Fire» aclara: «No quisiera insinuar / que soy amargado o beligerante o simplemente benigno / sólo busco maneras de disfrutar de la vista». Con la sorprendente y edificante «Everybody Dies on my Birthday», Taylor anima a sus oyentes con breves ráfagas de sabiduría: «El mundo no es un maldito torneo / elige tu propia participación.»

La banda de CMFT cumple su misión indemne mientras se aprovecha de una reserva de los mejores mentores del rock. «The Maria Fire», con su jazz, no estaría fuera de lugar en un disco de Stone Temple Pilots, mientras que «Halfway Down» es cómo sonaría ZZ Top si estuvieran encerrados en un cobertizo con AC/DC.

El ultra pegajoso «Black Eyes Blue» lleva tintes de las dos eras de Van Halen, manteniendo el suficiente coraje y el crujido para mantener al rockero más duro interesado. CMFT es como debería sonar un nuevo álbum de Volbeat, en lugar del pop-metal que induce a las lágrimas al que nos hemos sometido recientemente.

No siempre es una victoria unilateral. Taylor y sus compañeros de equipo caen al tapete por un conteo de 3 en «Silverfish», un número estancado con letras baratas como, «Nadie me va a salvar, señor / Nadie me va a salvar cuando muera», y la balada empapada de pianos «Home», que carece desesperadamente de un gancho memorable. Por suerte, estos momentos mundanos son raros.

Corey sabiamente termina el álbum con una nota alta con el himno de la fiesta «CMFT Must Be Stopped» y la cómica locura del thrash crossover de «European Tour Bus Bathroom Song». Sus posiciones en el disco son perfectas porque no tendrían sentido en otro lugar.

Conclusión

Basado en los sencillos, esto podría haber ido por diferentes caminos, uno de ellos es un desastre. Como muchos, no tengo interés en un resurgimiento del nu-metal o del rap-metal, y mi estómago se sintió mareado la primera vez que escuché el estribillo de «Black Eyes Blue».

Ambas incursiones de género se han convertido en placeres culpables, aunque menos vergüenza viene de la satírica y humorística «CMFT Must Be Stopped». Es difícil odiar una canción tan tonta, y los versos ingeniosos de Tech N9ne y Kid Bookie sólo aumentan el valor de entretenimiento. CMFT demuestra de una vez por todas, a los millones de oyentes de todo el mundo, que Corey Taylor es el campeón popular del rock n’ roll.

Adaptación al español de la crítica de Alan Ritch.

Ficha

Discográfica: Roadrunner
Fecha de publicación: 2/10/2020
Tres canciones fundamentales:
Escúchalo: en Spotify, en Apple Music
Cómpralo: en Amazon

Portada

Listado de temas

  1. HWY 666
  2. Black Eyes Blue
  3. Samantha’s Gone
  4. Meine Lux
  5. Halfway Down
  6. Silverfish
  7. Kansas
  8. Culture Head
  9. Everybody Dies On My Birthday
  10. The Maria Fire
  11. Home
  12. CMFT Must Be Stopped [Feat. Tech N9ne & Kid Bookie]
  13. European Tour Bus Bathroom Song
Más Decibelios
Corey Taylor – CMFT Más Decibelios

Corey Taylor demuestra que es el campeón del rock and roll popular.

4


Etiquetas: ,




Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba ↑