Las 20 canciones más odiadas de todos los tiempos

Te atrapan y nunca te sueltan: son auténticas pesadillas.

Anuncios

A continuación vamos a repasar las canciones más odiadas de todos los tiempos, esas que tal vez nos gustaría no haber escuchado nunca 😄

Todos tenemos alguna canción que, cada vez que la escuchamos, nos pone de los nervios. Aunque estas situaciones pueden producirse por diversos motivos (como haberla puesto como tono de despertador), y pese a que estas canciones hayan disfrutado de bastante éxito y una gran popularidad, acaban suponiendo una auténtica tortura.

En ocasiones, podemos encontrar los medios de comunicación a los responsables de esta saturación, ya que exprimen y repiten algunas canciones hasta la saciedad. En otros casos, el problema reside directamente en que la propia canción es insoportable.

Según la popular revista de entretenimiento Watchmojo, estas son las 20 canciones más odiadas de la historia y, además, nosotros añadimos un bonus track al final que no puede faltar.

Si quieres recibir contenido gratis como este en tu móvil, únete a nuestro canal de Telegram:

telegram logo

20. “Rockstar”, Nickelback (2005)

Anuncios

Esta banda de rock canadiense tiene un estigma asociado a su música. Aunque siempre han tenido éxito en la radio, muchas de sus canciones parecen no gustar, incluida la digna de meme “Photograph”. Pero quizá la más odiada de todas sea “Rockstar”. Aunque puede que no tan casualmente, ambas aparecen en el mismo álbum de estudio: All the Right Reasons, de 2005.

A pesar de ser un single de éxito, “Rockstar” nunca ha gustado a los críticos. The Guardian y Buzzfeed la han calificado de canción terrible, e incluso fue nombrada el peor single del año en una encuesta de Popjustice. Quizá sea demasiado “rock para padres” para la mayoría.

La banda, por cierto, sigue en activo. Puedes leer la crítica del nuevo disco de Nickelback, Get Rollin’, publicado en 2022.

19. “Timber”, Pitbull con Kesha (2013)

¿Hay algo más 2013 que Pitbull y Kesha? “Timber” fue un enorme éxito comercial y, según Billboard, fue una de las “Hot 100 songs” de la década de 2010. Pero que fuera popular no significa necesariamente que sea buena. Puede que fuera un éxito de discotecas, pero la incesante armónica tiende a irritar los oídos. Además, parece que tanto Pitbull como Kesha tienen más talento que esto. Eso sin hablar de la letra, que desprende un aire bastante sucio y sórdido, o de la participación del controvertido productor Dr. Luke. Gritemos todos “madera” y deshagámonos de esta canción para siempre.

18. “Swagger Jagger”, Cher Lloyd (2011)

A ver, ya sabes dónde te metes con un título como “Swagger Jagger”. Este fue el primer single de Cher Lloyd, que encontró el éxito en la séptima temporada de “The X Factor”. No fue… un buen debut, por no decir otra cosa. Parte de la melodía de la canción es una copia descarada de “Oh My Darling, Clementine”, así que ya estamos molestos por eso.

Luego nos bombardea con unas voces odiosas y un ritmo digital penetrante que suena como mil vuvuzelas en un partido de fútbol. También está el hecho de que las letras resultan muy egoístas y egocéntricas. Puede que Lloyd se pavonee, pero en este caso no ha conseguido hacer un buen disco.

17. “Aserejé”, Las Ketchup (2002)

Aunque no tuvo un gran éxito en Estados Unidos, “Aserejé” arrasó en Europa y muchos otros países a lo largo de 2002. Los oyentes han comparado la canción con la famosa “Macarena” de Los del Río, ya que comparten muchos rasgos estilísticos. Tiene un ritmo similar, también en español, y su único objetivo es que la gente se levante y se mueva.

Estaba hecha a medida para el éxito, con letra inventada y hasta rutina de baile y todo, y eso que TikTok no existía entonces. Pero, por desgracia, una vez pasado el impacto inicial, no hay mucho que disfrutar. De hecho, te quedas con un regusto desagradable, metafóricamente hablando. Ese estribillo es muy repetitivo y tiende a volverse increíblemente molesto al cabo de un rato.

16. “Party in the U.S.A.” – Miley Cyrus (2009)

Aunque Miley lo está petando con “Flowers” y su disco Endless Summer Vacation, “Party in the U.S.A” no fue su mejor canción. Inicialmente pensada para Jessie J, el tema marcó un momento crucial para Miley Cyrus.

Con esta canción, la superestrella demostró que había llegado para quedarse, lo cual es apropiado ya que hace referencia a un traslado literal de Nashville a Hollywood. Es bastante pegadiza, lo que ayuda a explicar lo bien que funcionó en 2009. Pero también apesta a pop manufacturado. La pista de acompañamiento está llena de molestos silbidos y sonidos del estilo “whoop whoop”, y no hay ninguna variedad en la música. En otras palabras, es un número muy cursi que se deja llevar por la potente voz de Cyrus.

15. “Selfie”, The Chainsmokers (2014)

Hasta el título “#Selfie” nos da arcadas. El dúo musical quería sacar provecho de la moda fotográfica de principios de la década de 2010, así que nos llegó esta melodía chirriante. Desde el punto de vista del marketing, la idea era crear un éxito similar al “Harlem Shake”. Y vaya si funcionó. Pero al menos el “Harlem Shake” era divertido. Esto era simplemente irritante. El ritmo repetitivo es increíblemente irritante, pero lo peor es sin duda la letra superficial y dañina. Líneas como “Sólo he conseguido diez me gusta en los últimos cinco minutos/¿Crees que debería quitarla?” hablan por sí solas. ¿Y de paso pueden quitar toda la canción?

14. “Hamsterdance”, Hampton the Hamster (2000)

Ésta sí que me trae recuerdos. La canción “The Hampsterdance Song”, una gloriosa cápsula del tiempo que nos remonta a los inicios de Internet, es una gran nostalgia, pero una experiencia auditiva horrible. El meme Hampster Dance surgió en 1998, por cortesía de una estudiante llamada Deidre LaCarte. La canción “The Hampsterdance Song” se publicó dos años después, supuestamente para aprovechar su éxito. Pero echando la vista atrás, fue un error. La voz chirriante del hámster hace que nos duelan los oídos, e incluso incluye una parte de rap muy poco deseada. Es sólo un bonito meme, así que obviamente no esperábamos a Beethoven. Pero aun así, fue un punto bajo para Internet… ¡y para la música!

13. “Stars Are Blind”, Paris Hilton (2006)

Muchos oyentes empezaron a escuchar “Stars Are Blind” con ganas de odiarla. Al fin y al cabo, Paris Hilton era la encarnación del privilegio a principios y mediados de la década de 2000. Así que la idea de que se fabricara una carrera pop no parecía más que un intento de alcanzar más popularidad, y fue demasiado para algunos. “Stars Are Blind” tampoco le hizo ningún favor. Es cierto que la canción no es ni de lejos tan mala como podría haber sido. Pero su voz es bastante mediocre, lo que lleva a algunos a criticar su falta de talento en ese departamento. También es un tema bastante unidimensional. En definitiva, puede ser bastante enloquecedor.

12. “Axel F”, Crazy Frog (2005)

Un dato curioso: la persona que creó Crazy Frog, Erik Wernquist, la llamó originalmente “The Annoying Thing”. Cuando el creador la llama molesta, sabes que te espera un viaje salvaje. La creación CG se hizo conocida por su remezcla de “Axel F”, el famoso instrumental de “Beverly Hills Cop”. El material original es la única parte buena de la canción: todas las partes originales de Crazy Frog son nauseabundas. El galimatías que canta es exasperante y desmerece una melodía por lo demás sólida. Ni hablemos de la parte en la que imita a una motocicleta acelerando. Nos da dolor de cabeza. Es una canción novedosa y pintoresca, pero incluso las mejores canciones novedosas son molestas.

11. “Blurred Lines”, Robin Thicke con T.I. y Pharrell Williams (2013)

“Blurred Lines” no es necesariamente odiada por su música. Más bien, mucha gente se siente ofendida por el contenido lírico de la canción. Tanto los críticos como los oyentes habituales se han dado cuenta de que la canción fomenta un tipo de comportamiento problemático en el que se pasa por alto el consentimiento. El protagonista de la canción no es un hombre especialmente simpático, y frases como “Sé que lo quieres” se han considerado espeluznantes e incómodas. Incluso se podría considerar que rozan lo malintencionado. Hasta el vídeo musical ha sido criticado por “sexista”, y la versión no calificada ha generado controversia. Es bastante difícil ver más allá de todo eso. Es una canción innecesariamente desagradable con la que muchos no quieren tener nada que ver.

10. “My Humps”, Black Eyed Peas (2005)

Esta banda estaba en la cima del mundo alrededor de 2005, pero eso no significa que todo lo que lanzaban mereciera una atención positiva. “My Humps” es posiblemente la peor canción de su carrera, tanto en términos musicales como líricos. Es aburrida y redundante, y contiene una melodía vocal realmente horrible. Además, sólo podemos oír “my hump” un número limitado de veces antes de que se convierta en un galimatías en nuestros oídos. La letra de la canción también fue muy criticada, y muchos argumentaron que el descarado contenido sexual cosifica a las mujeres. “My Humps” ha aparecido en numerosas listas del estilo de “las peores canciones de la historia”, y con razón.

9. “Crank That”, Soulja Boy (2007)

Esta canción fue todo un fenómeno en 2007. Estuvo siete semanas en lo más alto de la lista Hot 100, y el icónico baile se reprodujo en todo el mundo. Si no hubiera sido por esa rutina, “Crank That” probablemente se habría desvanecido en la oscuridad. Las voces son molestas y odiosas, y quienquiera que decidiera utilizar un bucle de steelpan no debería volver a trabajar en la industria musical. No es un sonido agradable, y escucharlo cada dos segundos hace que queramos apagar la canción rápidamente. Aunque no dejó de hacer música, Soulja Boy desapareció de la escena mainstream tan rápido como llegó, dejándonos esta canción para el recuerdo.

8. “Look What You Made Me Do”, Taylor Swift (2017)

Nos llegó la Taylor Swift oscura de la era Reputation, y fue… polarizante. El single principal del álbum, “Look What You Made Me Do”, se aleja drásticamente de su estilo anterior y tiende a dividir a críticos y oyentes. La letra de “chica dura” es un poco cruda y difícil, como si Swift intentara ser malvada en lugar de serlo. Y el brillante preestribillo se ve socavado por un gancho muy decepcionante que se limita a repetir el título de la canción una y otra vez. El número no tuvo problemas para dominar las listas de éxitos y dar que hablar. Pero desde un punto de vista musical, pareció un regreso decepcionante tras la sensación de la cultura pop que fue 1989.

7. “Cotton Eye Joe”, Rednex (1994)

Tenemos que elogiar la valentía de Rednex. ¿Quién si no mezclaría tecno con bluegrass y esperaría que funcionara? Pero, ¿funciona? Si le preguntas a las listas de éxitos, entonces sí, triunfó maravillosamente. Irónicamente, esta remezcla de la clásica canción americana se convirtió en un fenómeno en toda Europa. Pero en términos de disfrute, no, no funcionó. La canción está por todas partes. Los violines y los banjos chocan con un ritmo de club moderno, y los constantes cánticos resultan irritantes al cabo de un rato. Además, la alternancia de voces masculinas y femeninas resulta inconexa. Es mucho que digerir, y suena desordenado y desagradable.

6. “You’re Beautiful”, James Blunt (2004)

Una encuesta de OnePoll la nombró en su día la “canción más irritante”, lo que dice todo lo que necesitas saber. En teoría no es una canción horrible, pero la ejecución la decepciona. Bueno, eso y la constante difusión en la radio. Incluso el propio James Blunt ha admitido que se reprodujo en exceso, diciendo a la revista ¡Hola! que “llegó a ser molesta”. No le falta razón. La letra es demasiado dulce para muchos, y la voz nasal no es del gusto de todos. Tampoco se puede negar la cursilería del videoclip, en el que la cantante se desnuda bajo la lluvia y salta al mar. Es muy difícil disfrutar de verdad.

5. “I’m a Gummy Bear (The Gummy Bear Song)”, Gummibär (2006)

Los 2000 fueron una época muy extraña para Internet. Fueron divertidos, sí, pero extraños. La canción “The Hampsterdance Song” debió de afectarnos mucho, porque de repente nos bombardearon con molestas criaturas virtuales que interpretaban canciones dolorosamente irritantes. Aproximadamente un año después de “Axel F” llegó “I’m a Gummy Bear”, de los divertidísimos Gummibär. Podría decirse que es la peor de las canciones de los 2000, y eso es mucho decir. Las voces agudas y autotuneadas no podrían ser más molestas, y es sencillamente irritante. En todo caso, la canción demuestra el aterrador poder de los memes de Internet. Si pueden convertir esto en una canción popular, entonces pueden hacer cualquier cosa.

4. “Whip My Hair”, Willow Smith (2010)

Lo mejor que podemos decir de esta canción es que Willow Smith, que entonces tenía nueve años, tenía una voz increíble. Muchos críticos la compararon con la obra de Rihanna, y eso no es un pequeño cumplido. Es una pena que su voz quedara eclipsada por uno de los peores estribillos de la década. Consiste únicamente en la frase “I whip my hair back and forth”, que se repite una y otra vez con un chirrido desagradable. Hace que la canción parezca diez veces más larga de lo que en realidad es, y arruina por completo lo que de otro modo podría haber sido una agradable experiencia auditiva. No lo tenemos muy claro: ¿se mueve el pelo de un lado a otro o no?

3. “It’s Everyday Bro”, Jake Paul feat. Team 10 (2017)

Jake Paul es una de las figuras más notorias de Internet, y no siempre por razones positivas. Pero, ¿merece la canción todo el odio que recibe? En nuestra opinión, sí. Es una canción de desprecio dirigida a varias celebridades de Internet, pero Paul no es un rapero. De hecho, su forma de rapear es horrible. Y luego está la letra. Los miembros del Team 10 alardean descaradamente de su riqueza y fama, y no es algo que la gente quiera oír. Además, sabes que estás ante una obra maestra lírica con frases como “Inglaterra es mi ciudad”. Claro que el vídeo acumuló visitas, pero también fue muy odiado. ¿Por qué no presumen de ello la próxima vez?

2. “Friday”, Rebecca Black (2011)

La pobre Rebecca Black sufrió mucho después del lanzamiento de “Friday”. La canción fue inmediatamente criticada por casi todo el mundo y se convirtió en el hazmerreír nacional. Todos los aspectos de la canción fueron vilmente criticados, desde la voz autoafinada de Black hasta las gloriosas letras dignas de memes como “Mañana es sábado y el domingo viene después”. La canción corrió como la pólvora por las redes sociales e incluso llegó a ser el vídeo con menos likes de YouTube durante un tiempo. La propia Black no se merecía el vitriolo que recibió, pero no se puede negar que es una canción espantosa. Al menos sirve como un gran retroceso a 2011?

1. “Baby”, Justin Bieber con Ludacris (2010)

Justin Bieber realmente ha recorrido un largo camino desde “Baby”. Lanzada en 2010, le convirtió inmediatamente en un paria musical. La canción fue muy denostada, y aunque la fama de Bieber creció, él personalmente atrajo un odio bastante asombroso. A pesar de su éxito en las listas, la canción se mantuvo durante años como el vídeo más odiado de la historia de YouTube.

Aparte de un derribo temporal por “Friday”, “Baby” se mantuvo en ese lugar no tan deseable hasta el infame “YouTube Rewind” de 2018. El pelo de Bieber, el estribillo dolorosamente redundante e incluso la romántica letra cantada por el cantante adolescente se unieron en un batiburrillo de auténtica depravación musical. Afortunadamente, Bieber hace tiempo que dejó atrás “Baby”, creciendo y madurando musicalmente para convertirse en un artista increíblemente querido y respetado.

Bonus track: “Baby Shark”, Pinkfong (2017)

Simplemente esto es una pesadilla de canción que lleva atormentando a padres y madres de todo el mundo desde 2017. Pfff

Puede que te interese Photocall TV, la mejor manera de ver más de 1000 canales gratis de la tele en tu móvil o TV.

1 comentario en “Las 20 canciones más odiadas de todos los tiempos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio